Páginas vistas en total

domingo, 12 de julio de 2020

“Confesaré, pero solo con mi Mont Blanc”

“Confesaré, pero solo con mi Mont Blanc”: estilográficas explosivas y otros modelos sorprendentes del mundo del espionaje


Julian Monge es un gran estilófilo, historiador curioso y, sobre todo, buen  amigo costarricense. Hace ya algún tiempo se ofreció generosamente a colaborar con El Pajarete aportando algunos datos interesantísimos sobre las estilográficas y el mundo del espionaje clásico. El texto que sigue, perfectamente documentado y anotado, producto de sus generosidad y bonhomía, es el resultado de aquella oferta que acepté con la misma satisfacción que estoy seguro sentirán todos los lectores.

El 3 de septiembre de 2011 hubo conmoción en una estación de metro de Seúl. Varios hombres forcejeaban con un individuo de 56 años, pero nadie del público sabía lo que estaba ocurriendo. El hombre, de apellido Ahn, había entrado al país como refugiado norcoreano en la década de 1990, y había quedado de reunirse en la estación con Park Sang-hak, activista que envía globos con mensajes al lado norcoreano. 

Ahn era, en realidad, un espía norcoreano; tenía como objetivo matar a Park, y venía armado con una pluma estilográfica y un bolígrafo. El bolígrafo inyectaba veneno, y la estilográfica disparaba dardos con un potente paralizante cardiaco (1). El gobierno norcoreano también fabrica pequeñas granadas en forma de estilográfica, las cuales detonan al destaparlas (2).

Por supuesto, lo que más nos llama la atención a los lectores del Pajarete es esa estilográfica, y hoy, gracias a la cortesía de don Pedro, presento acá una recopilación del uso de estilográficas en el mundo del espionaje, con intercalación de una o dos menciones de bolígrafos, los cuales, al volverse más comunes, han pasado a reemplazarlas también en el mundo del espionaje: Corea del Norte parece ser el último país en fabricarlas (3).

En esta nota del Pajarete Orquidiado veremos también ejemplos de estilográficas para espías desarrolladas en EEUU, la esfera soviética, el Eje y Gran Bretaña.

Estados Unidos

La Agencia Central de Inteligencia de los EEUU desarrolló a inicios de la década de 1950 las que son, hasta donde sabemos en un mundo tan difícil de conocer como el del espionaje, las primeras estilográficas que disparaban dardos venenosos, con los deseables efectos (para los agentes) de que la víctima no sabía con exactitud qué le había ocurrido, y que los patólogos no detectaban el veneno en la autopsia (4).

Otro modelo, también de la CIA, es esta estilográfica que toma fotografías (5), desarrollada a fines de la década de 1970, que además también escribía de manera normal:
(foto: Spy Museum, Washington, D.C.)


Podemos ver un video de su mecanismo acá:


Posiblemente su descendiente contemporáneo, que se puede comprar en Internet, es este elegante bolígrafo, que además de tomar fotografías, graba video y se activa automáticamente cuando alguien se mueve en la habitación (6): 


(foto: Amazon)

La esfera soviética

Las estilográficas también se usaron para ocultar microscopios con los cuales leer los mensajes ocultos en micropuntos. Esta la usaban los espías de la desaparecida República Democrática Alemana (7):

(foto H. K. Melton)

Por su parte, cuando el espía ruso Aleksandr Ogorodnik, quien espiaba para los EEUU, fue capturado, ofreció escribir su confesión, pero pidió como favor especial que le permitieran usar su querida Mont Blanc, y se suicidó con el veneno oculto en ella (8)

Gran Bretaña

Por su parte, y muy en línea con la imagen de James Bond, Gran Bretaña parece haber sido la pionera de las estilográficas para espías. La empresa Platignum inició en 1939 la fabricación de estilográficas con cámara oculta9 y en los últimos años nos hemos enterado, gracias a varias subastas, del desarrollo que hizo el espionaje británico de estilográficas con brújulas, dagas, balas y explosivos

Esta es una estilográfica-daga del servicio secreto británico (10):

(foto: BBC)

Este otro modelo oculta un punzón de asesino y se valoró recientemente en £3,000 (11):


(foto: The Sun, Londres)

El Eje

También usaron explosivos ocultos en estilográfica los agentes del Eje que hacían misiones de sabotaje al peñón de Gibraltar durante la Segunda Guerra Mundial. Este caso, la pequeña carga explosiva se usaba para una de dos cosas: iniciar incendios, o detonar bombas más grandes (ver figura 39 en O`Connor: Blowing up the Rock (12).

Estilográficas que explotan al destaparlas, estilográficas cuya brújula guía al prisionero de guerra que huye por los bosques europeos… difícilmente podemos imaginar los pensamientos que pasaron por las mentes de quienes usaron estas extraordinarias estilográficas que, aunque no fueran diseñadas con la función primaria de escribir, demuestran al fin y al cabo el papel central que estos maravillosos instrumentos han jugado en la historia humana.

Muchas gracias a Don Pedro por darme un espacio en el querido Pajarete.

Julián Monge Nájera, Costa Rica, julianmonge@gmail.com



FUENTES


1 https://www.businessinsider.com/north-korean-assassins-kill-their-targets-with-pens-and-flashlights-2012-11

2 Becker, J. 2006. Rogue Regime: Kim Jong Il and the Looming Threat of North Korea. Oxford University Press, Oxford, Inglaterra.

3 Monge-Nájera, J. 2020. ¿Es realmente la pluma más poderosa que la espada? Instrumentos de escritura como arma en la historia y la literatura. Coris 17: 53-62.

4 Melissa (sin apellido). 2017. The CIA’s Undetectable Poison Dart Gun, http://www.todayifoundout.com/index.php/2017/08/cias-undetectable-poison-dart-gun/

5 Spy Museum, https://www.spymuseum.org/exhibition-experiences/about-the-collection/collection-highlights/fountain-pen-camera/

6 Amazon, https://www.amazon.co.uk/ONGS-Fountain-Detection-Business-Camcorder/dp/B00NIV7S1C/ref=pd_sxp_redirect/258-0903040-4913623

7 Melton, H.K. 2015. Ultimate Spy. D.K. Publishing, Londres.

8 Sulick, M.J. 2013. American Spies: Espionage against the United States from the Cold War to the Present. Georgetown University Press, Washington, D.C. (página 138).

9 Hamilton Pens, https://www.hamiltonpens.com/collections/platignum

10 BBC. 2020. Secret WW2 spy gadgets to be auctioned in Bristol, https://www.bbc.com/news/uk-england-bristol-52617835

11 Stroud, C. 2017. Rare ‘exploding rat’ created by Allied spies in Second World War to bomb the Germans to sell for £1,500. The Sun, Londres, edición del 29 de noviembre, https://www.thesun.co.uk/news/5027843/exploding-rat-bomb-ww2-nazi-france-allies-germany/

12 O`Connor, B. 2020. German, Italian and Spanish Sabotage attacks on Gibraltar during the Second World War. Lulu Publisher, Morrisville, Carolina del Norte.

jueves, 9 de julio de 2020

Diamine Poinsettia; una tinta de Navidad para todas las ocasiones

Diamine es una marca inglesa de tintas que ha conseguido ofrecer un catálogo con más de 200 colores. Su imaginación estética, riqueza tonal y buenas cualidades funcionales, han hecho de sus tintas un referente mundial. Pero, además, Diamine es una empresa muy dinámica, llena de buenas ideas y siempre capaz de ofrecer algo nuevo a sus clientes.

En 2019 , Diamine puso a la venta lo que llamo inkvent o calendario de adviento con tintas. Los calendarios de adviento se hacen en Navidad como forma de conteo para saber cuanto falta hasta el 25 de diciembre. Van del 1 al 24 de diciembre y contienen regalos para los niños con el fin de endulzar la espera. Los primeros calendarios aparecieron en Alemania en el siglo XIX; los niños encendían una vela por cada día desde el domingo de adviento hasta el día de Nochebuena. En los años veinte del pasado siglo se comenzaron a producir los calendarios con chocolates en puertecitas que correspondían a cada día. Hoy se pueden encontrar con todo tipo de contenidos en su interior así que Diamine decidió hacer el suyo con tintas, una para cada día del mes.

El inkvent tuvo un éxito fulgurante; tanto, que Diamine decidió incluir en su catálogo ordinario  todas las tintas que había fabricado expresamente para el calendario. La tinta que hoy presento, la Poinsettia, correspondía al dia 17.

Carlos, el gran estilófilo, buen amigo y dueño de la ejemplar Papelería Debod, ha tenido la amabilidad de regalarme esta tinta. Estaba dudando acerca de cuál podía ser la más indicada para esta revisión y Carlos sugirió la Ponsettia por su originalidad. Para empezar, no suele utilizarse mucho el rojo para la escritura habitual y, además, se trata de una tinta muy saturada con tonos muy originales que van más allá de los rojos netos para entrar en otros más intensos y complejos.

Otro aspecto a destacar es el tintero. Diamine ha creado una pieza realmente espectacular, de cristal de calidad y unas patas que lo convierten en un fantástico elemento decorativo sobre cualquier mesa de trabajo.

El frasco se presenta en una caja de cartón con una ventana que permite ver parte del frasco y leer la etiqueta.



En el reverso, se cuenta la historia de la colección


El frasco, de 50 ml, cuenta, como se puede apreciar, con un diseño barroco lleno de curvas.


La pieza es muy estable y puede usarse en el escritorio con poco riesgo de volcado accidental


Al trasluz, se aprecian algunos matices de esta original tinta .


La etiqueta es sencilla y se presenta en el mismo color que la tinta.


El color Poinsettia es una mezcla de rojo y púrpura que reproduce con mucha fidelidad el de las flores de pascua que todos conocemos.


En papel, la tinta muestra la fluidez típica de las Diamine. Para tratarse de un color cálido, la Poinsettia resulta ser muy líquida y poco densa. En papeles porosos, es muy penetrante.


La tinta no tiene apenas sombreado lo que no permite jugar con los matices ni con las dobles pasadas. En líneas anchas muestran una uniformidad asombrosa.


La Poinsettia es una tinta con una gran capacidad de cubrir papel. No es opaca, pero sí muy regular y con mucha expresión.


Tiene un tiempo de secado relativamente rápido aunque en papeles satinados es preciso tener cuidado para evitar corrimientos.



El Poinsettia no es un rojo estándar ni resulta ser un color brillante. Puede utilizarse como un rojo pero tiende más al púrpura y resulta una tinta muy original y atractiva.





Esta es la ficha del color.


Aquí vemos a la Poinsettia junto con dos colores de la misma gama, el J. Herbin Rouille d'Ancre, más rosácea, y la Diamine Maroon, más oscura, acuosa y transparente.


Diamine siempre presenta tintas interesantes y la Poinsettia lo es. La colección Inkvent reúne colores muy originales y atractivos de los que este rojo púrpura es un gran ejemplo.

Gracias de nuevo a Carlos, de Pepelería Debod, por darme la oportunidad de presentar y disfrutar esta tinta.

jueves, 18 de junio de 2020

PENBBS 268: Otra demo de calidad.

Hasta el lector menos avisado se habrá dado cuenta de que soy aficionado a las plumas demo, o transparentes. Como se dijo en su día, estas plumas se crearon hace décadas para que los viajantes de comercio de las marcas estilográficas mostraran a sus clientes el funcionamiento interior de cada modelo. Sheaffer produjo alguno de los ejemplares más buscados hoy en día y Parker fabricó una 51 que es toda una reliquia.

(foto: peytonstreetpens) 

Los fabricantes modernos descubrieron que las demo eran bien acogidas por el público no tanto por su ya perdida utilidad sino por su belleza ya que, entre otras cosas, permitía disfrutar visualmente de la infinita gama de colores de las tintas modernas. A partir de los años 80 del pasado siglo, las estilográficas transparentes o translúcidas inundaron el mercado y hoy puede decirse que no hay marca que no tenga varias en su catálogo. Derrochan belleza, modernidad y elegancia, y llaman la atención donde quiera que se vean.


La pluma que hoy presento es muy parecida a otras pero Tiene dos características que destacan la hacen merecedora de una reseña: su carga por bomba de vacío y su gran calidad. Se parece mucho a la Wingsung 3013 aunque Penbbs presenta un producto de mucha mayor calidad a un precio superior: unos 15 euros. A cambio, tendremos una estilográfica consistente y segura para un uso intensivo, con un rendimiento funcional de primer orden.


La pluma viene muy bien presentada en una caja decorada con cierto aire de los años 50 del pasado siglo.


Las última plumas PENBBS comparten unas formas muy parecidas. A mí me recuerdan mucho a las primeras Omas Paragon, con un estilo clásico, sobrio y elegante, que no desentona por nada.


La pluma es muy simple, totalmente transparente.


Las fornituras son cromadas lo que, a mi juicio, es la mejor solución estética para las plumas totalmente transparentes.


El clip es muy sencillo, funcional y discreto


La pluma está construida en una resina torneada de mucha calidad, típica de los últimos modelos de la marca. El anillo central contiene su nombre.


Tiene un tamaño contenido lo que la convierte en una estilográfica muy funcional y portátil porque, además, su peso es muy reducido. La boquilla es muy clásica y perfectamente cómoda y funcional.


El sistema de carga es el de bomba de vacío que los lectores conocen bien.


El funcionamiento es perfecto y tampoco necesita que el culote permanezca ligeramente desenroscado mientras se escribe puesto que el pistón de vacío no cierra el depósito interior.


El culote que acciona la bomba está sólidamente construido y resulta muy elegante con su forma ahusada.


El plumín es un sencillo PENBBS de acero. elegantemente decorado, y con un funcionamiento impecable.


El plumín viene asistido por un alimentador de plástico de generosas dimensiones


La 268 es, e definitiva, un modelo más que muestra la calidad general de PENBBS y su apuesta por plumas modernas, tecnológicamente evolucionadas y de rendimiento excepcional comparado con la industria china tradicional. Su éxito internacional y su expansión más allá de China así lo demuestran. El precio de esta pluma, inferior a 15 euros con envío incluido, se justifica por su calidad y nivel de acabado. En todo caso, poder comprar una demo con bomba de vacío por este precio, era algo impensable hace apenas un par de años. Hoy ya casi nos parece habitual gracias a los milagros de la industria oriental.






miércoles, 3 de junio de 2020

Nueva Galería Fotográfica de Fran Nieto

Del exquisito fotógrafo y gran amigo Fran Nieto, hemos tenido ocasión de disfruta algunas obras aquí.

Hoy Fran nos deleita con una nueva colección de fotografías que aúnan su maestría técnica con su amor por las estilográficas. Pasen y vean.





















Espero que los amables lectores hayan disfrutado y, si se han quedado con ganas, pueden visitar la página web de este gran fotógrafo y amigo.

(todas las fotografías: copyright Fran Nieto 2020, reproducidas aquí con su amable autorización)


martes, 26 de mayo de 2020

Conway Stewart: Fallido Regreso y Bellas Reliquias

Conway Stewart es una marca inglesa de muchísima solera y agitada historia. Tuvo dos etapas de funcionamiento bien definidas. La primera, la gran clásica, de 1905 a 1975, fue la época de las plumas de ebonita, celuloide y caseína. Nunca fue una marca de modelos caros, al estilo de las De la Rue u Onoto, sino, más bien, de estilográficas populares y precio asequible. En 1975 la compañía quebró y, tras diversos avatares, relanzó su producción en 1994 aunque terminó cerrando de nuevo.

La experiencia de Conway Stewart con algunos materiales como la caseína y el hallazgo de algunos materiales antiguos en Japón, hicieron que la nueva compañía se orientase hacia el segmento de lujo. Consiguieron que el Foreign Office eligiera a Conway Stewart como proveedor de regalos para el número 10 de Downing Street así como obsequios para dignatarios visitantes. Las primeras colecciones (serie 58 y Dinkies) estaban hechas de caseína con anillos de oro macizo estampados en el capuchón.

Luego, la compañía introdujo diseños (como las series Churchill, 58, Dinkie) en acrílico, plata y oro macizos.  Las plumas se fabricaron originalmente en Horrabridge y la compañía se mudó a  Plymouth en 2001, siempre orientada al mercado exclusivo y los regalos institucionales de alto nivel. La estrategia se demostró arriesgada y la crisis de 2008 pasó factura a la vieja marca. En 2014, la compañía entró en suspensión de pagos y liquidó todo su material y maquinaria de producción. La británica Bespoke British Pens ha comercializado desde entonces algunas plumas reconstruidas a partir del stock y los materiales adquiridos.

De la segunda etapa de Conway Stewart datan algunas de sus plumas más espectaculares. Volcadas claramente hacia el segmento de lujo más exclusivo, aunque basadas en las viejas formas de, por ejemplo, las Duro de los años 30, se crearon espectaculares estilográficas de inusitada belleza. De entre todas destacan dos modelos: la Churchill, una imponente estilográfica que en su momento trataré, y la que hoy presento: una Dandy Demo. 

La Dandy original se lanzó en 1930 con formas clásicas y elegantes. Pretendía aportar un toque de clase a los caballeros que trabajaban fuera de sus oficinas y necesitaban un instrumento práctico, ligero versátil y acorde a su categoría. No fue el modelo más exitoso de la marca ni el más producido.

El modelo que hoy nos ocupa fue lanzado en 2004 en cuatro colores,  todos en bellísimos celuloides;  su carga se verificaba por medio de una palanca lateral, como su original. La Demo se lanzó en en edición limitada de 500 ejemplares. Hoy es uno de los modelos más escasos y buscados de la marca.

La pluma se presentaba en un precioso estuche en forma de cofre con letras doradas impresas.


El interior, amplio y lujoso, contiene una gruesa almohadilla de raso con la documentación guarda en una solapa interior.


 En un generoso espacio para la pluma, se presenta a la vista en una hermosa cavidad.


El diseño de la pluma se basa en la Dandy de 1930 aunque no es exactamente una réplica. El modelo actual conserva el tamaño y las formas básicas, pero podría decirse que se trata de una pluma diferente.


La Dandy es una pluma de tamaño contenido, 125 mm.  Es notablemente más pequeña que una Safari, por ejemplo.


La pluma resulta extraordinariamente ligera en la mano. No impresiona por su volumen sino por su extraordinaria elegancia.


Sus formas son absolutamente clásicas y la atención se centra en las formas planas de sus remates, especialmente el del capuchón que es la pieza con mayor personalidad.


El celuloide traslúcido está moteado en negro, azul y gris, ofreciendo una hermoso y armonioso conjunto estético.


El capuchón es la pieza clave de la pluma. De buen tamaño y cerrado a rosca, se adorna con un precioso clip que remeda los clásicos de la marca y que exhibe el logotipo de la marca en su parte superior.


La parte inferior de la pieza está adornada con dos elegantes anillos de plata.


El remate superior es un disco ligeramente convexo y acabado estriado en la circunferencia perimetral. Se une al capuchón con otro discreto anillo de plata.


El cuerpo es ligeramente fusiforme, con una progresiva reducción de su circunferencia a medida que se acerca al extremo. La sección no es muy ancha.


El cuerpo está grabado con la marca y el número de ejemplar; en este caso, el 77 de 500. Una tirada francamente exigua y, por tanto, muy rara de encontrar.


La boquilla es completamente negra y también de celuloide, no de plástico como en otras versiones no limitadas.


La pluma carga por palanca lateral, un sistema clásico donde los haya. El único inconveniente de este método es su dificultad de limpieza y mantenimiento aunque lo compensan su belleza y originalidad.


La palanca acaba en una pieza en forma lenticular con el logotipo de la marca grabado.


Solo hasta 1920, los plumines Conway Stewart fueron fabricados por la marca. Desde entonces se encargaron a numerosas empresas auxiliares. En esta ultima etapa, los plumines fueron fabricados por Bock a pedido y diseño, naturalmente, de la casa inglesa.


El plumín de la Dandy es muy proporcionado al discreto tamaño de la pluma. No es aparatoso ni resulta excesivamente pequeño. Tiene las formas achaparradas típicas de Conway Stewart.


Está construido en oro rodiado bicolor de 18k. Está grabado con el nombre de la marca, la medida y la calidad del oro. Entre los gavilanes, en oro amarillo, aparece un rombo con el logotipo de la marca.


El conjunto se completa con un alimentador de plástico aunque de buena calidad.


La pluma no ha sido nunca usada así que no puedo dar testimonio de su desempeño. No obstante, es fácil deducir que su rendimiento será bueno habida cuenta de que los plumines Bock son de gran calidad y de que los ejemplares Conway Stewart de la última generación gozaban de un buen control de calidad.


La Dandy es una pluma muy atractiva, ligera, elegante y muy bien resuelta. No es fácil encontrarla hoy en día aunque el actual detentador de la marca ha usado el mismo celuloide en otros modelos, por ejemplo, para una nueva versión de la 100. La Dandy es el testigo de un esperanzador pero tristemente fallido retorno a la producción por parte de la marca inglesa. Pese a todo, Conway Stewart supo crear ejemplares de extraordinaria belleza y atractivo para los aficionados como esta hermosa demo.