Páginas vistas en total

domingo, 15 de octubre de 2017

Todas vuestras ideas más una fe de erratas.

Nuestro amigo Leonardo ha tenido una gran idea: enriquecer su entrada "No son plumas, pero sirven para ellas" con las aportaciones de los amables lectores y amigos. Así nació esta entrada, complementaria de la otra, pero interesante por sí misma. Cedo la palabra a Leonardo...


Por Leonardo Izaguirre 

En primer lugar debo agradecer a Pedro y a todos sus amables lectores la calurosa acogida de la entrada “No son plumas, pero sirven para ellas”.

La verdad es que me divertí mucho leyendo todas vuestras sugerencias y, para hacer justicia al entusiasmo, conocimiento e ideas que fueron puestas sobre el tapete, me pareció correcto hacer una pequeña entrada dedicada a ustedes y sus maravillosas aportaciones, producto de la experiencia de cada usuario.

Pido disculpas de antemano, por usar aquí vuestros nombres sin autorización, pero en compensación les dejo que usen el mío sin problemas, porque “la única cosa que crece cuando se comparte, es el conocimiento”.

Así trataré de exponer todas sus ideas, las expresadas en este blog y en otros ámbitos a los que llegó la lectura, y haré una corrección a un error en la publicación original.

Vamos pues: 

Fe de erratas: En la entrada, cuando se explicó la razón por la que el calor ayuda a aflojar los plásticos se dijo que el calor producía una contracción de los polímeros. En realidad, como sabemos, produce el efecto contrario, una dilatación de los plásticos, que hace que se muevan entre sí los componentes. 

Las Ideas:

1.- alfonsodf: Nos aporta sus experiencias y buenas ideas en tres ámbitos distintos.

El uso del cúter para la limpieza y ampliación del canal del alimentador

Para ampliar la ranura del plumín y separar los gavilanes (dar mayor flujo), él usa unas galgas de calibración.


Y finalmente nos recomendó el uso de globos de fiesta como material de agarre y protección de nuestros dedos.


2.-Jaime: nos aporta el uso de gaza y bastoncillos o aplicadores con algodón para diferentes apaños de limpieza y mantenimiento.


3.-Antonio Borrego: plasma su idea y experiencia en varias actividades de mantenimiento y limpieza.



El uso de agujas hipodérmicas de insulina para limpiar, raspar y escarificar, aprovechando los diferentes ángulos de ataque del bisel de las mismas.



El conveniente uso de cepillos interdentales para llegar a sitios inaccesibles.


Genial aplicación del uso de torniquetes de látex o silicona para el afloje/apriete de las boquillas. Usando el torniquete como una llave o alicate atraumático. Muy buena idea.



4.-The-joker: Nos deja perplejos con la aplicación del uso de infusores o filtros de té para hacer la limpieza (remojo) de las pequeñas partes de las estilográficas (plumín, alimentador, tornillos, adornos o joyas) y evitar que estos se vayan viajando por el desagüe del lavabo o fregadero. Simplemente genial.

4.-unknown: prefiere como material de agarre las bandas elásticas de los espárragos trigueros, además usándola de forma que rodee el alimentador y plumín. Excelente uso y reciclaje de materiales. “Sugiero comerse los espárragos”. 


5.-Miguel Basulto: nos recuerda y recomienda hacer nuestros trabajos en un ambiente propicio y preparando la mesa de trabajo de manera ordenada y pulcra para evitar inconvenientes. Además hace énfasis en algo que a un estilófilo no le puede faltar, “la paciencia”. Tres grandes recomendaciones, que parecen insignificantes, pero que son fundamentales.



(Foto del autor)

6.-Antonio Borrego: Nuevamente nos ilustra con otra buena idea de reciclaje. El uso de los tubitos de plástico que usan las botellas aerométricas de perfume. Yo agregaría las de los “spray” de medicamentos para uso nasal (más económicos y sin dañar un frasco de perfume coleccionable).


(Foto del autor)

7.-Plench: Desde el foro de estilográficas, nos plantea que es posible el uso de endoscopios de fibra óptica para evaluar grietas y daños internos en nuestras estilográficas. Al respecto diré que encontré una genial solución en la web y es una sonda que se manipula desde un móvil inteligente o tableta.


Y para los que, como a mí, les preocupa el tamaño, decirles que ya hay una cámara que es capaz de pasar por una aguja para ser introducida en el cuerpo humano.



8.-Acteon_beocio: Del mismo foro de estilográficas, nos recuerda la utilidad de los guantes de látex, tanto como material de agarre como para hacer los trabajos de manera más limpia para nuestras manos.

Quiero nuevamente agradecer la gran cantidad de comentarios de agrado, jocosos, y de gratitud por el material compartido, y decirles que yo también aprendí, y mucho, de todas vuestras aportaciones. Quedo muy comprometido y pendiente de todos ustedes. 

Nuevamente gracias Pedro.

(Exceptuando donde se indica todas las fotos son de la web)

Gracias renuevo a Leonardo que, con este trabajo, no solo muestra su cuidado por el detalle sino la generosidad de apreciar la siempre valiosa participación de los lectores de este espacio que, como repito a menudo, son lo mejor de la casa. 

miércoles, 11 de octubre de 2017

Wing Sung 3008: Continúa el desafío.

Una de las cosas más curiosas de las nuevas estilográficas chinas es que comparten muchos componentes. Da la sensación, corroborada por alguna fuente internacional, que hay marcas muy conocidas, como Hero, que fabrican componentes para un sinnúmero de otros fabricantes que aprovechan  elementos comunes.

Otro fenómeno, del que ya nos hemos hecho eco, es la gran calidad funcional de estas nuevas plumas. A menudo reflejando las formas y la estética de modelos ajenos, algo habitual en muchos fabricantes chinos, el desempeño de estas modestas estilográficas ha experimentado una mejora en su desempeño verdaderamente sorprendente, hasta el punto de batir a algunos de aquellos modelos.

La pluma que hoy presento es un buen ejemplo de estos dos fenómenos. Por una parte, la Win Sung 3008 es una pluma que comparte numerosos elementos con otras como la Lingmo Lorelei (alimentador), la Lambitou 757, 3059 (plumín) y la Lanbitou 3059 (cuerpo y pistón). Y por otra, la 3008 es una estilográfica con un desempeño verdaderamente notable si tenemos en cuenta que se trata de una pieza de 3 euros.


Hace algunos meses, comenzó a venderse esta pluma en la tienda eBay australiana. Se trata de una pieza transparente en todo o en parte, adornada con algunos toques en color pastel. Se pueden encontrar cuatro ejemplares variados por menos de 12 euros, envío incluido. Es decir, unos increíbles 3 euros por pieza.


Es una pluma muy parecida a la 698 aunque con alguna especialidad digna de mención. Para empezar, que se parece mucho más a las TWSBI, especialmente a la 580. La mayor diferencia con la taiwanesa, aparte de la menor calidad general, es el plumín, que en la china es de tipo Lamy.


Con relación a la 698, hay también otras diferencias, pero la mayor parte de ellas tienen un componente estético, aparte del mecanismo de seguridad del culote de accionamiento del pistón del que la 3008 carece. Si embargo, en algún modelo, como en el transparente/plateado, el culote tiene un sistema interno que bloquea el pistón en su posición de cierre, con un click muy audible.. Esto evita que se mueva. Lo curioso es que el sistema en cuestión no aparece en las otras plumas, solo en la transparente y plata.


La 3008 no es de aluminio, desde luego, pero sus partes metálicas, clip y anillos, presentan unos cromados decentes para una estilográfica de tan bajo precio. No hay rebabas ni imperfecciones.


Los plásticos también tiene buena presencia. A falta de un periodo de uso que permita comprobar su resistencia efectiva, no parecen frágiles y los interiores de las paredes de cuerpo y capuchón están reforzados con nervaduras de calidad.

El cuerpo de la 3008 está agradablmente  facetado. Esto añade facilidad de agarre y otorga a esta pieza un gran atractivo estético.


La boquilla no es practicable aunque está sellada con una junta tórica que garantiza la estanqueidad del capuchón cuando está colocado. Se puede desmontar el anillo de remate y extraer el alimentador aunque no es fácil porque está introducido a gran presión.


El capuchón es muy armónico, con un clip sencillo, sin marcas, prácticamente idéntico al de la TWSBI, y adornado con un anillo de metal con inscripciones láser en chino y el guarismo "3008", únicamente. La pieza metálica se puede desmontar muy fácilmente ya que está sujeta con un simple tornillo de estrella accionable por la parte interior del capuchón.


Lo más notable de su estética son los toques de color. En este caso, se concentran en el el interior del culote y en el alojamiento del pistón. Se trata de sendas piezas de plástico en tonos pastel, rosa, verde y azul. También hay otros modelos en los que el capuchón se presenta a juego, y, otro, completamente transparente.


El pistón es de plástico aunque funciona muy bien, Se trata de una pieza de doble labio con gran recorrido y buena precisión. La capacidad de la pluma es muy notable. Tanto el alojamiento como el anclaje del pistón son de plástico coloreado, no de metal. Se puede desmontar muy fácilmente desenroscando la pieza metálica roscada que une ambas piezas.


El plumín, de acero, es de tipo Lamy y se presenta en calibre fino aunque el trazo es más parecido a un fino/medio. Se puede extraer tirando de él simplemente pues se fija sobre dos carriles del alimentador.


La escritura es muy buena. No llega al nivel de su modelo, la TWSBI, pero por muy poco. Con una buena tinta y un papel de calidad, el resultado es sorprendente para una estilográfica de 3 euros.


El deslizamiento es magnífico, muy suave, y la línea se presenta consistente y húmeda, poco habitual en las plumas chinas clásicas, aunque cada vez más frecuente en los nuevos modelos.


En resumen, la 3008 es una pluma cuya relación calidad/precio resulta muy favorable y cuya presencia, dentro de su relativa humildad, constituye un nuevo éxito de la industria estilográfica china. Sigue siendo deudora de modelos ajenos, algo desgraciadamente frecuente en dicha industria, pero su desempeño y cualidades la colocan, por sí misma, en un lugar privilegiado del mercado. No es probable que desplace al susodicho modelo porque TWSBI la supera en calidad y desempeño, pero su casi insignificante precio la convierte en inevitable objeto de deseo o, en todo caso, de legítima curiosidad. Habrá, sin duda, quien critique algunos de sus componentes o aspectos, pero por 3 euros es difícil encontrar nada parecido en las marcas tradicionales.









domingo, 8 de octubre de 2017

Parker Duofold Lucky 8: Continuidad y diseño

En 2008, Parker decidió homenajear sus 120 años de existencia como marca y decidió poner en el mercado una pluma especial para conmemorar el evento. De entre todos sus modelos, eligió como base para esta edición la Duofold que, como es conocido, constituye el tope de gama en su catálogo actual.

La Duofold moderna es una pluma que ha tenido un éxito indiscutible. Ha servido de base a innumerables versiones y ediciones especiales y, a la postre, ha logrado mantener a la veterana marca norteamericana (hoy en manos de Newell Rubbermaid) en todos los escaparates mundiales gracias a una distribución apabullante aunque la calidad general de su producción haya decrecido notablemente o, visto bajo otro prisma, se haya convertido en una marca demasiado continuista.

El modelo Duofold, pese a todo, ha conseguido seguir siendo una pluma de alta gama y alto precio, pese a sus limitaciones mecánicas, materiales, y a su sencillez conceptual.  Su amplia aceptación por parte del público ha servido, de paso, para que Parker la haya utilizado como base para sus creaciones más destacadas, no solo en cuanto a los materiales empleados, sino también para sus ediciones especiales.

Los 120 años de Parker se reflejan en una Duofold que fue, al lanzarse en 1921, una pluma muy original e innovadora gracias, por una parte, al color rojo de la ebonita, un logro técnico y estético que en su momento resultó impactante y, por otra,  a la incorporación del ya entonces viejo sistema Lucky Curve que prometía una funcionalidad superior.



La Duofold se enfrentó pronto a nuevos competidores, especialmente Sheaffer y su Lifetime,  que empezaron a usar el plástico para ofrecer una nueva gama de colores como el verde. En 1925, Parker comenzó a fabricar en plástico.


La edición conmemorativa de los 120 años de Parker aprovecha las formas de la moderna Duofold, pero no son un homenaje al modelo. De ser así, yo habría optado por una edición en ebonita roja y un sistema de carga similar al original. En cambio, la Lucky 8 carece de cualquiera parecido, estético o físico, con su original.


La Duofold Lucky 8 debe su nombre, en definitiva, a la referencia al sistema de alimentación y al número de la buena suerte chino.


La Lucky 8 es, en dimensiones y diseño general, una Duofold moderna en toda su extensión aunque, como es lógico, con algunas especialidades que veremos seguidamente.


El rasgo más original de la pluma son sus formas facetadas. En lo que se me alcanza, ninguna Duofold antigua (ni moderna) presentaba este acabado que, como se sabe, inauguraron Whal Eversharp y Omas. En una Duofold, aunque sea moderna, la sensación es curiosa y, desde luego, atractiva para quien gusta de este perfil.


El material de la pluma es la resina, como es habitual en la marca. Se trata de un material negro grisáceo con ligeras aguas, apenas perceptibles si no es con una buena iluminación. El resultado es elegante y sobrio.


Los adornos de la pluma están dorados con un buen chapado de 23K. El clip es el estándar de las Duofold modernas, así como los anillos del cuerpo y la boquilla.


Uno de los detalles específicos del modelo es el anillo del capuchón, una banda de buen tamaño que reza: "Parker Duofold" con dos flechas horizontales sobre un fondo estriado.


La segunda pieza específica es el medallón que remata el capuchón por su parte superior. En un primer círculo se lee: "1888-2008" y en un concéntrico exterior: " Parker Duofold Lucky 8"


Se trata de una edición limitada a 3.888 piezas. El número que corresponde a la pieza está grabado en el culote, en este caso, el 2067. En el perímetro del mismo culote, aunque apenas visible, hay un grabado en el que se lee: "Parker, made in UK, Y.III"


El sistema de alimentación es el tradicional cartucho/convertidor de Parker, con medida específica.


El plumín es, también aquí, una pieza estándar, sin referencia alguna a la edición especial. Como en todas las Duofold modernas, se trata de una hermosa pieza de buen tamaño y cuidada fabricación.


La Luky8 se vendía a un precio superior a los 700 euros que, a mi juicio, resulta tan elevado como el de las Duofold en general si bien aquí se trata de una edición especial cuyo mayor atractivo podría ser la singularidad de su forma facetada y los colores específicos. En todo lo demás, es una Duofold perfectamente asimilable a las estándar y, como ellas, una buena pluma a un precio elevado teniendo en cuenta sus competidoras.

(Gracias a Ricardo por haberme permitido analizar esta pluma)


miércoles, 4 de octubre de 2017

Pilot Metropolitan/Urban: Desmontaje.

Ya hemos visto que la Pilot/Metropolitan es una pluma de enormes cualidades funcionales, acompañadas de una bella figura y de un precio muy difícil de superar.

Como casi todas las Pilot, la Metropolitan es una pluma de mecánica muy sencilla y desmontaje muy asequible. Veremos que, como en otros modelos de la marca japonesa, el procedimiento es extremadamente simple lo que facilita su limpieza y mantenimiento.


Recordemos, de paso, que el plumín de la Metropolitan es el mismo que el de la Perra, la Plumix, la 74 y la Penmanship. Esto permite utilizar un punto u otro en cualquiera de ellas.

Para desmontar la Metropolitan, procedemos, en primer lugar, a retirar el capuchón .


Acto seguido, desenroscamos el cuerpo.


Extraemos el cartucho o, como aquí ocurre, el depósito aerométrico.


Para extraer el plumín, es preciso sujetar la boquilla con la mano izquierda. A continuación, se ase el conjunto plumín/alimentador con dos dedos y, sin necesidad de moverlo hacia los lados,  se tira directamente hacia fuera. Eso hará que salga con facilidad.


Ya tenemos las tres piezas esenciales desmontadas...


Una vez realizada la limpieza y comprobado que el conjunto está en buen estado, se alinea de nuevo el plumín sobre el alimentador y, con suavidad, vuelve a introducirse en la boquilla.


El plumín se coloca sobre el alimentador utilizando unos rebajes que no admiten equivocaciones al ser montado de nuevo.


Tampoco hay una posición concreta para colocar el conjunto dentro de la boquilla porque todo el interior de ésta es parejo. Puede hacerse en cualquier ángulo.

El conjunto debe introducirse hasta este punto.


Finalmente, se vuelve a montar el depósito, se rosca el cuerpo y se coloca el capuchón.

La pluma estará lista para escribir.


Este mínimo tutorial, como otros parecidos, nos permitirá ir adquiriendo experiencia en el montaje y desmontaje de las plumas, aprendiendo su mecánica y la manera de limpiarlas y mantenerlas en perfecto estado.