Páginas vistas en total

lunes, 10 de junio de 2019



Queridos amigos: Hace ya algún tiempo que no recibís noticias mías. Ante todo, como Twain, me apresuro a declarar que los rumores sobre mi muerte han sido muy exagerados. En realidad, se trata únicamente de una época de intenso trabajo y numeroso viajes transcontinentales que hacen muy difícil mantener la regularidad a la que os tenía acostumbrados.

Mantener un blog no es solo sentarse a escribir. Eso se puede hacer de vez en cuando. Lo fundamental es lo que ocurre antes de cada entrada y, sobre todo, el tiempo que uno le dedica a la afición. Mantener al día una fuente de información determinada obliga a leer mucho, explorar más y condensarlo todo en pequeños capítulos, o entradas, que reflejan, en realidad pálidamente, la enorme cantidad de tiempo que un apasionado, como cualquiera de nosotros, dedica a su afición.

Ese tiempo es el que me falta. Hace ya algún tiempo que mi trabajo se ha ido complicando cada vez más. Mis viajes se han multiplicado y la dedicación que todo ello me exige es cada vez mayor. No puedo quejarme de algo con lo que me gano la vida y de lo que, además, disfruto profundamente. Las relaciones internacionales procuran enormes satisfacciones; entre otras, conocer a fondo gentes y países que de otra manera no habría sido posible. Puedo decir con orgullo que tengo amigos desde la Patagonia hasta China y he podido conocer ciudades de una manera que los meros turistas ni siquiera sospechan.

El precio de todo ello es el escaso tiempo libre que, al cabo del día, le queda al pobre viajero para dedicarse a sus otras aficiones. Por si fuera poco, no me gusta abaratar el trabajo y hacer faenas de aliño o entradas de relleno. Creo que si algo ha mostrado este blog a lo largo de los años ha sido la seriedad de sus contenidos y la utilidad que reportaron a sus cualificadísimos lectores. No sería jugar limpio transformarlo en otra cosa.

Por todo ello, voy a hacer una pequeña parada. Espero que no sea muy larga aunque nunca se sabe. La incertidumbre es algo asociado a mi trabajo y, por tanto, es posible que todo cambie de la noche a la mañana y vuelva a disponer de tiempo suficiente, en cuyo caso volveré a la carga con renovados bríos. Mientras tanto, me parece más honrado hacer un punto y seguido. Todo quedará en su lugar de manera que cualquiera podrá seguir consultado el material expuesto. Procuraré contestar las consultas y seguiré disponible para quien lo desee.

Una vez más, no puedo dejar de agradecer a todos los lectores y queridos amigos su presencia, su colaboración y su ayuda en todo este tiempo. Gracias a ellos nació esté blog, se desarrolló y, sin duda, seguirá vivo.

Un fuerte y fraternal abrazo para todos.