Páginas vistas en total

sábado, 30 de diciembre de 2017

Prospectiva para después de una batalla

Hace algunos días, charlando con el maestro Taut sobre las numerosas y positivas sorpresas que nos ha deparado la industria china de la estilográfica en el año 2017, surgió una pregunta que podría resumirse así: ¿cómo será el mundo que conocemos dentro de unos años? o, dicho de otra manera, si la ofensiva china continua por la misma senda, ¿qué es lo que le espera al aficionado?.

Estos ejercicios de prospectiva son sumamente complicados aunque hoy podemos atrevernos a  analizar la situación en base al estudio de algunos factores constantes que, por un lado, tienen que ver con la pura  economía y, por otro, con la experiencia histórica.




1.- En cuanto a lo primero, es decir, la pura lógica económica, es fácil anticipar que la industria china de la estilográfica, si continúa por la senda iniciada en el último año, arrasará el mercado de las plumas de gama media y baja.

Hay dos elementos que deben tenerse bien presentes y que constituyen la razón del éxito chino: por un lado, el interés económico del sector. Si la industria china deja de interesarse por los instrumentos de escritura o, más concretamente, por las estilográficas, desaparecería de la competencia. En este aspecto, resulta importante señalar que la población china es la principal usuaria de este tipo de pluma barata y que, si cambian o se orientan sus preferencias de consumo hacia otro tipo de instrumento, digamos el bolígrafo, la industria de la estilográfica desaparecerá del tejido económico chino.

El segundo elemento es el del apoyo estatal. No hay duda de que la tremenda potencia de la industria china se basa en las ayudas institucionales y en un modelo de producción fuertemente dirigido. No es solo que los factores de producción sean bajos, sino que la industria en general goza de unas condiciones económicas y fiscales especialmente ventajosas. La producción china está muy estatalizada y las ayudas puede alcanzar a todas las fases de la producción, incluyendo los gastos de envío. Esto les permite competir en condiciones extraordinariamente ventajosas.

Constantes estos dos elementos, apoyo institucional e interés económico en el sector, me atrevo a predecir que las plumas chinas se harán con la inmensa mayoría del mercado de estilográficas de gama media y baja, de aquí a muy poco tiempo. Si cambia alguno de los factores, el resultado podría ser diferente.


2. La segunda cuestión se refiere a la experiencia histórico-económica. Ella nos enseña que cualquier industria es sumamente sensible a dos factores: los cambios tecnológicos y los precios. En el pasado, el mercado basado en los modelos clásicos de estilográfica era relativamente poco sensible a los precios porque carecía de competencia cualitativa. Los modelos se sucedían gracias a novedades técnicas como los sistemas de carga, la seguridad o, en menor grado, las innovaciones estéticas. La aparición del bolígrafo supuso una innovación tecnología muy competitiva que acabó con la industria tradicional de la estilográfica y la condenó a la obsolescencia.

En nuestros tiempos, una tecnología tan elemental como la de la estilográfica es fácilmente asequible para cualquier fabricante. Si a ello unimos la globalización de la distribución y los factores de la economía de escala, resultará que los productos más competitivos en el mercado mundial lo serán, casi siempre,  por precio o por calidad.

La transmutación de la estilográfica en un objeto que va más allá de la funcionalidad y se convierte en algo diferente, ha conseguido revivir la industria pero con los límites y particularidades que ya hemos analizado en el blog repetidamente. En todo caso, es obvio que los cambios tecnológicos estrictamente referidos a la estilográfica ya no afectan, en lo esencial, a su valor de cambio. El objeto sigue siendo obsoleto, pero se adquiere, en la mayor parte de los casos, por razones extrafuncionales.

El precio sí ha resultado ser un factor mucho más decisivo en los momentos actuales. Ya que la tecnología apenas cuenta y es fácilmente reproducible por cualquier fabricante, el precio final se convierte en un elemento decisivo. De aquí que las plumas de gama media y baja se hayan multiplicado por doquier y que ya no importe comprarse colecciones enteras de colores de un mismo modelo. El bajo precio y el coleccionismo resultan ser factores esenciales para animar al comprador.

En cualquier caso, la experiencia histórica nos demuestra que cualquier cambio sustancial, en la tecnología o en el precio, conlleva una revolución en el sector, llegando, en ocasiones, a la reordenación e incluso a la desaparición de una industria.



Sentado lo anterior, parece evidente que la industria china, en pleno funcionamiento, arrasará con el mercado mundial de las estilográficas. Sus bajísimos precios y su constante aumento de calidad, la hacen cada día más competitiva, hasta el punto de que puede permitirse el lujo de prescindir de un modelo tradicional de distribución basado en su capacidad de enviar sus productos a cualquier lugar del mundo a precios irrisorios y a que plumas tan baratas que no precisan de un servicio postventa sino que pueden, simplemente, ser sustituidas por otras. Se trata de un modelo de negocio muy extendido para todo tipo de productos.

Naturalmente que ello afectará al paisaje actual. Muchas marcas desparecerán porque las únicas que podrán hacer frente a la ofensiva china serán las que la superen en calidad o innovación, aplicando estos términos a cualquier aspecto de la estilográfica, ya sea estético, tecnológico o inmaterial. Sobrevivirán el lujo, la exclusividad, el diseño, algunos materiales específicos como el celuloide y algunas técnicas singulares como el maki-e y el urushi. Fuera de estos campos y algunos pocos más, solo se ve desolación.

La industria estilográfica, tal y como hoy la conocemos, experimentará un cambio radical en muy pocos años. No será para mal, en todo caso. Siempre habrá mercado para las pluma extraordinarias y, al mismo tiempo, se producirá un desarrollo inédito en el número de usuarios, lo que multiplica las posibilidades de que la historia de nuestro querido instrumento siga viva.

(las imágenes son propiedad de sus autores. Aquí solo se muestran a efectos ilustrativos)








martes, 26 de diciembre de 2017

Diez plumas destacadas de 2017

Como viene siendo tradicional en estas fechas, me complace traer a los lectores una somera colección de plumas que merecen una especial mención al acabar el año 2017. Cada una por razones propias, todas son dignas de atención aunque, como es natural, no pretenden agotar el gran catálogo de novedades del año que termina.


WingSung 618



¿Una Parker 51transparente  con capuchón rosca y carga de pistón?. Algo así es la revolucionaria 618 de la casa china. Pero es, además, una pluma de calidad, muy manejable, totalmente desmontable y con unas cualidades funcionales increíbles. Una de las plumas más destacadas de 2017.

Platinum Izumo Tigre en Bosque de Bambú

La Izumo es una de las plumas con una de las mejores relaciones calidad/precio del mercado. Ahora se embellece más con una edición especialísima en la que la belleza de la pluma se multiplica gracias a un acabado excepcional.




Lamy Safari Petrol



La celebérrima Safari no puede sorprender mucho a estas alturas, pero la edición especial Petrol de 2017 ha conseguido uno de los colores más atractivos de toda la serie. Acompañada de un tintero del mismo color, ha sido magníficamente acogida por los aficionados.


Pilot Custom Urushi



La nueva pluma de Pilot es una pieza colosal en todos sus aspectos pero, especialmente, por su fabuloso plumín 30, una nueva medida en su catálogo, y un nuevo paso hacia la pluma perfecta. Todo es ponderable en esta descomunal obra maestra del fabricante japonés.


Pelikan M605 White-Transparent


Aunque, a estas alturas,  Pelikan no suele sorprender con sus modelos, sí lo hace con sus acabados, y esta 605 en tonos blanco/marfil con toques translúcidos, es uno de los más atractivos de los últimos años. Su elegancia y limpieza estética son dignas de entregada alabanza.


Wing Sung 698



Este asequible modelo de pistón y metacrilato ha sido una de las grandes sorpresas del 2017. Su calidad, buen funcionamiento y originales detalles de diseño, la han convertido en un increíble éxito de ventas. Su desempeño ha mejorado muchísimo, hasta el punto de haber cambiado el paradigma de las plumas chinas baratas.


Platinum SHUNGYO




El fantástico modelo 3776 de Platinum continúa adornándose de ediciones especiales y colores magníficos. Dentro de la serie dedicada al monte Fuji, salió al mercado este excitante rojo transparente que realza las cualidades del modelo con una personalísima presencia.


Aurora 88 Aniversario

(foto: Goulet Pens)

Para celebrar los 70 años del modelo, la casa italiana puso en el mercado esta preciosa edición en color naranja tradicional. Una pluma igual de extraordinaria que siempre, pero dotada de una belleza singular. Su precio es elevado pero digno del entusiasmo que despierta la marca.


Lamy 2000 Black Amber 50 aniversario


Aunque salió a finales del 2016 y allí la vimos fugazmente, ha sido en el 2017 cuando esta pluma ha circulado ampliamente por los foros y por los inconfesos deseos de los aficionados. Probablemente se trate de la pluma más hermosa que haya fabricado nunca Lamy aunque la casa alemana obliga a pagar un alto, casi desmesurado, precio por ella.


Namisu Ebonite


Haciendo gala de las elegantes formas típicas de la marca, la nueva Namisu se presentó construida totalmente en ebonita, lo que aligeró su peso y, con un precio muy ajustado, la convirtió en un fulgurante éxito de ventas.

Aprovecho para decir que he actualizado algunas de las listas vigentes. La irrupción en el mercado de plumas chinas baratas, bellas, de buena calidad y espléndido desempeño, lo merecía.

(donde no se dice nada, las fotos pertenecen a las marcas)




jueves, 21 de diciembre de 2017

¡FelizNavidad!


Queridos amigos:

Apenas unas palabras para desearos una Feliz Navidad y un próspero año 2018, con el firme deseo de mantenernos en contacto a través de este espacio que compartimos.


¡Un fuerte abrazo para todos!






miércoles, 20 de diciembre de 2017

Lecai Transparent Acrylic: Nadie está a salvo

A estas alturas, no puedo dar muchos detalles de la compañía china que fabrica esta pluma. Lecai es una marca muy reciente que ha aparecido en el mercado, trayendo de la mano una de las estilográfica más interesantes del año.

La Lecai Acrílica Transparente (LTA) es otra pieza sorprendente de las que últimamente suelen aparecer en el mercado chino. Una pluma que no sigue la espléndida línea de las Wing Sung que ya hemos tratado en este espacio, sino que aporta una visión completamente diferente.

Si echamos un vistazo al mercado actual, veremos que Lecai ha apostado por un modelo que se parece mucho a algunas plumas indias pero, de paso, a las mucho más prestigiosas Franklin Christoph que usan este mismo material. De un solo golpe, la compañía china ataca el corazón de dos producciones tan divergentes como las citadas. Las últimas iniciativas del país oriental demuestran que ningún fabricante está a salvo de la competencia.

La pluma se presenta en una moderna caja de plástico traslúcido, muy al estilo TWSBI, e incluso Apple.  Carece de cualquier clase de información aunque sí viene acompañada de una jeringuilla con capacidad de 2 ml. Ha de prestarse atención a este accesorio porque es una verdadera jeringuilla hipodérmica, es decir, de uso médico y, por tanto, con la punta muy aguda.  Debe manejarse con cuidado para evitar pinchazos.


La LTA es una pluma que también participa de la reciente moda de la simplicidad y el minimalismo.  Sus formas son extraordinariamente limpias  y depuradas, con un diseño enormemente atractivo para el que guste de las líneas netas y claras.


La pluma tiene forma ahusada con los extremos cortados. Ambos se rematan en forma ligeramente cónica, algo más acentuada en el del cuerpo.


Toda la LTA es de metacrilato, aunque la boquilla, la rosca del cuerpo y la del capuchón, así como la mitad inferior de éste, están esmerilados. Ello confiere al PMMA una hermosa apariencia, en contraste con las partes totalmente transparentes.


La pluma es muy ligera y cómoda de usar.


El material usado es un PMMA de gran calidad. El torneado presenta una impresionante perfección mecánica, con acabados muy finos en todos sus lados y con unos remates, en el labio del capuchón por ejemplo, dignos de mención.


El capuchón carece de clip por lo que habrá que ser cuidadosos a la hora de dejarla sobre la mesa o llevarla en la chaqueta.


Los huecos interiores del capuchón del cuerpo no agotan el espacio, dejando en sus extremos una generosa porción del material que refuerza la solidez del conjunto y le confiere un elemento extra de belleza al permitir los juegos de luz del cristal.


El pulido de la pieza es sensacional y la visibilidad y transparencia, absolutas.


La pluma es de tamaño contenido. Mide 136 mm lo que, en términos prácticos, significa que puede usarse sin el capuchón puesto.

Se trata de una pluma cuentagotas. Así se deduce de la jeringuilla que la acompaña y también de la literatura que hasta ahora se ha ocupado de esta estilográfica. Sin embargo, si uno mira en el interior de la boquilla, verá que hay un tetón que, casualmente, tiene la medida interior de los cartuchos y convertidores Parker lo que hace que sea posible utilizarla con uno de estos elementos. El problema es que tanto los cartuchos estándar como los convertidores Parker son demasiado largos y, por tanto, sólo será posible usar los cartuchos cortos. Pero con ellos funciona perfectamente.


El capuchón está dotado de una rosca muy segura que opera en dos vueltas y media.


En el interior del capuchón, en el extremo esmerilado, hay un escalón perfectamente mecanizado que encaja con el extremo de la boquilla y que, cuando la pluma se cierra, genera un compartimento estanco que garantiza la seguridad de la pluma y evita pérdidas de tinta. Por ello, no es necesario una capucha interior y, así, se puede disfrutar de la visión transparente del conjunto.


El plumín de la LTA es muy simple. Se trata de una pieza de acero sin marca alguna excepto el grosor del punto que, en este caso, se trata de un M grabado a láser. La boquilla cuenta con dos juntas teóricas que garantizan la estanqueidad de la pieza: una negra y otra traslúcida.


El conjunto plumín/alimentador es fácilmente extraíble para su limpieza. Basta con tirar de ambos a la vez para que salgan del alojamiento de la boquilla. Para evitar errores, sólo entran en una posición, igualmente fácil de encontrar. El alimentador es transparente lo que añade otro detalle sumamente atractivo.


Para probar la pluma, la he cargado en modo cuentagotas que, sin duda alguna, es el que permite disfrutar más de la belleza de la tinta a través de las paredes transparentes y los fondos del instrumento.


El desempeño del plumín es muy bueno. Pese a denominarse medio es, en realidad, relativamente fino. 0,7 mm.  Su desempeño, sin embargo, es magnífico. No permite escribir muy rápido debido a su grosor, pero es muy jugoso y seguro en escritura normal. La suavidad de los modernos plumines chinos me sigue sorprendiendo.


La LTA es una pluma muy hermosa, fabricada con mucho esmero y con una calidad final de producto, digna de toda alabanza. La versatilidad de poder ser usada como cuentagotas o como simple cartucho, le confieren un valor añadido y la facilidad mecánica para su desmontaje y limpieza, acaban por darle una nota muy alta en la evaluación.


Todo lo anterior cuesta unos increíbles 7 euros, transporte incluido. Un precio que no refleja, ni siquiera pálidamente, el gran valor de esta pluma.




sábado, 16 de diciembre de 2017

Desmontaje de la Wing Sung 3008

La Wing Sung 3008 es una pluma con una relación calidad precio absolutamente impresionante tratándose de una pieza dotada de un sistema de carga a pistón. La hemos analizado detalladamente en esta entrada. Una de las características más fascinantes de esta modesta pluma es su facilidad de mantenimiento, algo que deja en pañales a casi todas las marcas, incluidas algunas que han hecho de este concepto una bandera, como TWSBI. La 3008 las supera a todas en accesibilidad y sencillez.

El desmontaje de la 3008 es increíblemente fácil y, tratándose de una pluma de pistón, constituye un buen campo de pruebas para el aficionado. Permitirá limpiar este tipo de mecanismos, mejorará su funcionamiento aplicando algo de lubricante a las piezas y, sobre todo, hará comprender mejor cómo funciona el sistema.

Aquí tenemos a nuestra amiga dispuesta a ser desmontada y limpiada.


Comenzaremos con el capuchón para lo cual necesitaremos un destornillador sencillo de estrella. Con su ayuda, podremos desmontar el clip y el remate metálico de la pieza.



Introduciendo el destornillador por el interior, accionaremos el tornillo que sujeta las piezas antedichas y conseguiremos desmontarlas.


Aquí se ven todos los componentes.


A continuación, vamos con la boquilla Comenzaremos por extraer el plumín que, siendo de tipo Lamy, solo hay que sujetar con la ayuda de cualquier material de agarre  y sacar de su alojamiento sin girar. Lo mejor es usar una tirita de papel celo.


La tirita se pega sobre el plumín y se tira hacia afuera


Aquí lo vemos ya extraído


A continuación, sujetando el alimentador con la mista tirita, lo extraemos tirando suavemente. Atención porque el alimentador se inserta en la boquilla en una sola posición, marcada por dos pequeños resaltes interiores.


Aquí vemos la boquilla con las piezas del conjunto, ya desmontado.


Y aquí tenemos las dos piezas, ya perfectamente limpias.


Desenroscamos ahora el anillo que remata la boquilla.


La boquilla, como vimos en su día, no es una pieza independiente del cuerpo, de manera que no puede desenroscarse. Podemos, eso sí, sacar la junta tórica que asegura la estanqueidad del capuchón. Esto solo será necesario si tenemos que cambiarla porque se haya roto.


Procedamos ahora a desmontar el sistema de pistón. En el sistema TWSBI, el accionamiento del pistón hace que quede un espacio libre entre el culote y el cuerpo, que es, precisamente, el lugar donde se coloca la llave con la que desenroscar el mecanismo. En este caso, dicho espacio no existe.


Para efectuar el desmontaje, tenemos que desenroscar el anillo metálico situado entre el culote y el cuerpo. Todo se puede realizar a mano de manera extraordinariamente sencilla.


Una vez desenroscado el anillo, se extraer todo el mecanismo. Solo hay que tirar hacia afuera.


Como se puede apreciar, el mecanismo consta de cuatro partes: el culote para accionar el pistón con el contratornillo; el soporte interior de plástico verde imitando metal; el tornillo, y el pistón propiamente dicho.


No desarmaremos el contratornillo porque está unido al culote y no hay razón alguna para desmontarlo.

El soporte no requiere ningún mantenimiento salvo comprobar que está bien y no presenta roturas ni fisuras

El tornillo y el pistón forman una sola pieza. Conviene aplicar un poco de grasa de silicona en ambas piezas para facilitar su deslizamiento.


Una vez limpio todo el conjunto y engrasado el pistón, procederemos a montarlo todo de nuevo, comenzando por el pistón. Para ello, sólo es necesario introducir el tornillo un par de vueltas en el contratornillo para que el conjunto quede así.


A continuación, se introduce en el cuerpo y se gira el anillo metálico hasta que quede firmemente apretado, sin hacer demasiada fuerza para evitar roturas.


El pistón debe poder llegar hasta la parte superior del cuerpo.


El resto del montaje no conlleva mayor dificultad. Atención al introducir el alimentador, porque solo entra en una posición, alineado con las dos guías de plástico interior de la boquilla.


A la hora de montar el capuchón, hay que tener cuidado para no apretar demasiado el tornillo que sujeta el clip y evitar así que se rompa el plástico.

Espero que este pequeño tutorial haya resultado interesante y, sobre todo, instructivo para aquellos que desean profundizar en el conocimiento y mantenimiento de los mecanismos de pistón. El de esta pluma es extraordinariamente sencillo y eficaz y constituye un buen campo de prácticas.