Páginas vistas en total

martes, 12 de septiembre de 2017

No son plumas, pero sirven para ellas...

Me cumple, una vez más, presentar un espléndido trabajo de mi querido amigo Leonardo que, en esta ocasión, ha hecho un loable esfuerzo por hacer un impresionante recorrido por todo tipo de herramientas relacionadas con el uso y el mantenimiento de las estilográficas. Creo que se trata de un tema de enorme interés práctico pues no hay aficionado que, en uno u otro momento, no necesite llevar a cabo algún tipo de trabajo para el que necesitaremos herramientas, y la recopilación que nos presenta Leonardo es de gran claridad e incontestable utilidad.



NO SON PLUMAS, PERO SIRVEN PARA ELLAS

Por: Leonardo Izaguirre Barrios


En esta entrada que he tenido el atrevimiento de hacer para el Pajarete y sus distinguitos lectores, he querido mostrar algunos elementos cotidianos que sirven para arreglar, apañar y hacer de las plumas estilográficas instrumentos que continúen con vida.

Es evidente que existen multitud de implementos e instrumental que no ha sido diseñado específicamente para manipular o reparar estilográficas y que se emplean en las reparaciones de estas: Alicates, pinzas de electricistas, adhesivos y pegamentos de todo tipo, maquinas pulidoras, microtaladros, recipientes ultrasónicos y pare de contar. Esta revisión no trata de eso; trata más bien de dar una mirada a algunos elementos casi cotidianos, y algunos de usos específicos en otras profesiones, que nos serán útiles en las reparaciones de nuestras queridas compañeras. 

En primer lugar debo comenzar por decir que esta no es una entrada dedicada solo a los que se atreven a hacer reparaciones en sus estilográficas, sino que es una mirada curiosa para los que son “másters” en la materia y para los que no se han atrevido jamás. 

Siempre recomiendo, y sobre todo cuando se trata de estilográficas muy costosas, acudir a expertos. Pero habrá alguna cosilla que podamos resolver y seguramente la solución está a nuestra vuelta de ojo.

La pinza más conocida por los aficionados, y que pertenece al mundo de la especialidad médica “otorrinolaringología”, y tiene gran uso en las reparaciones de estilográficas es la Pinza de Hartman. 


También conocida con pinza para cuerpo extraño, se usa más que nada para extraer los sacos de látex cristalizados o no, de diferentes estilográficas. En todos aquellos sitios en que la función de agarre deba realizarse a distancia en un medio de espacio confinado, esta pinza es capaz de llegar hasta allí y capturar el elemento a ser extraído. Un ejemplo de ello, el diafragma de la Parker 51 Vacumatic o los sacos de Sheaffer con sistema Touch Down o Snorkel

Del mundo de los odontólogos nos vienen cantidad de implementos que son muy útiles para reparar nuestras estilográficas, desde pegamentos y resinas, hasta instrumental. Es el caso de los estiletes de limpieza dental.


Los hay semi-romos, afilados y con forma terminal de cuchara. Yo en particular recomiendo los semi-romos para funciones como limpieza de los espacios circundantes del tetón de los restos de sacos vitrificados, excesos de “shellac”, etc. Pero donde encuentra mejor función para mí, es en la extracción y colocación de la junta tórica de los cuerpos de Sheaffer snorkel o Touch Down

Todos sabemos que una “Pera” para extracción de gleras o secreciones mucosas en los bebes, es ideal para la limpieza profunda de la zona de la boquilla en las estilográficas con sistema de carga removible (cartucho o convertidor)


Recortar con tijera las cerdas de un cepillo de dientes es especialmente útil para la limpieza de las branquias de los alimentadores y las celdas de los colectores. Al estar más cortos adquieren mayor fuerza de arrastre y será más eficiente. Los medios mecánicos y el agua pura a temperatura normal, son mis utensilios preferidos para tal fin.

Una “pera” recortada, además del consabido uso para limpiar el sistema capilar de la Parker 61, es especialmente útil para limpiar las boquillas retrógradamente, así como para probarlas de fugas, ranuras o grietas invisibles. 


En la mayoría de las estilográficas con boquillas de plásticos modernos o metal, esta sería una buena técnica, pero las grietas de la boquilla de “lucita” de las Parker 51, se pueden ver con un truco bajo la manga que está justo en nuestros teléfonos inteligentes. Con la luz de la linterna de nuestros móviles, la lucecita deja ver todas sus imperfecciones.


Como muchos de ustedes saben, soy cardiólogo intervencionista y en el mundo de la hemodinámica también se encuentran cosas útiles que ayudan a las estilográficas. 

Los tubos de respiración suelen ser escasos y difíciles de encontrar. En las 51 aerométricas iniciales los tubos de metal tendían inexorablemente a la oxidación y aún los de plástico con el tiempo sufren. Por lo que muchos optan por restaurar los que se encuentran en relativo buen estado.

El uso de un guiador de hipo-tubo para material descartable como catéteres balón y otros, permite hacer una limpieza interna de dichos tubos. Yo opto por hacer algunos dobleces a la guía. Al introducirla y girar la misma dentro del tubo los dobleces actúan como un cepillo que retira los restos de tinta, devolviendo de esta forma la función del mismo. 


Algunos puristas quieren ver sus tubos como en sus días y es allí donde una lima de uñas de grano medio será especialmente atinada para este fin. Agua, paciencia y frotar la lima con suavidad harán relucir ese tubo como en sus mejores días. La guía de hemodinámica hara el resto incluso en los orificios más pequeños, como el de purga lateral.


Sin embargo, en algunos casos no se puede, así que habrá que reemplazarlos. Un introductor del 5.5 F, puede ser muy conveniente para fabricar tres tubos de respiración que se acoplaran de manera perfecta en el orificio de los alimentadores de las Parker 51 y 21. Los plásticos de estos introductores además, son muy resistentes.


Estos alimentadores de ebonita a su vez, deben ser restaurados, para hacerlos funcionales ya que con mucha frecuencia pueden quedar restos del tubo metálico en el orificio donde antiguamente encajaba, de forma que unas brocas muy finas (de menor a mayor) y manipuladas manualmente y con paciencia dejaran este valioso repuesto en optimas condiciones.


Los guiadores o guías, también son excelentes para limpiar en espacios confinados. Así como los canales de aireación y alimentación de los alimentadores en estilográficas cuya unidad plumín/alimentador es difícil de desmontar como la Parker 75. Además no hay orificio de ventilación de cuerpo y capuchón que se resista a ellas.


Las pinzas quirúrgicas son de gran utilidad para manipular pequeñas partes y llegar a sitios crípticos del capuchón y cuerpo. 



Las hay de diferentes modelos y formas, incluso un interesante “garfio” para remover cables de marcapasos puede ser inmejorable para pescar restos pequeños de sacos aún blandos pero apelmazados en el fondo de estilográficas a palanca.


Del mundo de la estética femenina nos llegan algunas ideas interesantes. 

Las pinzas para cejas son robustos instrumentos, interesantes por tener un perfil de ataque muy fino o delgado. Me resultan especialmente útiles para desmontar el plumín del alimentador en modelos como la Parker Sonnet y los de la Parker 25.

La limpieza a fondo de las partes de una estilográfica no solo es una buena costumbre que ayuda a mejorar de manera significativa su función. En algunas piezas antiguas, si la toilette de las partes no es escrupulosa puede acarrear el daño o fractura de las mismas. Por eso, llegar hasta las zonas más difíciles con métodos mecánicos de arrastre, es fundamental más allá del abundante remojo en agua y paciencia.

Un cepillo para encumbrar pestañas es ideal para la delicada tarea de entrar en los cuerpos de estilográficas que actúan como depósitos de tinta, o sitios de difícil acceso.


De diferentes tamaños, lo mismo que sirven para peinar de diferente forma el único cabello que no crece en el ser humano, también servirá para explorar y limpiar diferentes espacios de nuestras estilográficas.



Los cepillos para pestañas y los guiadores (o cuerdas de guitarra), son los únicos instrumentos capaces de garantizar la limpieza de zonas difíciles, como el orificio interno de los colectores en todos los modelos que los tengan y, en los pequeños tubos de respiración, respectivamente.


En este campo de la belleza femenina, si alguien no tiene en casa un secador de cabello es porque no tiene chicas en ella. Este instrumento genera calor de forma más controlada y pocas veces se pueden lograr temperaturas tan altas que dañen los plásticos de las estilográficas. 

En cambio es muy útil para despegar piezas atascadas ya que provoca una contracción de los polímeros y facilita o complemente en mucho la acción del remojo prolongado. Los expertos usan el fuego directo de mecheros o velas. Yo les glorifico porque aún no llego a esos niveles de experticia.


Junto con el material que se muestra en la foto de arriba denominado por los sajones como “material de agarre”, son armas casi infalibles para desatascar. Es un plástico que venden en tiendas de hogar, por metros, para colocar dentro de los cajones de la cocina, resulta excelente para destrancar ya que le da una mayor capacidad de agarre a nuestras manos (sin que se deslice) y sin el peligroso uso de alicates que puedan dañar sus partes.

En algunas ocasiones queremos limpiar el canal longitudinal del plumín y del alimentador sin desmontar la unidad, bien porque nos da pereza o bien por ser de complicado manejo, como es el caso de las Montblanc. En estos casos y a pesar de que algunos preconizan el uso de hojas de latón finas, yo encuentro a las mismas muy agresivas y hasta pueden modificar la amplitud de los espacios o rayar el canal del alimentador.


He encontrado una solución que os trasmito. Está en la web y desde que la uso ha sido magnifica.



Se trata de los filamentos magnéticos de los cartuchos de seguridad que emplean en tiendas de marca para evitar el robo de las prendas de vestir.



Es un filamento muy delgado pero al mismo tiempo con la suficiente firmeza para remover pegotes de tinta y detritus de esos pequeños espacios, e incluso del espacio casi virtual que se forma entre el plumín y el alimentador sin modificar la separación del mismo. 



Ninguna revisión de las cosas útiles estaría completa ni sería justa si no se menciona a nuestra principal aliada, la infaltable agua pura y simple, solvente universal, la mejor amiga de los delicados componentes de una estilográfica. Junto con la paciencia se convierten en un arma eficaz y segura a la hora de enfrentar cualquier reparación o restauración.


Por supuesto que existen muchos instrumentos cotidianos, como las jeringuillas, agujas de tejer, nylon, alambres y pare de contar. Agradezco sus contribuciones ya que este tema puede ser alimentado con la experiencia de todos.

Esta entrada no pretende ser una clase académica, sino al contrario, ejemplo de cómo podemos solucionar problemas con poco, con “herramientas” que muchas veces están a nuestro alcance en la mesilla de noche, en un cajón de la cocina o, en el armario. Espero les haya gustado y sirva para vuestras eternas compañeras. Mi más sincero agradecimiento de nuevo a Pedro por permitirme llegar a ustedes por esta vía.

Exceptuando la primera, todas las fotos son del autor

He disfrutado mucho de este original y sugestivo trabajo de Leonardo. Aporta ideas creativas y prácticas que estoy seguro de que servirán a los lectores para resolver la multitud de problemas y labores que acometen cada día. Gracias en nombre de todos.



25 comentarios:

  1. Buen artículo, seguro que a más de uno se le ha encendido la bombilla de las ideas. Por hacer una humilde aportación, comentaré que para mis intervenciones más radicales echo mano del cúter para abrir el canal del alimentador y de un juego de galgas de distintos grosores para limpiar y abrir ligeramente los gavilanes del plumín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro "apaño" útil es emplear un globo desinflado como material antideslizante para desmontar plumines y alimentadores excesivamente duros. Es sorprendente lo que llega a facilitar la faena, además te protege los dedos de algún corte.

      Eliminar
    2. Excelente idea. Buen aporte original. Antes de "material de agarre" lo hacía con guantes de látex, que a la sazón con como los globos. Pero eso me parece más cotidiano y original. Siempre agradecido alfonsodf

      Eliminar
  2. Muy útil entrada, aprovechar al máximo el material de desecho médico para otros fines es algo muy ocurrente.
    También son útiles las torundas (los bastoncillos de oídos largos y con un solo algodón en la punta). Las gasas también son muy válidas. En fin, un artículo muy completo y orientativo, ya que, al final, cada uno se busca sus mañas y éstad que tú has expuesto seguro que dan mucha idea a otras personas. Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Jaime, la idea es precisamente alimentar este espacio de forma interactiva con las experiencias de cada quien. Del compartir de esas experiencias se aprende un montón y nos hace cada vez más completos. Fuerte abrazo

      Eliminar
    2. Hola, amigos y compañeros de....."VICIO". Humildemente y ,, sin apartarnos de la ParaMedicina, yo empleo para limpiar, permeabilizar y, llegado el caso, "escariar" el/los canales de los alimentadores, la punta de las agujas hipodérmicas de tipo INSULINA o similares. Como el extremo es BISELADO, te permite el uso con distintos ángulos de ataque, segun pretendas limpiar o raspar/escarificar. los cepillitos "interdentales" tambien ayudan a veces a penetrar lo....impenetrable. Los compresores de latex/silicona que empleamos para poner en el brazo y punzar venas tambien resuelven con eficacia el "afloje// apriete de algunas BOQUILLAS, ya que ,al enrrollarse sobre si mismos, se puede conseguir un "par de fuerza" a la vez suave y potente.
      Saludos al MAESTRO LEONARDO y a toda la afición, ya que imagino que todos entendeis de esto para enseñarnos cantidad de trucos a todos, mas que de sobra. Yo, me estoy estrenando aqui, con vosotros.

      Eliminar
    3. Saludos cordiales, Antonio. Excelentes sugerencias y apaños, voy a tomar nota atenta. Me parece que este tema dará para mucho. Agradecido por tu interés.

      Eliminar
  3. Impresionante. Cuando tenga un poco de tiempo lo leo con detenimiento. Muchísimas gracias a Leonardo por el trabajo y a Pedro por compartirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti José Manuel por estar tan pendiente. Que lo disfrutes y que te sirva.

      Eliminar
  4. En alguna página se sugiere el uso de los infusores de té redondos como herramienta para lavar debajo del grifo plumines y otras partes pequeñas sin riesgo de que acaben en el desagüe del fregadero. Lo que me parece genial y un uso para semejante adminículo que jamás se me hubiese ocurrido.
    Excelente aportación Leonardo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo JOKER, abundando en tu mensaje y agradeciendote la idea, y con intención de que os riais un poco, te dire que el aqui presente se pasó tres horas (real) con todo el antebrazo metido en un "bote sifónico del cuarto de baño (lavabo) tratando de recuperar el plumin de una Parker 100 que se me habia colado, incluso teniendo puesta una rejilla en el desagüe.
      Tuve la suerte de recuperarlo y asi llevarla ese dia a la Reunión de SEDE que teníamos, pero el susto y la lacción han dejado huella, os lo aseguro.

      Eliminar
    2. Amigo siempre presente "the_joker, fantástico uso para un instrumento que moriría de aburrimiento siendo usado solo las tardes a eso de las 5. Me parece genial. Agradecido

      Eliminar
    3. Ojalá hubiese conocido ese uso yo mismo cuando en mi niñez lavé mi puntera de rotring de 0.2. Acabó en el bote sifónico y no hubo forma de recuperarla. Me cayó la del pulpo por tener que desmontar mi padre el susodicho bote en vano y por las mil pesetas (de la época) que costó el repuesto. Lo bueno es que encima del broncazo salieron de mis propinas...

      Eliminar
  5. Excelente artículo y muy ilustrativo, como material de agarre yo uso las gomas elásticas de los manojos de espárragos trigueros, suelen ser de unos 20mm de ancho y por su elasticidad puedes usarla, ademas de la forma clásica, de modo similar a las cintas de presión de los fontaneros, es decir, rodeando el conjunto de plumín y alimentador con menos riesgo de romper los aletines pues no reciben la presión directa de los dedos y la presión se reparte de forma más equilibrada. Por los materiales de que están hechas se agarran como auténticas lapas.

    ResponderEliminar
  6. Maravillosa, idea, no solo antirresbalante, sino que además disipa o amortigua la presión. Han salido ideas realmente buenas de todo esto. La verdad es que la sección de comentarios la encuentro hasta mejor que la entrada. hahahaha. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  7. Un cordial saludo Señor Leonardo, grandioso artículo el suyo, me acaba de recordar que cuando llegue a casa después de un mes muy ajetreado de trabajo, me pondre manos a la obra a limpiar algunas de mis estilográficas que llevan algunas semanas con tinta y por desgracia no he usado. !Un gran arsenal de limpieza y desarmado! Cómo mero dato y en mi caso, siempre busco limpiar y desarmar mis plumas en un lugar aislado y de preferencia sobre alguna tela o paño color blanco, (uno nunca sabe que desgracia pueda ocurrir) pero sobre todo hay que contar con una gran cantidad de paciencia, porqué esto requiere delicadeza y: tiempo. Gracias por esta informativa entrada y también gracias al Capitán por seguir con el ritmo latente de éste blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel, faltabas tu. Gracias. Suscribo como cardiólogo 100% lo del "ritmo latente". Ciertamente Pedro además de un caballero, tiene un averaje sorprendendente de publicaciones y en nuestra lengua, es de aplaudir. Es una de las razones por las que colaboro perezosamente con su increible blog. Agradecido a ti Miguel, por ese comentario tan oportuno, es muy cierto: "ambiente de trabajo y lugar pulcro" son dos grandes consejos.

      Eliminar
  8. Estoy asombrado por el ingenio y la calidad de las propuestas alternativas propuestas por todos. Un saludo y enhorabuena de nuevo a Leonardo por el interesante tema que ha puesto sobre la mesa.

    ResponderEliminar
  9. Capitán es usted quien merece un felicitación. Su caballerosidad sin egoísmos y su amplitud, además de la gran calidad de sus entradas y sus lectores, han sido la clave del éxito. Gracias Pedro.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por esta excelente exposicion de buenas ideas. El uso de las bandas de seguridad de las prendas para limpiar los canales alimentación es muy ingenioso. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias trevor por tu amable lectura y comentario. Esa idea ahora es de todos. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, "PLUMÍFEROS". En este caso para atreverme con otra pequeña sugerencia del tipo....¡eureka! y es que cuando agoteis esos socorridos frascos de colonia, con los que nos obsequian nuestros queridos familiares y allegados a eventos varios, y siendo en la mayoria de las veces del tipo "SPRAY", os dispongais a extraerles el tubito interior del dispositivo y asi poder utilizarlo como repuesto del respirador de nuestras aerométricas. Vereis que, en muchos casos......da la talla. Saludos a todos.

      Eliminar
    2. Nuevamente, otra buena sugerencia. Gracias Antonio. Un abrazo

      Eliminar
  12. Hay que reconocer Pedro que este tu blog es un pozo sin fondo de conocimiento estilográfico. Me permito añadir una "herramienta" ,a las descritas, que en mis años reparando máquinas de escribir o haciendo maquetas me ha resultado de gran ayuda, las bandejas de porexpan en las que suelen embarquetar verduras o incluso la carne en los supermercados, pensaréis que cualquier bandeja sirve pero esta tiene un color blanco en el que destacará cualquier pieza por insignificante que sea y las paredes laterales impedirán el "efecto Murphy" además del hecho de ser blandas y gratuitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parece una idea soberbia, Artur; esas bandejas son muy versátiles y permiten ordenar nuestro trabajo a la perfección sin coste alguno. Gracias por tu aportación con un saludo muy cordial

      Eliminar