Páginas vistas en total

domingo, 10 de julio de 2016

10 plumas de las que no hablo casi nunca ( y por qué)

A menudo los lectores y amigos me preguntan por qué no hablo de tal o cual estilográfica. Se trata de modelos de buena calidad, muy conocidos e incluso famosos, a los que no suelo prestar demasiada atención o, quizá, ninguna. La razón suele ser que, en general, me resultan poco interesantes. Profundizando algo más en la idea, diría que concurren en ellos diversos factores que, en conjunto, no atraen mi atención ni como usuario ni como coleccionista; suelen ser plumas anodinas, estéticamente insulsas aunque correctas, quizá obsoletas en su diseño, incómodas de usar y, en muchos casos, con una relación calidad/precio marcadamente desfavorable. Dicho de otra manera: ante los magníficos ejemplares de todo tipo que hoy inundan el mercado, no parece que merezca mucho la pena malgastar nuestros limitados recursos en piezas más desfavorecidas.

Aún así, reconozco que hay muchos más modelos en el mercado de los que puedo analizar; en la esquina de muchos escaparates, hay ejemplares que cuentan con razones para ser atractivos para alguien y, de hecho, estos son quienes las mantienen en el mercado. Voy a tratar aquí de algunos de estos modelos de los que no suelo hablar e intentaré decir por qué, para que cada uno lo someta a la correspondiente crítica, contraste y valoración.



Staedler Corium


Stadler es una recién llegada al mercado de la estilográfica y presenta un catálogo sumamente atractivo. Quizá sus pluma se parezcan demasiado a su competidora Faber Castell pero no hay duda de que son modelos elegantes y bien realizados. El problema es que su precio las aleja de casi toda preferencia comparativa. Cuestan alrededor de 250 euros y son plumas alimentadas por cartucho/convertidor con plumín de acero. Demasiado dinero si pensamos que por mucho menos de esa cantidad podemos adquirir, por ejemplo, una soberbia Sailor Realo 1911 con plumín de oro y carga por pistón.

Waterman Expert



La incombustible Expert es una pluma decente, equilibrada, y de precio relativamente asequible, pero sus líneas me resultan poco agraciadas y, para colmo, su plumín es de acero; por su precio se pueden conseguir numerosas alternativas de muy superior calidad, desempeño y valor añadido. La Expert es una pluma algo desfasada  y un poco insustancial aunque escriba bien; de vez en cuando hay ediciones con colores más interesantes pero la colección, en general, atrae a pocos clientes, los cuales disponen a su favor de una ingente cantidad de alternativas modernas que resultan infinitamente más atractivas.


Parker IM


La Parker IM es una pluma de líneas atractivas y discretas. Resultaría una buena compra si su desempeño fuera adecuado pero resulta que es un modelo que adolece de múltiples defectos de flujo, de plumín y de ajuste. Las IM son una fuente permanente de quejas y reclamaciones por parte de los usuarios. Por una que funciona bien, hay otra que da problemas, lo cual lastra enormemente sus ventas.  Imagino que su coste de producción será pequeño, pero es triste que la vieja Parker no se esmere algo más a la hora de comercializar un producto.

Cross Century II


Las Cross Century son plumas de buena calidad y aceptable desempeño pero sus líneas me resultan demasiado anticuadas y repetitivas. Es difícil encontrar un rasgo excitante en este diseño que cuenta ya con varias décadas de existencia. Y si bien en los modelos más grandes como las Townsend o en las más  modernas y arriesgadas Peerless, las viejas formas adquieren más relieve, en la anodina y discreta Century, las conocidísimas líneas Cross se convierten en un gran peso en su contra. Si a ello añadimos su excesivo peso por la preferencia de la marca por los metales, nos encontraremos con un modelo que está pidiendo a gritos una renovación.


Lamy CP1 





Se trata de una pluma elegante y de líneas esbeltas que me recuerda, inevitablemente, al estilo típico de los años 70 del pasado siglo, con gloriosos ejemplos como la Montblanc Noblesse o la Aurora Hastil. Pero estas formas, hoy, resultan algo pasadas de moda y el trabajo diario con este tipo de cuerpos tan estrechos no siempre resulta cómodo. Además, Lamy ha situado esta pluma en un segmento alto, de manera que, con sus más de 150 euros, se enfrenta a poderosas competidoras mucho más hermosas, más modernas e infinitamente más originales.


Sheaffer Sagaris


Una correcta pluma de gama media pero con un diseño tan impersonal que parece hecho con retazos de otras. La cosa es especialmente triste cuando recordamos que se trata de una Sheaffer, una de las marcas más rompedoras y originales de la historia de la estilográfica. Las formas de la Sagaris son correctas, sin duda, pero están tan vistas en infinidad de modelos parecidos, que apenas resultan atractivas. Por mucho menos que los 60 euros que cuesta, hay alternativas para todos los gustos y con igual o mejor resultado funcional.

Montblanc 146



La 146 es, probablemente, la pluma más equilibrada de Montblanc. Es una pluma clásica, hermosa, de líneas intemporales e indiscutible elegancia. El problema es que como pluma de representación que es, no resulta tan fácilmente identificable,  palidece ante su hermana mayor la 149 y, dado su elevadísimo precio, se enfrenta a tantas competidores que la superan en todo, que apenas la dejan con argumentos. La política de exclusividad de Montblanc ha terminado por convertir a la 146 en un reducto sentimental para admiradores y practicantes del lujo, pero para muy pocos estilófilos.

Montegrappa Parola 



La italiana tiene plumas fantásticas pero, por un lado, suelen ser muy caras y, por otro tienen una tendencia a la sobrecarga de metal que me resultan algo chirriantes. la Casa de Bassano di Grappa ha intentado retomar parte de la atención que debía a las gamas asequibles con ésta pluma de líneas sobrias y simples pero que carece de personalidad y puede ser confundida con cualquier otra. De hecho, muchos de sus detalles estéticos recuerdan a los de otras marcas. Cuenta con plumín de acero y por los 150 euros que cuesta, hay docenas de alternativas infinitamente más interesantes y de muchísima mejor calidad.

Porsche Design P3100 


No diré que las formas y el diseño de esta pluma no resulten atractivos, pero su precio la coloca en un segmento en el que deja de ser competitivas. Por 350 euros aproximadamente, sus posibles competidoras se multiplican, ofreciendo todo lo que la Porsche no es capaz de dar: ligereza, usabilidad y elegancia. La Porsche parece un arma de guerra y su aplastante peso la convierte en algo completamente inhábil para escribir durante más de cinco minutos. Como objeto de adorno, es atractiva, como instrumento de escritura, bastante inadecuada.


Nettuno 1911



Nettuno es la marca más antigua de Italia y ya producido alguna de las plumas más bellas de la península. La casa pertenece hoy a Aurora. La 1911 moderna, con la que se pretenden revender viejos laureles,  me parece una pluma con poca personalidad y escaso atractivo más allá de su tradicional clip. El capuchón hinchado y el cuerpo anodino, no hacen justicia a la marca. Como en otros casos, recuerda a muchos modelos sin aportar ningún elemento característico. Aunque sus resinas sean atractivas, su precio de más de 350 euros acaba por relegarla al nicho de los nostálgicos o de los despistados.


Esto es todo, La presente lista podría extenderse mucho más pero con estos ejemplos pretendo dar a los amables lectores algunos ejemplos de plumas que, siendo en general decentes e incluso atractivas a su modo, difícilmente superarían un análisis comparativo con sus competidoras directas. Todos los factores indicados las hace casi invisibles a mis ojos y por eso no suele prestarles demasiada atención.  Estoy seguro de que cada aficionado tiene las suyas y podrá ilustrarnos acerca de sus propias razones.

(todas las fotos son de los fabricantes)





17 comentarios:

  1. De la lista que publicas el caso más lastimoso es el de la Parker IM, una pluma sumamente bonita y con un precio asequible, lástima que se molesten en mejorar esos controles de calidad. Sería una pluma que compraría con mucho gusto si no supiera que estoy jugando a la ruleta rusa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Alfonso y estoy de acuerdo contigo. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Un nuevo gran enfoque con el que estaré de acuerdo en muchos casos. Gracias nuevamente Pedro. (Entre paréntesis, enhorabuena a todos los portugueses por el triunfo de su selección de footbal el día de hoy).
    Comentare sobre algunas conocidas ya que de las que no conozco prefiero no opinar.
    Lo de la Parker IM se circunscribe en el deterioro de la ingeniería. El fundador de Parker Pen Co, comenzó reparando imperfecciones de otras plumas. Como restaurador y reparador he recibido varias IM y lo de las fallas es mas alto que el 50%, pero se debe a lo que yo llamo "la tragedia de la era post-colector". Todas las plumas de Parker que no llevan esa genial pieza que acumula y ofrece un suministro de tinta constante, tienen ese horrible defecto. Así pasa con la Sonet y con otras mas.
    La Montblanc 146 es junto a la Parker "51" una de mis consentidas y creo que es la mejor pluma moderna de Montblanc hoy y mañana. Es perfecta en sus dimensiones y funcionalidad y tiene la suerte de que otras quieren parecerse a ella y no al contrario, pero el gran problema es el precio, cosa que pasa en el 90% de las plumas a las que Pedro se ha referido en esta entrada.
    A veces parece que los fabricantes de plumas no consultan el gusto y los intereses de los estilófilos, pero la verdad es que hay para todo. Una conocida actriz joven, que debe ser interesante, puesto que le gustan las estilográficas, recibió de su novio este fin de semana una estilográfica de regalo de Tibaldi-Bentley Pen, que costo la friolera de 35.000 euros. A quien se le ocurre semejante barbaridad??. Seguramente Pedro y quienes leen su magnifico blog, dirán: "es magnifica pluma, pero por los 35 mil euros que cuesta, hay miles de plumas que le aventajan". Por eso yo si se cuales plumas nunca miraría, ni soñaría con ellas. Esas plumas de ediciones especialisimas y limitadisimas que son plumas y nada mas y, que seguramente tendrán sus defectos como otras tantas, pero que escapan no solo a mis posibilidades económicas, sino también al concepto de lo que es este hobby para mi. Así creo que ni siquiera teniendo el dinero para comprarlas las compraría. Pero eso no pasa con una Montblanc 146.
    Que pasaría si les dijera que la casa Montblanc decidió sincerar el precio de su "caballo de batalla" y ponerla al servicio de los escribanos amantes de la tinta y las estilográficas y, que se podaran conseguir las 146 a partir de mañana a 199 euros + IVA???. Olvidaríamos lo incomodas que nos resultan las 146??. Seguramente si, pero Montblanc sabe que el dinero ofrece sabor, presencia y percepción de calidad. Por esa razón escoger un vino caro y bueno resulta fácil, el problema viene cuando tenemos que escoger un vino bueno con pocos recursos. No soy y, Pedro lo sabe, defensor de Montblanc y, la razón fundamental es esa, que fabrican piezas carísimas y exclisivísimas para el publico que le es fácil comprar un buen vino, porque tiene dinero. Otra cosa es que la 146 sea o no una pluma correcta y, para mi si que lo es. La función pedagógica que Pedro ejerce en este blog tiene ese increíble valor, que es enseñarnos o compartir con nosotros , como se puede escoger un buen vino con un presupuesto ajustado. Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tengo fobia a Montblanc, es una marca cuya imagen está asociada a algo que no me gusta nada: aparentar. Tiene productos de calidad evidente, pero al doble de precio que otras marcas que no son tan reconocidas por el «populacho», luego lo que venden es apariencia.

      Respecto a la IM, he estado viendo algunos vídeos de YouTube, tengo la impresión de que el alimentador está hecho con un plástico de calidad pésima. No entiendo como una marca que ha sido durante décadas sinónimo de calidad ha podido degenerar tanto como posts convertirse en esto.

      Eliminar
    2. Com osiempre, querido Leonardo, tus reflexiones dan para una entrada nueva. En cuanto a la 146 yo no osaría decir que es una mala pluma, ni fea ni con ningún vicio de entidad. Me parece, creo que como a ti, una pluma con una relación calidad/precio disparatada y que se vende por unos valores de lujo y representación que, al menos en su actual dimensión, no comparto. Pero si se vendiera por el precio que dices, sin duda me parecería justo y digna de compra. el problema es que eso rompería con la política de precios de MB y me temo que no lo veremos. Gracias de nuevo por tu generosa participación y un fuerte y fraternal abrazo

      Eliminar
  3. Es así Alfonso. La IM de Parker como dije la he tenido en mis manos. Su puesta a tono pasa por revisar con lupa 30 y minuciosamente el alimentador, ya que muchas veces ademas de la mala calidad del plástico, traen defectos de arquitectura que evidentemente impiden que progrese la tinta capilarmente. Las he visto nuevas con el canal longitudinal interrumpido. Pero aun en el caso de que este bien hecho, la forma del alimentador no complemente adecuadamente bien al plumín, que por lo demás casi nunca es el culpable, salvo que tenga el denominado "culo de bebe". Como dije las Parker ya desde la época de la Sonnet francesa venia dando ese tipo de problemas y es evidente que no les ha interesado corregir. Mucho me temo que así como hay marcas que venden apariencia como dices y hacen plumas de mayor o menor calidad pero de representación, las hay también a las que ya no les importa el publico conocedor de este bello hobby.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, parece que Parker da por supuesto que sus plumas no van a ser utilizadas, sino que van a limitarse a ser regalos simbólicos. Algo así como ocurre con el cava en Navidad, se descorcha la botella y se sirve para realizar en acto social de brindar, pero prácticamente todas las cosas son abandonadas intactas. Las plumas Parker son como un cava de mala calidad.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Hola Pedro gracias por compartirnos tus siempre interesantes impresiones. Yo me declaro fan de la CP1, de la que me gustaría acotar que hay dos modelos; la negro mate que nos muestras (CP1) y la platino (CP1 Pt). La negra (la que tengo) en realidad "juega" en una gama inferior ya que rondará los 50 dolares, como dices es delgada, (aproximadamente el grosor de un lápiz) pero en mi caso su peso la compensa. La platino tiene otros acabados y plumín de oro y esa sí se dispara a los precios que nos comentas.
    Como dato curioso fue diseñada por Gerd Müller, el mismo diseñador de la icónica 2000.

    Un saludo. Martín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Martin. Te agradezco los datos y tu entusiasmo. No me parece que la CP1 sea una mala pluma sino que desmerece de otros modelos de Lamy, me parce cara en sus modelos superiores y, sobre todo, me parece algo desfasada en cuanto a diseño. Un fuerte abrazo, amigo mío.

      Eliminar
  5. ¡Buenas!
    Yo tengo una Cross Century II y he de decir que es mi favorita. Es preciosa (la mía es la azul) y escribe bastante bien, aunque sin duda, es la más mimada de mi (aún) pequeña colección.
    Además su precio no es desorbitado, aunque sí algo elevado para quien empieza.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Bokeron. Felicidades por tu experiencia con la Cross que, en efecto, es una pluma más que decente. Mis objeciones particulares tienen más que ver con su obsolescencia estética que con otra cosa. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. Hola Pedro,

    me encanta tu Blogg. Soy un seguidor incansable.
    Me gustaría preguntarte si podrías darme algunas páginas web donde adquirir directamente una Izumo o una KOP. Tengo muchas plumas de gama media pero ninguna de gama alta, y me gustaría estrenarme con una de estas dos, pero aquí las encuentro muy caras.

    Mi email es ajbarcelo@gmail.com

    Muchas gracias por tu ayuda

    Andres Barcelo

    ResponderEliminar
  7. Don Pedro, solo un comentario respecto de la Staedtler que encabeza su lista, y que btw sí se parece mucho a la FC Ondoro, ;).

    Si este catálogo de lapiceras le parece relativamente bueno y su principal objeción es el precio, le cuento que podría ser que en Chile las estén posicionando para otro segmento.

    Yo compré la más sencilla, la Initium de resina blanca, en una librería local a menos de US$100. No es lujosa, pero está escribiendo impecablemente. El precio es más barato de lo que tendría que haber pagado acá por una Al Star Rose Gold ¿¡!?.

    No coticé en detalle las más lindas del catálogo, por lo que no puedo dar fe si habrá subido mucho el precio ahí. Me pareció que las Lignum no superaban los $US165. Pero en esto hay mucho de estar en el momento correcto y en el lugar correcto.

    Un abrazo, Raquel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Raquel: el precio de la Staedler es, en efecto, mucho más ventajoso que en España. Es probable que se trate de una estrategia de introducción en el mercado. La diferencia con las Lamy es, por otra parte, ligeramente escandalosa cosa que ya he visto en otros países latinoamericanos. Como Vd. razona, a veces es cuestión de esperar el momento adecuado para conseguir la mejor oferta. La paciencia es una buena virtud estilófila. Yo he conseguido plumas extraordinarias después de muchos años de espera. Reciba un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Tengo una Faber Castell E Motion y el capuchón perdió la rosca. Como puedo repararlo.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aconsejo T&T en Madrid. Son buenos profesionales y de precio muy razonable. Un fuerte abrazo

      Eliminar