Páginas vistas en total

jueves, 6 de febrero de 2014

La Misteriosa Búsqueda del "Flex"

No se trata del colchón, sino de las propiedades de los plumines. Desde hace unos años y creo que por influencia de los aficionados norteamericanos que han terminado por contagiar a los mercados, el santo grial de los usuarios de estilográficas son los plumines flexibles a los que inevitablemente se hace referencia en cualquier prueba o ensayo y a los que se invoca como un mantra curativo y salvador.
Es cierto que hay pocas estilográficas con plumines flexibles, si con ello nos referimos a lo que ofrecían y aún ofrecen en las plumillas tradicionales de palillero o algunos modelos de estilográficas de primeros del siglo XX.




(Imagen de Goulet Pens Co.)

Pero la búsqueda de este grial no parece obeceder a razones prácticas sino a una especie de nostalgia de diseño que no se justifica por su utilidad sino por un mero rasgo distintivo que parece otorgar carácer al producto.
¿Para que sirve un plumín flexible? Para pocas cosas hoy en día. La flexibilidad aporta, sobre todo, variedad de trazo y esto solo se aprecia en la escritura caligráfica y muy especialmente, en la mano Copperplate que muy pocos o casi nadie saben siquiera esbozar, sobre todo porque es una escritura alambicada y compleja totalmente abandonada en el mundo cotidiano. La Copperplate se reserva para trabajos caligráficos o de diseño muy particulares.
¿Qué aporta la variedad de trazo a la escritura corriente? Poca cosa también. Para conseguirlo hay que apretar la pluma contra el papel cada vez que el trazo baja y eso significa que la escritura se hace más lenta y menos ágil. Sin contar con que se precisa un mejor pulso y una alimentación perfecta que evite el temido "efecto vías de ferrocarril". Por tanto, el plumín flexible sirve a su destino originario: manos caligráficas muy especiales poco compatibles con la escritura cotidiana para los que sigue siendo óptimo el viejo sistema de palillero, plumilla y tintero.



(Imagen de Peyton Street Pens)

¿Por qué, pues, el ansia de lo flexible? Misterio. Creo que se trata de una simple cuestión de modas. Como si fuese un amortiguador caligráfico, pareciera que aporta gran comodidad al escribir cuando no es así.  También parece que ofrece mayor agilidad o versatilidad, cuando la realidad es que sólo se aplica a una caligrafía que ya casi nadie practica. En realidad, cuando el lector curioso intenta descubrir por qué los aficionados lloran por la flexibilidad perdida, no encuentra ninguna razón práctica.
La versión moderna de la variación en el trazo la aportan los plumines caligráficos o stub, rígidos, pero cortados formando una paleta ancha en lugar del clásico punto de iridio. Con este sistema, se consigue una buena variedad del trazo sin necesidad de apretar el plumín, sino simplemente cambiando su orientación respecto al papel. Ello permite escribir fácilmente, a una buena velocidad y con un flujo uniforme.
Pero la fuerza de la moda arrastra voluntades y desencadena pasiones.


6 comentarios:

  1. Hola Pedro.
    Este es mi primer comentario en tu blog. Me gusta el estilo en que redactas, y estoy de acuerdo en muchas teorías que tienes a lo largo de las entras. En este caso , el - La Misteriosa Búsqueda del "Flex" - es posible que sea motivo de una moda, pero opino que te falta el componente de la sensacíón. Escribir con pluma flexible, a pesar de que no todo el mundo sepa sacar una letra bonita, te aporta unas sensaciones que no te aporta un punto rígido. No digo que un punto duro sea malo, me encantan esos clavos que se deslizan sin presionar, sólo que aporta otra sensación.
    Pues bien, a mi entender, todas esas "sensaciones" poco tienen que ver con la moda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario! y aprovecho para felicitarte por tu magnífico blog que desde aquí recomiendo.
      Tengo varias estilográficas con plumines flexibles y he escrito con ellos a menudo. No niego que aportan una cierta sensación derivada de sus características, del mismo modo que lo hacen los plumines rígidos o los caligráficos, Pero dejando aparte sus condiciones intrínsecas, no soy de capaz de encontrar la respuesta a la excesiva "moda" de hacer siempre referencia a la flexibilidad del plumín como un presupuesto esencial de análisis. Cuando escribo con una Pilot Falcon, por ejemplo, puedo hacerlo como si fuera un plumín normal, en cuyo caso apenas noto la diferencia, o apretando y marcando las descendentes con las consecuencias que he apuntado. Si escribo caligrafía, es práctico para ciertas manos. Si escribo con mi letras normal, me resulta sorprendente la fama del "flex" porque apenas me aporta nada. Pero todo esto es, querido amigo, nada más que producto de mi humilde experiencia y agradezco enormemente que pueda contrastarse con la mucha y buena que tú tienes.

      Eliminar
  2. Recién descubrí este blog y es maravilloso para mi... soy un profano de las estilográficas. Entiendo que la cualidad de flexibilidad es apreciado por moda, o por ser una propiedad asociada (tal vez erróneamente) al oro... pero en mi caso es una propiedad muy apreciada, porque uso estilográficas para algo que no fueron diseñada... las uso para dibujar... y todavía busco una buena flex, para aportar a mi línea... por el momento estoy muy feliz con mi hero 9018 (tipo fude)... Me encantaría una entrada en este blog que hable de las "tipo fude" o punta curva, o como sea que se las conozca... Saludos y felicidades por el blog!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su atención. Usar las estilográficas para dibujar es una gran manera de aprovechar sus cualidades y ahí sí que se aprecian mejor las cualidades de un plumín flexible.
      Agradezco también sus sugerencias y espero poder satisfacer su interés en los plumines curvos muy pronto.

      Eliminar
  3. ¿Para cuando un reportaje tuyo sobre la moda de poner plumines flexibles Zebra G a Jinhao?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy preparando uno, Ispa; espero no defraudar. Un fuerte abrazo

      Eliminar