Páginas vistas en total

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Sheaffer School Pen ca. 1970



Especificaciones:

Material: Cuerpo de plástico inyectado. Capuchón de chapa.
Plumín: Acero
Punto: Medio
Carga: Cartucho específico Sheaffer
Largo: 122 mm.
Ancho: 10 mm.
Precio: Aproximadamente unos 7 euros en ebay. No es fácil de encontrar.

Contexto y Reseña Histórica:

Las Sheaffer del segmento más bajo y barato de la compañía no tuvieron, en realidad, un nombre comercial específico, pero universalmente se conocen como School Pens o plumas de estudiante. En realidad, no ha habido un único modelo. Sheaffer produjo School Pens desde los años 60 del pasado siglo y continuaron fabricándose hasta los 90. Las hubo de diferentes formas y colores aunque todas las pumas pertenecían a la gama más baja del sector. A partir de los 80, la propia Sheaffer comenzó a fabricar otra pluma barata, la NoNonsense, que, junto con la Viewpoint, vinieron a competir con las School hasta hacerlas desaparecer.
Adquirí varias plumas de Estudiante durante mis años universitarios. Me gustaba mucho como escribían y continué usándolas mucho tiempo después. Aún tengo varias, todas en buen estado. Poseo, también, uno de los últimos modelos, totalmente metálico, que parece haber sido un intento de convertir a la modesta School Pen en algo un poco más duradero. Compré una por la afición que siempre tuve a las de plástico.

Presentación:

Las School Pen era plumas prácticamente desechables y se vendían en blisters con un par de cartuchos.

Diseño:

Las Estudiante son pequeñas plumas de plástico y capuchón metálico.
El diseño de la pluma es extremadamente sencillo. Apenas el clip sobresale del estrecho conjunto tubular en el que sólo existe un pequeño resalte al final del cuerpo y que hace línea con la sección de la que aparece separada por una anilla metálica. 
La combinación de colores era, por lo general, muy convencional: negro, azul, burdeos y algún ejercicio de fantasía como la amarilla que examino. El capuchón siempre era metálico, confeccionado con una chapa muy sencilla que se colocaba por presión.
Era una pluma muy resistente. No se rompía ni se agrietaba pese a que el plástico era, evidentemente, de baja calidad. Tampoco el clip se desprendía y permitía un uso continuado sin protestas. En realidad, lo más habitual era que se perdiera, debido a su uso continuado y a su permanentes idas y venidas de los estudiantiles bolsillos.


Tamaño y peso:

Se trata de un instrumento pequeño, adecuado para manos juveniles o femeninas. Es una pluma muy ligera que permite ser transportada de cualquier modo sin apenas hacerse notar.
Con el capuchón puesto, el tamaño aumenta considerablemente hasta convertirse en una pluma de tamaño regular, cómoda para el uso continuado.



Plumín:

 El plumín es de acero, muy sencillo pero con unas propiedades mecánicas extraordinarias. Es relativamente grande para el tamaño de la pluma; muy agradable de usar, ligero y húmedo, que ofrece un flujo de tinta continuado, sin interrupciones, muy superior a lo que podría esperarse. Al mismo tiempo, es asombrosamente suave, casi impropio en una pluma de esta categoría. Cuenta con agujero de ventilación y la leyenda: Sheaffer, M y Made in U.S.A.


Alimentación:

La alimentación era únicamente por cartucho propio aunque hubo versiones posteriores, totalmente metálicas y algo más consistentes, que admitían un convertidor específico Sheaffer.
Es curioso el sistema de Sheaffer en el que el tubo de alimentación sobresale de la sección, en lugar de estar protegido por sus bordes como es habitual en la mayoría de las marcas. El cartucho, por tanto, se ajusta sobre el tubo y queda simplemente apoyado en el extremo de la sección, pero sin contar con otro sistema de sujeción que no la propia presión contra el tubo. Pese a que parece un sistema frágil, lo cierto es que nunca se me ha soltado y tampoco se han producido pérdidas de tinta.


Carrera Corta:

Es sorprendente la suavidad con la que escribe esta pequeña pluma. Escribe inmediatamente de ser destapada, sin duda ni titubeo alguno y ofreciendo un trazo ligero y húmedo que permite una escritura rápida y precisa.
Es una pluma muy ligera y eso se aprecia inmediatamente sobre el papel. Hay que dirigirla porque no tiene inercia. Esto le confiere una agilidad fuera de lo común que la hace muy manejable. 
Dado su flujo generoso, es perfectamente posible utilizarla como pluma de firma y trazo rápido y grueso. 



Carrera Larga:


Hay dos características esenciales de esta pluma: la riqueza de flujo que proporciona el plumín y la ligereza del conjunto. Ambas cosas juntas, resultan en un instrumento muy adecuado para largas sesiones de escritura. No cansa ni obliga a esfuerzo alguno. Se desliza con extremada suavidad sobre cualquier tipo de papel, con mucha limpieza y nula sensación de rascado. Es una experiencia común a todas las School Pen que poseo lo que indica una característica general y no sólo las propiedades de este ejemplar.
Admite la escritura rápida y nerviosa de un estudiante tomando apuntes porque inicia el trazo sin ningún titubeo. Ello ocurre aunque se mantenga a la espera y destapada. Incluso entonces, escribe instantáneamente en cuanto se le requiere.
La ligereza de la pluma también facilita un uso continuado aunque, a cambio, ofrece poco apoyo e inercia para manos grandes o habituadas a instrumentos más pesados.
En conjunto, la experiencia de escribir un tiempo con la pluma es de comodidad y facilidad. Probablemente los objetivos de toda pluma estudiantil que se precie.


Conclusiones:

La School Pen de Sheaffer era una pluma idónea para el uso al que estaba destinada. Su plumín es magnífico, perfectamente equiparable en cuanto a rendimiento a otros de categoría muy superior. La pluma ofrece al joven escritor una facilidad y comodidad de uso difícil de igualar y todo ello a un precio irrisorio.

A favor:           Plumín extraordinario
                       Comodidad de uso
                        Precio

En contra:        Pobreza de materiales
                        Pequeño tamaño
                        Sistema de alimentación

4 comentarios:

  1. Hola, muchas gracias por esta información (y en español, ¡que maravilla!). Hoy compré una pluma exactamente igual pero en color negro y maltratada pero completamente funcional y sin marcas mayores a rayones en el plástico (que supongo se pueden pulir hasta disimularlos lo mejor posible). No me costó mucho limpiarla pese a que tenía un cartucho antiguo con la tinta seca. No encontré información de esta pluma hasta caer en este blog. Muchas gracias por la información. De ahora en adelante me daré una vuelta... Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario y le felicito por su adquisición. Comprobará que es una pluma modesta pero noble que se hace querer por sus muchas virtudes. ¡Será un placer verle por aquí!

      Eliminar
  2. Tenía una No nonsense en el instituto que escribía de maravilla. La buscaré en casa de mis padres. No recuerdo si servían cartuchos normales, ¿podrias ayudarme?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las Sheaffer utilizan cartuchos específicos de la marca, pero son fáciles de encontrar en cualquier papelería.Un saludo muy cordial

      Eliminar