Páginas vistas en total

sábado, 17 de noviembre de 2018

Madrid Penshow 2018

Una nueva cita para el siempre atractivo Pen Show de Madrid, desde el año pasado en su nueva sede.


El viernes por la mañana, la instalación ya estaba en pleno funcionamiento y con un buen número de aficionados deambulando entre las numerosos expositores asistentes.


La organización, como siempre, impecable y atenta a todos los detalles. El ambiente y la disposición del espacio resulta muy cómodo para los asistentes y permite pasear con holgura ,disfrutando de las mesas.


El número de expositores se mantiene muy alto. La mayoría, orientados al coleccionista de clásicas y con un gran volumen de plumas en venta.


Como es habitual, el Pen Show ofrece también la posibilidad de encontrar a viejos y buenos amigos. Pepe, de Inktraveler, es uno de ellos.


Su colección de Eboyas y  Ohashido, es de primera línea.


Además, mostraba dos impresionantes Pilot Custom Urushi. 


La imprescindible, inmaculada y sugerente mesa de Francesco Gargiulo


Como siempre, hay plumas para todos los gustos. He aquí una riquísima selección de Alfonso Mur:


A la que podemos añadir una soberbia selección de clásicas Parker:


Las plumas japonesas se veían por doquier. Aquí podemos disfrutar de una variada colección:


Pero también había muchas marcas europeas. Me llamó la atención esta completa recopilación de la tristemente difunta Conway Stewart,especialmente de la serie Churchill.


Cruzaltpens ofrecía, como suele, plumas muy atrayentes para los aficionados.


Iguana Sell presentaba la novedad de este año de Aurora, la Optima Oliva, una preciosa estilográfica de color verde que llama la atención.



(foto: Iguana Sell) 

Una preciosa colección de Pelikan modernas.


Y, desde luego, siempre hay lugar para accesorios de calidad


Además de libretas y cuadernos de todo tipo. El papel japonés se está convirtiendo en un must.


El Pen Show de Madrid siempre tiene algo de interés para el aficionado. ¡Feliz feria!






lunes, 12 de noviembre de 2018

Los nuevos compradores de estilográficas

Me refiero aquí, no al cliente individual, al coleccionista o al usuario, sino a las grandes regiones mundiales que sustentan hoy en día a la industria de la estilográfica. Como ya anticipamos en la entrada "Una parada técnica" que puede consultarse aquí, es sumamente interesante conocer de dónde proviene la demanda actual de nuestros queridos instrumentos, Esto nos dirá mucho sobre quién domina el mercado y,, sobre todo, quién determina qué tipo de producto es más apreciado y, en consecuencia, hacia donde caminan los fabricantes.

Por sorprendente que pueda parecer, las ventas de estilográficas crecen cada año y las previsiones son  cada vez más optimistas:

(fuente: Euromonitor)

Sin embargo, hay dos factores que es preciso tener en cuenta:

          1.- La variedad del mercado se ha reducido a dos grandes nichos: el lujo y la pluma de medio/bajo coste.

La pluma funcional de calidad, de un precio igual a superior a los 250 dólares aproximadamente, ha visto muy reducida su demanda en regiones tradicionalmente consumidoras, especialmente Europa y USA. Estas plumas han pasado a ser usadas únicamente por aficionados. Fuera de esta categoría encontramos, por encima, las plumas de lujo que son utilizadas como objeto de regalo o.en menor número, por coleccionistas. Por debajo, la enorme cantidad de plumas baratas que son usadas por grandes masas de población en países o regiones específicas, lo que nos lleva al siguiente factor.

         2.- El eje de la demanda se ha desplazado  hacia el Lejano Oriente.

El principal consumidor de estilográficas es, hoy,  el Extremo Oriente. La demanda en Europa y USA ha descendido drásticamente. Pero el mercado de China, Corea y Singapur, por decir los principales, es tan grande, que es capaz de mantener unas ventas que se incrementan cada año en el mundo. Se vendan muchísimas estilográficas, ciertamente, pero casi todas en Asia. Aquí podemos ver un cuadro sumamente interesante (fuente: Euromonitor)

Como se puede apreciar en el gráfico anterior, sólo China compra más plumas que los cuatro países que la siguen, incluidos los Estados Unidos.

Pero la cuestión es mucho más curiosa si nos detenemos a considerar qué precio están dispuestos a pagar los consumidores por sus estilográficas y así, podemos ver que son los surcoreanos los que más pagan más por sus plumas lo que indica que son decididos consumidores de ejemplares de lujo.




Podemos concluir que China es el primer consumidor mundial de estilográficas de gama baja mientras que otros países o regímenes del área como Hong Kong, Singapur o  Malasia, lo son de gama alta y de lujo.

¿Dónde quedan los tradicionales mercados de Europa o Estados Unidos?. En un lugar más que  modesto. En el siguiente cuadro (fuente: Euromonitor) podemos comprobar cómo el crecimiento de la demanda en China es impresionante, se mantiene en Italia, Polonia y Brasil, y desciende drásticamente en USA, India, Francia, Alemania y Reino Unido, tradicionales consumidores de estilográficas.

¿Qué conclusiones podemos extraer de la situación? Ante todo, que es el mercado asiático es el que hoy dicta las normas. Los fabricantes atienden esa demanda y no la de España, por ejemplo. Lo que quiere decir que los gustos, modas, preferencias y usos que dan a las estilográficos los usuarios asiáticos son los dominantes. La contracción de los mercados tradicionales hace que los intereses de los usuarios españoles, por ejemplo, apenas cuenten para los fabricantes. Esto explica la mala distribución, la desaparición de minoristas, el servicio defectuoso o inexistente y los altos precios finales.

La segunda consecuencia es la adaptación de la producción a los dos grandes nichos susodichos: el lujo y las plumas baratas. El primero, como objeto de regalo y prestigio adaptado a las costumbres sociales orientales. Las segundas, como instrumento puramente funcional bien adaptado a la educación y los usos cotidianos.

Si los cuadros anteriores continúan su progresión en el mismo sentido, asistiremos a una práctica desaparición del mercado tradicional que no sea el de los aficionados y coleccionistas. Se mantendrán, desde luego, pequeños nichos como el del lujo o el de las plumas clásicas, pero poco más.

La tercera y principal conclusión es que el mundo occidental ha dejado de ser una referencia en la demanda de estilográficas. Esto ha provocado el consiguiente traslado de la industria a oriente, como ya han hecho las principales marcas tradicionales y, sobre todo, la pérdida completa de la gran estrategia e iniciativa industrial que hoy, salvo algunas marcas de lujo europeas como Montblanc o Pelikan,  están en manos de Japón y de China, cada cual en su línea de trabajo.

Espero que estas pequeñas reflexiones sirvan para entender mejor lo que ocurre y que, puesto en concordancia con lo dicho acerca del estancamiento técnico de las estilográficas modernas, dará una mejor idea de lo que nos puede esperar.