Páginas vistas en total

viernes, 30 de octubre de 2015

Tintas azules: Una comparativa intensa.

Me complace presentaros hoy un exquisito trabajo de mi amiga  Patricia, una gran estilófila y, sobre todo, una imbatible especialista en tintas. Patricia tiene una habilidad para detectar matices y particularidades cromáticas que no conozco en otro ser humano. Le pedí que nos ilustrase con una pequeña comparativa de azules intensos, una gama rica y compleja que agradece el consejo del experto. Patricia, siempre generosa, ha seleccionado algunos de los más interesantes y atractivos azules y nos ilustra con su análisis.

Hay que tener en cuenta las limitaciones electrónicas a la hora de reproducir los colores, pero creo que lo importante está en el texto.

Espero que todos disfrutéis de su trabajo tanto como yo lo he hecho. Cedo ya la palabra a Patricia.



Cuando pensamos en escribir algo, la mayoría de las veces nuestro primer pensamiento se nos va a una elección de color clásica, segura y cómoda: negro o azul. 

Dicen que el azul es el color más utilizado en general para textos largos y, además, entre los azules hay una extensísima gama de tonos para elegir con cuál entintar nuestra pluma. Podemos partir desde los clásicos azul-negros, pasar por los sobrios marinos, continuar con los más intensos y arribar a los alegres y brillantes celestes. 

Dado que hay tanto donde detenerse, he pensado que en esta ocasión era interesante escoger los azules intensos. Digamos, por simplificar, que son la alternativa más parecida a los azules de bolígrafo y que en esta gama entraría el conocido "azul real". Repito: hay muchísimos; cada uno con sus matices, con sus peculiaridades y sus características que van más allá del simple color. Y es que no olvidemos que cuando hablamos de entintar una de nuestras queridas plumas, hemos de pensar en algo más que en el color para no llevarnos un disgusto en el momento de su limpieza.

Espero que entre las alternativas que os propongo encontréis alguno que os apetezca probar. Allá vamos...




1.- VISCONTI BLUE


Elegancia italiana


Un azul intenso y brillante. Suficientemente saturado, no tiene un sombreado marcado, pero en según qué puntos puede apreciarse más. Lo mismo ocurre con el brillo, en plumines flexibles puede apreciarse un tornasolado en los bordes si el papel ayuda. Es un azul elegante y fiable, un todoterreno de diario de buena limpieza





Presentación:

Tintero 60ml por unos 13€ El envase es de plástico, pero con la misma forma que la anterior belleza italiana de cristal.

Cartuchos cortos internacionales, 6 ud por unos 4€ en un envase cilíndrico de baquelita.



2.- PELIKAN EDELSTEIN SAPPHIRE

Fiabilidad alemana


¿Azul o violeta? Según con qué se compare, pero yo diría que tiene tintes marcadamente violáceos y se puede apreciar claramente en la comparativa al ponerlo junto al resto. Posee un tornasolado rojizo en los bordes cuando se usa un flexible, pero nada llamativo. Con poco sombreado, no clarea casi al secar y se limpia fácilmente, como buena Pelikan.





Presentación:

Tintero 50ml por unos 19€ para lucir en el escritorio. Sobrio y firme.

Cartuchos largos internacionales 6ud por unos 6€ en caja plana de lata de buen cierre.



3.- PILOT IROSHIZUKU ASA-GAO

Inspiración japonesa


Azul brillante y vibrante, lo suficientemente saturado como para dar algo de sombreado y seguir siendo intenso. Igual que la flor que le da nombre, posee un leve viraje al violeta. En puntos jugosos y flexibles se aprecia un ligero tornasolado rojizo en bordes y “charquitos”. Su limpieza es fácil y cómoda, como casi todas las de la gama. Una estupenda opción de diario si el precio no es una traba.



Presentación:

Tintero 50ml por unos 35€ (se puede conseguir por poco más de 20€ en internet). Un tintero-joya tan especial como el envase de un perfume.

No dispone de cartuchos.



4.- J. HERBIN ÉCLAT DE SAPHIR

Delicadeza francesa


Azul sencillo, pero alegre, con ligerísimo viraje al violeta en mojado y que desaparece al secar. Muy fluida y no demasiado saturada, se convierte en una tinta de muy buena limpieza. Con algo de sombreado y buena relación calidad-precio, un azul de diario a tener en cuenta.



Presentación:

Tintero 30ml por unos 6,50€ A destacar el desnivel que tiene como reposaplumas .

Tintero 100ml por unos 20€ Es más una botellita de la que hay que trasvasar y sólo está disponible para algunos colores.

Cartuchos cortos internacionales 6ud por unos 3,50€ en envase cilíndrico de aluminio.



5.- AURORA BLUE

Sencillez italiana


Un buen azul de batalla. Sin especialidades, pero fiable. Ligeramente grisáceo y algo plano, aclara algo al secar, pero no pierde intensidad con el paso del tiempo. Fluido y fácil de limpiar, un todoterreno.



Presentación:

Titntero 45ml por unos 15€ Alto y estrecho, sencillo en todos los aspectos, pero elegante a la vez.

Cartuchos propios largos 5ud por unos 6€



6.- DIAMINE SARGASSO SEA

Sorpresa inglesa


Azul intenso, muy saturado, con apenas sombreado. Profundo y aterciopelado, tiene un marcado tornasolado rojizo en casi cualquier punto, siempre que el papel lo permita. Muy llamativo, su belleza compensa dedicarle una pieza para cargar habitualmente, pero no es recomendable para demonstrator, ya que tiñe y la limpieza es tediosa.



Presentación:

Tintero 80ml por unos 8€ Un sencillo pero útil envase de cristal.

Tintero 30ml por unos 3,50€ envase de plástico no apto para cargar plumas gruesas.

Cartuchos cortos universales en dos presentaciones: 6 ud por unos 2,5€ ó 18ud por unos 7€



7.- PRIVATE RESERVE ELECTRIC DC BLUE


Variedad americana


Intenso, saturado y vibrante. Como su nombre indica: eléctrico. Con algo de sombreado, muestra un interesante tornasolado rojizo en puntos jugosos y muy visible con flexibles. Es bastante saturado, de limpieza algo más laboriosa de lo habitual, pero interesante y llamativo. No varía de color y no se aclara. 



Presentación:

Tintero 50ml por unos 9€ A destacar la ancha boca. Vienen muy llenos, por lo que hay que ser cuidadoso.

Tintero 66ml por unos 11,50€

Tintero 110ml por unos 14€

Cartuchos cortos internacionales 12ud por unos 4€

(Al parecer también hay unos cartuchos largos internacionales en cajas de 6ud, pero no son fáciles de encontrar).



CONCLUSIONES

Se aprecian claras diferencias entre los diferentes azules de la comparativa, aunque cuatro de ellos son más similares entre sí.

Edelstein Sapphire: es claramente distinguible por su marcado tono violeta.



Herbin Éclat de Saphir: está entre medias del anterior y quizá el Iroshizuku Asa-Gao. Posiblemente se parezca algo más a otro de la gama Pilot: Aji-sai.

Iroshizuku Asa-gao: cercano al Visconti, con algo más de transparencia. Si lo ponemos junto a éste y el Herbin se aprecia la ligera huella violácea, pero que es claramente azul.

Visconti Blue: junto al Iroshizuku, Private Reserve y Diamine, son los cuatro más parecidos. Se aprecia diferencia en la intensidad del color y también en que el Diamine es el más oscuro y el Asa-gao el más claro. Yo diría que el Visconti es el azul más equilibrado.



PR Electric DC Blue: si no tenemos en cuenta los tornasolados, practicamente podríamos elegir Visconti o Private Reserve al gusto, ya que salvo por la menor saturación del Visconti, resultan bastante similares. Sin embargo es más profunda y ligeramente más oscura.

Diamine Sargasso Sea: el más oscuro con diferencia y quizá por ello más opaco si no tenemos en cuenta el tornasolado. 

Aurora Blue: es el otro claramente distinto del grupo, con un tono grisáceo que lo hace más apagado, pero también más discreto.



Gran trabajo y espero que no sea el último. Estoy seguro de que las consideraciones de Patricia servirán para elegir mejor nuestros azules, excitar nuestra curiosidad y disfrutar mejor de esta hermosa gama de colores. 




martes, 27 de octubre de 2015

Comparativa de precios: el secreto desvelado.

Muy a menudo se plantea la pregunta de dónde conseguir las plumas que nos gustan a los mejores precios. Ya hemos tratado la cuestión en alguna entrada anterior pero me propongo aquí hacer una comparativa sobre las posibilidades reales de adquirir una estilográfica, los diferentes métodos de comprarla, dónde hacerlo y con qué ventajas y riesgos respectivamente.

El modelo elegido para hacer esta comparativa es la Pilot Capless o Vanishing Point. He elegido este modelo porque es fácil de encontrar en todos lados, incluido España, ya que cuenta con importador oficial. Dentro de las Capless, vamos a analizar únicamente la de tipo estándar, con plumín de 18K



Tres cuestiones previas de método:

A. Precio oficial: Suele denominarse MSRP en inglés que significa "Manufacturer's Suggested Retail Price" o Precio de Venta Recomendado. No tengo constancia de dicho precio en España porque la página oficial del distribuidor español no lo refleja. Por tanto, la comparativa se hará, en todo caso, sobre precios de venta al público.

B.- Tiendas: Se mencionan varias en cada caso a título de ejemplo. Ello no significa que no haya otras ni que los precios sean iguales. Son meros ejemplos representativos. También es preciso señalar que no tengo interés alguno en ninguna de ellas y que las que se citan lo son a título meramente ilustrativo, teniendo en cuenta los precios oficiales que aparecen en sus páginas web.

C.- Precio final: Las cifras que se indican son sin transporte, el cual puede variar según los casos aunque, para una sola pluma, no debería exceder en ningún caso de los 10-15 euros. Todos los precios se ofrecen en euros, habiéndose practicado el cambio con arreglo a la tarifa oficial del mismo día para todas las monedas.



Vayamos a la comparativa:


1.- Tiendas online europeas:


Tiger Pens (Reino Unido)                                        189,83 euros,
The Writing Desk (Reino Unido)                              203,49 euros.
La Couronne du Compte (Paises Bajos)                   209 euros.


Ventajas: Las tiendas mencionadas a título de ejemplo, hacen envíos muy rápidos dentro de la Unión Europea. Los costes son razonables y no hay problemas de aduanas. La pluma está garantizada por el servicio técnico oficial.

Inconvenientes. Las plumas no se pueden ver ni probar salvo en las páginas web. Cualquier problema requiere su envío al remitente con los costes añadidos que ello supone. El precio es elevado.



2.- Tiendas online norteamericanas

Jetpens                                                                       112,10 euros.
Goulet Pens                                                                123,58 euros.
Fountain Pen Hospital                                                  122,69 euros.


Ventajas: El precio es mucho más favorable que en Europa. Las plumas se ofrecen con garantía oficial.

Inconvenientes: El envío es más lento a menos que se use una modalidad más rápida pero más cara. Si el envío es detenido por la aduana española, el incremento sobre el valor de la compra más el envío, incrementará el coste final en un 30 por ciento aproximadamente. Es probable que la garantía no se acepte en territorio español y, por tanto, si hay que utilizar el servicio técnico, los gastos del envío a USA serán de cuenta del comprador.



3.- Tiendas online españolas

Iguana Sell                                                               150 euros.
Estilograficas.com                                                     187 euros.

Ventajas: Siendo español el cliente, los gastos de envío son reducidos. La garantía se puede ejercitar más fácilmente. El precio es más barato que en las tiendas europeas. No hay problemas aduaneros.

Inconvenientes: La gama del modelo no suele ser tan amplia como en otros vendedores internacionales.  Para ejercitar la garantía y salvo que se viva en Madrid, habrá que enviar la pluma por correo al vendedor a cargo de cliente.



4.- Tiendas físicas españolas 

Papelería Rey (Madrid)                                                199,95 euros.
El Corte Inglés (Madrid)                                              195 euros.
Papelería Carranza (Madrid)                                        173 euros.


Ventajas: Las plumas se pueden ver, tocar y, en algún caso, hasta probar. Los vendedores pueden aconsejar al cliente y ofrecerle diversos modelos y colores. La garantía se puede ejercitar en el propio local del vendedor, sin otro gasto que acudir hasta allí. Charlar con un vendedor experto es siempre gratificante.

 Inconvenientes: Los precios son elevados. En relación con los más baratos, más del 70%. Es justo decir que, en las papelerías tradicionales, los clientes pueden obtener algún descuento adicional.



5.- Amazon

Tienda en España                                                           146 euros

Ventajas: El servicio de entrega es muy rápido y seguro. La garantía tiene plena operatividad en España y se puede ejercitar ante el servicio oficial sin necesidad de acudir al vendedor. El precio es el más barato en Europa.

Inconvenientes: La gama no suele ser muy extensa.



6.- Tiendas online japonesas

Engeika                                                                           106 euros

Ventajas: Precio muy bajo. Envíos razonablemente rápidos (alrededor de una semana) y seguros.

Inconvenientes: La garantía no suele ser aceptada en España por lo que, si hay problemas, el comprador debe enviar la pluma a Japón. Si el envío es interceptado por la aduana española, el coste del arancel más el IVA suele suponer un 30% del precio del artículo más el del envío.




7.- eBay

Cerisiersjaponais:                                                      87 euros
Kimura-sisters                                                           93,5 euros

Ventajas: Los precios más bajos del mundo. Servicio impecable. Buena comunicación con el vendedor. Envíos rápidos (sobre una semana) y seguros. La garantía Paypal -cuando se usa este servicio- cubre cualquier incidencia.

Inconvenientes: El vendedor no siempre dispone del modelo que a uno le interesa. La garantía no puede ejercitarse en España y hay que enviar la pluma a Japón a costa del comprador. Si el envío es interceptado por  la aduana española, el coste del arancel más el IVA suele suponer un 30% del precio del artículo más el del envío.


Esto es todo; que cada cual haga sus cuentas y escoja el método y el mercado que más le convenga en atención a sus intereses, sus preferencias y sus riesgos.

(todas las fotos: Pilot)


sábado, 24 de octubre de 2015

Field Notes: Bellos Cuadernos; Inmejorable Servicio.

Soy un decidido coleccionista de estos cuadernos norteamericanos que suelo usar regularmente. La empresa, radicada en Chicago, comercializa una colección de hermosos ejemplares a los que  aplica un original sistema de ediciones limitadas que, a día de hoy, le ha reportado una gran fama, una enorme demanda y una posición de primera línea en el mundo de estos hermosos productos de papelería.

El papel que usa es de buena calidad aunque no es el mejor para estilográfica, a menos que se usen puntos finos, pues suele traspasar. Son , en cambio, perfectos para lápices (mi uso favorito) y bolígrafos de gel. Se presenta en diversas terminaciones: punteado, blanco o cuadriculado.



Los precios base de los Field Notes son asequibles; el juego de tres ejemplares cuesta 10 dólares, lo mismo que las ediciones especiales en bellos y estacionales colores a las que uno se puede suscribir para garantizarse un ejemplar. Algunas de estas ediciones se cotizan a insólitos precios en el mercado de segunda mano.

Pero las bondades de estos sencillos pero preciosos cuadernos no son nada comparadas con el fabuloso servicio que ofrece la empresa. A mediados del mes de Septiembre, adquirí la colección correspondiente al otoño de 2015, tres preciosos ejemplares con los colores otoñales del impresionante parque nacional de Shenandoah, en Virginia.  También compré otro juego de ejemplares normales.

Desgraciadamente, el juego no llegó. El sistema de correo elegido, normal y sin seguimiento, no dio el resultado previsto y el envío se perdió en el proceloso mundo postal. Cuatro semanas después, escribí a Field Notes para informar de la pérdida aunque, naturalmente, más por compartir la pena que por pedir responsabilidad alguna que en absoluto podía exigir al expedidor.

Field Notes respondió en apenas 12 horas anunciando que volvía a reenviarme el pedido, absolutamente gratis y, además, por correo certificado exprés con seguimiento.

Los preciados cuadernos llegaron a mis manos en el plazo de una semana.

Creo obligado consignar aquí este comportamiento ejemplar de Field Notes. Sin obligación alguna, repuso los cuadernos y demostró hasta qué punto cuidan a sus clientes. El servicio ofrecido es, sencillamente, soberbio y debería servir de ejemplo a muchos vendedores por internet.

Field Notes no solo fabria unos de los cuadernos más atractivos del mundo, sino que hace gala de un servicio al cliente que merece el mayor reconocimiento. Conmigo, por descontado, han adquirido un fidelisimo seguidor.

(todas las fotos: Field Notes)


miércoles, 21 de octubre de 2015

Ls 10 mejores plumas de pistón

El sistema de carga por pistón es, con toda seguridad, uno de los preferidos por los estilófilos y aficionados. Ofrece un mecanismo atractivo, una eficiencia más que notable y, sobre todo, una enorme capacidad. Ya hemos hablado en otras ocasiones de sus bondades y limitaciones pero aquí se trata de identificar las mejores plumas dotadas con este mecanismo.

No debe pensarse que el pistón se reserva para plumas de gama alta. En realidad, hay estilográficas de pistón de unos pocos euros como la Noodler's Nib Creaper (15 euros aprox.), las Kanwrite indias (unos 10) y nuestra vieja amiga la conocida Reform 1745 (alrededor de 15 euros).  Pero se trata de identificar las mejores y más fiables y eso nos obliga a dividir nuestra ya tradicional selección en dos grupos, las plumas asequibles y las de gama alta sin límite de precio.

En todos los casos, la selección se ha realizado teniendo en cuenta, por encima de todo, la calidad del mecanismo del pistón, su fiabilidad, su precisión y su eficiencia. En algunos casos, como no podía ser menos, también su belleza.


1.- Asequibles

Pelikan M200





(foto: Pelikan)

La pequeña de las Pelikan serie M es una pluma de medidas contenidas y plumín de acero, lo que  permite reducir su coste;  Pero, en todo caso, el modelo cuenta con el gran pistón Pelikan de legendarios resultados. Por un precio que ronda los 100 euros, se podrá disfrutar de este modelo, ya clásico y de su gran rendimiento, en gran medida gracias a su considerable capacidad. Una pluma atractiva, un mecanismo mítico y un precio contenido. Una verdadera tentación.


Lamy 2000


(foto: Lamy)

Un nuevo clásico. La 2000 es una pluma formidable que, por una cifra que ronda los 120 euros, nos proporcionará grandes satisfacciones. Su plumín de oro ofrece una fabuloso rendimiento y la belleza de sus formas simples y utilitarias, atrapa la vista. El pistón de Lamy es de gran calidad y fabuloso rendimiento. Además, la pluma tiene una gran capacidad de carga. Grandísima estilográfica y espectacular diseño minimalista.

Twsbi 580

(foto: thepenhabbit)

Una recién llegada que ya se ha convertido en todo un éxito de ventas. Dejando aparte sus grandes cualidades estéticas y su -más discutida- calidad de materiales, el pistón de Twsbi es de los mejores y más eficientes del mercado. Totalmente desmontable para facilitar su limpieza y reparación, ofrece siempre una carga perfecta y una enorme capacidad.  Por unos 60 euros, no hay nada que la iguale.

Pilot Custom 92



(foto: Pilot)

La calidad Pilot en su único modelo a pistón. Todo es atractivo en esta pluma pero lo destacable es el funcionamiento perfecto de un pistón sencillo y labio simple pero de eficacia garantizada. La gama de colores translúcidos con la que se ofrece añade el placer de ver su funcionamiento desde primera fila. La calidad de su plumín de oro y la insuperable perfección de sus acabados, la convierte en una pluma imprescindible a cambio de unos módicos 80 euros. Una de las mejores relaciones calidad-precio del mercado.

Noodler's Konrad



(foto: gouletpens)

Las Noodler's son plumas con una favorable relación calidad-precio. No exhiben gran calidad y sus materiales son simplemente aceptables, pero ofrecen un pistón de funcionamiento correcto y un plumín de acero flexible con el que poder jugar y divertirse si llega el caso. Su amplia gama de colores la hace también muy atractiva y desenfadada. Se puede encontrar por unos 30 euros.


2.- Gama alta


Pelikan M800
(foto: Pelikan)

La pluma más equilibrada de Pelikan y el paradigma de la colección Souverän. Grande, cómoda, elegantísima, de acabados perfectos, fantástico plumín y apabullante belleza clásica. La M800 lleva en su interior el mejor pistón de Pelikan, su seña de identidad. Y el resultado de esta combinación de virtudes es una estilográfica que nunca defrauda. La mejor europea con diferencia. Un modelo por el que no pasa el tiempo y siempre atrae miradas. Se encuentra por unos más que razonables 300 euros aunque hay numerosas -y bellísimas- ediciones especiales que los incrementarán considerablemente.


Montblanc 149



(foto: pinterest)

La protopluma de representación y el lujo. Un buque insignia de impactante presencia y magnífico plumín. El pistón ha ido rebajando la calidad de sus componentes hasta convertirse hoy en un mecanismo eficaz,  pero normal. Aún así, sigue siendo una pieza llamativa de incontestable éxito y buena revalorización. Su gran capacidad de carga la convierte también en una grandísima escritora.  Se encuentra mueva por unos 650 euros aunque hay un gran mercado de segunda mano. Un icono.


Aurora Optima



(foto: coloradopen)

Unos de los mejores sistemas de pistón del mundo. Aurora mima sus plumas clásicas como el primer día y la tecnología interior de la Optima es digna de elogio. Gran capacidad, funcionamiento suavísimo y perfección mecánica. Las Aurora son plumas extraordinarias y, a partir de unos 350 euros, el aficionado puede tener en sus manos un ejemplar inmortal.

Omas Paragon



(foto. Bowden, FPN)

Omas es otra marca italiana mítica. La belleza de sus diseños en celuloide es inigualable. Sus plumines son igualmente perfectos y extraordinariamente atractivos aunque ya no los fabrique la propia casa. La mecánica de los modelos clásicos de Omas es igualmente soberbia. El  pistón de una Paragon, el histórico modelo de la casa boloñesa, proporciona una carga comodísima, silenciosa y exacta, con la precisión de un instrumento médico. A partir de los 300 euros pueden encontrarse plumas dotadas de este excepcional mecanismo.

Sailor 1911 Realo




(foto:Sailor)

La Realo es casi una recién llegada. Hasta el lanzamiento de este modelo hace un par de años, Sailor no disponía de ningún mecanismo de pistón en su catálogo. A partir de él, ha entrado en los primeros puestos del mundo. La Realo no es más que una 1911 (o PG) a la que se ha dotado de un espléndido mecanismo de pistón y de una ventana transparente para ver el contenido de tinta. Nada nuevo, desde luego, pero realizado con una precisión que iguala o mejora al más exquisito de los émbolos. Tres bellos colores (absolutamente arrebatador el negro rodiado) que se pueden encontrar a partir de unos 175 euros.

domingo, 18 de octubre de 2015

Encuentro en el Penshow de Madrid

Del 13 al 15 de noviembre se celebrará en Madrid la XII feria de la Estilográfica de Madrid, el mayor evento europeo de estas características. Un auténtico placer para los estilófilos.

Como cada año, se concentrará en el Hotel NH Collection Eurobuilding de la capital de España, un gran número de expositores, expertos y aficionados que disfrutarán durante tres días de una enorme variedad de estilográficas y objetos relacionados con la escritura. Habrá grandes figuras, viejos conocidos y muchos amigos.

Se pueden obtener invitaciones gratis de los patrocinadores del evento.



El Sábado 14, sobre las 12 horas, estaré tomando café a unos pocos metros del Salón, en el nº 26 de la C/ Alberto Alcocer; en una cafetería low cost que se llama Mercado Provenzal. Allí estaré a disposición de los amigos y aficionados que deseen hacer  una pausa en la Feria y reponer fuerzas charlando de estilográficas.  

Hasta muy pronto, en la feria más esperada por todos los que participamos de esa apasionante afición.

jueves, 15 de octubre de 2015

La Vieja Historia del Papel

Contamos de nuevo con la impagable colaboración de Iván R. Cortés, gran especialista que nos ofrece hoy una cautivadora historia del papel que, estoy seguro, nos dará nuevos y exclusivos datos acerca de este maravilloso soporte tan íntimamente ligado a nuestras estilográficas. Que Vdes. disfruten.


Esta es la vieja historia del papel. Pero no habría papel si no existiese la tinta y una herramienta con el que transmitirla. Así, pues, la historia de uno es de la otra también. Tras una larga y provechosa vida, ya en el otoño avanzado de su existencia y aunque pronto comenzarán de la mano el largo camino de descenso a los infiernos como si de un Orfeo y Eurídice se tratasen, intentaré contar su historia en esta época de píxeles donde las palabras que ahora escribo, en una extraña paradoja, tal vez jamás habiten sobre una superficie de papel. Y para ello me centraré en la etapa más moderna, su etapa más industrial, y obviaré a sus antecesores, como el papiro o el pergamino.


Ya habríamos oído hablar de ellos, las noticias viajan deprisa. Susurros de biblias ejecutadas a velocidades imposibles en Maguncia. Pero los primeros artesanos de los tipos móviles tardarían décadas en llegar a la península a través del Levante, subidos a las carracas aragonesas de velas cuadradas que surcaban el Mediterráneo. Allá por finales del XV. Alemanes trotamundos procedentes de Italia en busca de fortuna, al calor de las exenciones de impuestos que los Reyes Católicos con buen criterio habían estipulado en 1480 sobre los artículos de imprenta y los libros: "non se pida nin se pague, nin se lleve almojarifazgo, nin diezmo nin portazgo nin otros derechos algunos". Y tuvieron éxito. Las nuevas técnicas de reproducción empezaron a extenderse subidas a las carretas de los impresores que se instalaban donde más demanda hubiese. La solicitud de sus productos debido a su coste reducido y a la velocidad de producción, en contraposición al de los amanuenses, se encontraba al alza; todas las ciudades de importancia que se preciasen de serlo se peleaban por disponer de un taller de imprenta que alimentase su omnímoda burocracia. Esto también provocó que una nueva forma de ocio se extendiese en unas pocas décadas entre las clases altas de la sociedad en forma de gacetillas, fascículos, juegos de naipes, hojas volanderas y, su producto estrella, libros, que expandieron el humanismo, además del gusto por la novela cortesana o picaresca. Y como es inevitable esto produjo una fuerte demanda de papel porque el pergamino era poco idóneo para estos menesteres debido a su precio. Y, bueno, se llegó a un punto en que hubo que romperse la camisa, como en las mejores bodas…


La moda y la cultura hicieron causa común. A principios del siglo XV se había puesto de moda la camisa entre el género masculino y el papel tuvo un inesperado aliado en el reciclaje de los trapos viejos de lino y algodón. El papel antiguo se fabricó a partir de la celulosa procesada de estos materiales, siendo el resultado de muy buena calidad y a un precio económico. El libro se volvió un producto relativamente común y no una gravosa curiosidad histórica. La receta, del papel, ya se conocía desde hacía muchos siglos, la trajeron los árabes tiempo ha, pero nunca hubo una demanda tan alta como en ese momento histórico. Al mismo tiempo que surgían imprentas, se levantaban molinos papeleros y un nuevo oficio, el de trapero, se sumaba a los ya conocidos. 


Todo se mantiene inalterado hasta la invención de la máquina de vapor en el siglo XVIII y su adaptación a la imprenta. Una de aquellas máquinas es la rotativa de Marinoni, que inaugura una nueva época con los diarios de noticias en formato sábana, con tiradas diarias de hasta 40.000 broadsheet, como lo llamaron los ingleses. Un producto de mucho éxito entre una población cada vez más alfabetizada que estira al máximo la demanda de papel. Si en el siglo XV fueron las caras novelas de aventuras caballarescas, en el XIX es el económico periódico, las novelas de pocos céntimos, el folletín, con su formato en fascículos y las revistas ligeras, que en los países anglosajones se denominaron penny dreadful o dime novels. Son noches de furtiva lectura a luz de las velas de las aventuras de Sandokan, La Isla del Tesoro, Pinocho o los textos de Galdós. o de buscar respuestas en pasquines revolucionarios marcados con hoces y martillos... Los anticuados molinos papeleros en este contexto ya no pueden cubrir los pedidos y se desarrollan las fábricas de papel, que tras numerosas pruebas, escogen la madera como nueva materia prima para elaborar este producto ante la escasez de trapos. La primera fábrica en bobina en España se instaló en Manzanares el Real en 1840, fecha tardía respecto al resto de Europa. Le seguirán entre otras la Papelera Vasco-Belga, la Papelera Vizcaína, la Laurak-Bat… y más tarde la Papelera Española, que empezará a mirar a los ojos a la competencia foránea.
 

Celulosa. Es la materia básica del papel. Blanca, suave. Fibras y fibrillas enlazadas de este biopolímero que pulidas con calandras de acero provistas de cepillos crean los pliegos de papel. Pero el algodón representa la forma natural más pura de la celulosa, con un 90% de este componente. Los trapos eran una materia prima ideal para fabricar papel. La madera solo tiene entre un 40% y un 50% y además, un componente insidioso, la lignina, que es un elemento natural que cohesiona la madera, pero que le da un imposible color marrón al papel y lo degrada con el tiempo. En el XIX, para solventar esto, cocerán la madera, la triturarán y le añadirán ácido sulfúrico y acético que disolverá la lignina. Para blanquear la pasta la bañarán en cloro, muy tóxico; verterán los restos químicos a los cauces fluviales allí donde estén situadas las fábricas y destruirán la vida docenas de kilómetros río abajo. Se le llamará procedimiento al sulfito. Esto les servirá para fabricar papel barato y en grandes cantidades. Pero creará un problema futuro, el del papel ácido que se autodestruye y que no se solventará hasta los años 80 del siglo XX. El papel fabricado en el siglo XIX no sobrevivirá al del XVI.


Y llegamos al siglo XX y la perentoria necesidad de buscar fórmulas más ecológicas de producción papelera. La demanda ha seguido aumentando sin parar, pero los procesos se han modernizado. Ahora se llama procedimiento al sulfato o proceso Kraft. La pasta descortezada, lavada y triturada de madera, cocida antes con vapor, la pondrán a fuego lento con hidróxido de sodio, para después volver a cocerla con carbonato cálcico para anular el ácido y otorgarle una reserva alcalina al papel. Están prohibiendo el cloro, así que el blanqueo se hará con ozono o dióxido de azufre. Todos estos procesos se realizarán en un circuito cerrado y el agua usada se recuperará para volver a empezar el proceso. Los ríos solo servirán como refrigerante de los depósitos y para reemplazar la evaporación. 



La demanda social de procesos sostenibles obligará a obtener el papel de bosques bien gestionados y aparecerán los sellos de garantía de esto mismo, FCS y PECF entre otros muchos, para captar a un consumidor cada vez más implicado. El papel se ha hecho mayor en el proceso industrial de la fabricación. La gestión sostenible, ya en el siglo XXI, hace que llegue el papel reciclado y los seis usos de la pasta de papel, el último de los cuales es el compostaje y conversión en abono. 


Hoy en día existen papeles de todas clases. La variedad donde elegir ha aumentado muchísimo, al mismo tiempo que su uso entra en declive, o tal vez debido a eso. Las nuevas gamas de papeles reciclados han evolucionado mucho y ya no tienen nada que envidiar a las compuestas por fibra virgen. Se han añadido polímeros a las formulaciones de algunas variedades, para darle características antes imposibles como resistencia a la rotura o al agua. Se produce papel de bambú, de larga duración con reservas alcalinas de 8,5 de PH, papel rugoso con experiencias táctiles, de superficies mates, lisas u onduladas, como los verjurados, para tintas inkjet, oleosas o secas como el tóner. 


Que un papel sin estucar sea el adecuado para un fin u otro, y estamos ya en el campo de la escritura manual, solo dependerá en una mínima parte de la calidad de la fibra de celulosa y más de la forma en que se ha producido la pulpa en los digestor y pulido posteriormente en la línea de producción (el satinado) de si es de fibra larga, coníferas o algodón, o corta, procedente de eucaliptos y acacias, y del encolado final de la pasta virgen. Así, una tinta oleosa como la del esferógrafo necesitará, o como mínimo tolerará mejor, las fibras largas y un poro más grande; en cambio, el trazo de tinta líquida sin apenas presión de la estilográfica se ramificará y producirá una desagradable capilaridad en ese mismo sustrato. Ambos casos pueden ser papeles de buena manufactura, aunque es cierto que esto se suele ver mucho más en variedades más económicas. Una forma simple de ver si es un buen papel para tinta líquida puede ser comprobar la opacidad. Mayor bloqueo de la luz indicará un entrelazamiento adecuado de la fibra, más capas compactadas de celulosa; pero tampoco habrá que confiarse del todo ya que una fibra larga o mezclas con fibra reciclada muy usada todavía podrán provocar traspasos indeseados de la tinta, el conocido bleeding. El tacto, con la experiencia, ya nos dará bastante información de las características del papel, incluso del sonido al manipularlo. En principio los papeles de maderas duras, fibras cortas, suelen ir mejor para las estilográficas. Pero sique sin existir una regla escrita: Un papel de eucalipto de primera, con suficiente opacidad y gramaje, puede tener un pulido o encolado deficiente y producirnos otros problemas como enganches en los gavilanes de la estilográfica o plumilla o arranques superficiales de fibras. En el otro extremo , el papel de algodón, que tiene la fibra larga, nos ofrece alguno de los mejores y más duraderos papeles de escritura. El papel es así. 


Cierro, pues, esta historia tras este breve repaso, y dejaré muy abierto el final, puesto que, como ya comenté, el papel ya entró en el otoño de su ciclo vital; a pesar de que ya ha notado los primeros fríos estacionales, aún le resta mucho tiempo para que sufra los rigores del invierno en su particular devenir. No soy optimista ni pesimista sobre ello, porque los avances tecnológicos no son así, son neutros, y añado: necesarios. Somos nosotros los que finalmente condenamos al olvido a los productos. Si es así en el caso del papel, deberá ser por algo que nos proporcione una mejor experiencia de uso o sea, simplemente, más práctico en nuestra rutina diaria. Si no es así, el papel no nos abandonará jamás, ya que a día de hoy es cómodo de usar, portátil, con una curva de aprendizaje casi nula, idóneo para tomar notas o realizar bocetos, versátil y con una gran implantación social.

Iván R. Cortés.

(todas las fotos son del autor)

Gracias muy especiales a Iván y al tiempo que nos ha dedicado. Su conocimiento es tan profundo como su generosidad.

lunes, 12 de octubre de 2015

Sailor Fude de Mannen: escribir y dibujar

Ya hemos hablado extensamente de las plumas fude o caligráficas orientales. Dando aquí por reproducido lo dicho en el apartado técnico, me parecía oportuno ahora llevar a cabo la presentación de una pluma concreta y de sus aplicaciones prácticas para que los interesados puedan disponer de una información más concreta que les permita decidir con acierto.

Los plumines fude permiten, básicamente, una gran variación en el trazo. Desde el más grueso -utilizando la totalidad del plano- hasta el más fino, incrementando la verticalidad del instrumento o incluso utilizando el reverso del plumín.

Pero el campo en el que se aprecian mejor estas características es el de la escritura con caracteres chino-japoneses o la arábiga, ambas lentas y elaboradas. Para una escritura normal, occidental y fluida, la utilidad de los plumines fude decrece ostensiblemente: o proporciona una línea demasiado gruesa, adecuada para firmar y poco más, u obliga a trabajar con la pluma casi en vertical lo que no resulta cómodo cuando se escribe rápidamente porque la postura de la mano es poco natural. En todo caso, la continua variación en el ángulo de la estilográfica obliga al usuario a un movimiento permanente que no se adecua bien a una escritura dinámica y fluida.

¿Dónde encuentran los plumines fude su campo de actuación preferente?. Pues, como hemos dicho, en la elaboración de trazos cortos, variables y creativos, es decir, en el dibujo a tinta. Aparte de la escritura de kanjis, estos plumines son perfectamente aprovechables para cualquier tipo de dibujo, dado que proporcionan al usuario un instrumento versátil, cómodo de usar, de alimentación continua y gran variación en el trazo al estilo de un pincel.


La Sailor Fude de Mannen es una pluma que se asemeja, por su gran tramaño y formas, a un pincel tradicional para la escritura japonesa. Es una pluma de plástico sencillo monocolor -en este caso verde- con la boquilla y ambos extremos en negro. El cuerpo y el capuchón son completamente cilíndricos. En el cuerpo aparece escrito en caracteres japoneses la palabra fude, y mannen y, entre medias, DE. Ignoro qué significa la "de" pero "fude" significa "pincel" y Mannen" "estilográfica".


Este modelo de Sailor se sirve en dos colores que corresponden a sendos ángulos del plumín: el color verde es para un ángulo de 55º y la azul oscuro, para uno de 40º.


El capuchón carece de clip, pero tiene una pequeña protrusión en la parte baja para impedir que pueda roda sobre una mesa.


La pluma se alimenta por cartucho o convertidor, ambos específicos de Sailor. El conjunto es sólido, resistente y muy bien construido. El plástico, si bien no es una resina de gran calidad, es grueso y agradablemente satinado.


El plumín, la pieza más importante de esta pluma, es de acero dorado sin iridio(aunque no chapado en oro). El ángulo de 55º permite un trazo muy ancho aunque la modificación del ángulo de ataque permite variar el grosor de la línea hasta una muy fina, especialmente si se usa el anverso del plumín. En todo caso, el flujo es correcto aunque no excesivo. Si se utiliza con trazos rápidos, el resultado, algo irregular, es muy parecido al de un pincel.


La fude de mannen es una pluma muy práctica para dibujar, hacer bosquejos y apuntes rápidos del natural. Hay bellisimos ejemplos de bocetos artísticos realizados con este instrumento que proporciona alimentación permanente, variaciones de trazo muy significativas y gran expresividad. En tal sentido, sus ventajas como instrumento artístico superan a las de sus cualidades meramente funcionales, especialmente si se pretende usar para la escritura cotidiana y no en caligrafía.


El precio de las fude es de unos 12 euros, un precio muy asequible para un instrumento tan sólido, de gran valor artístico y calidad funcional.