Páginas vistas en total

jueves, 25 de agosto de 2016

Un Estilófilo en el Sudeste Asiático (I): Singapur.

El Sudeste Asiático es una región fascinante que está experimentado cambios a una velocidad pasmosa. Estuve allí por primera vez hace unos 25 años y he podido asombrarme con el vertiginoso crecimiento y desarrollo de la zona.

En lo que aquí importa, el Sudeste Asiático se presenta como una gran oportunidad para visitar papelerías y tiendas de estilográficas. Quizá palpita en el aficionado la sensación de que la aparente cercanía (más estratégica que geográfica) con Japón pueda convertir el viaje en un buen sustituto al fascinante País del Sol Naciente. No lo es, por desgracia, aunque se siente el peso económico del gigante nipón.

En esta pequeña serie de entradas, comenzaremos por Singapur, un viejo enclave inglés que hoy se ha convertido en el tercer país del mundo en renta per cápita, solo por detrás de Quatar y Luxemburgo y muy por delante de grandes economías como USA y de los grandes países de la Unión Europea.

Singapur es una ciudad fascinante, dominada por una arquitectura moderna de trazas casi futuristas y unos servicios públicos perfectos. Es una ciudad limpísima, ordenada y al día hasta en sus edificios más viejos, y llena de exultante vida en sus calles y avenidas. Para colmo de bienes, resulta razonablemente barata y cuenta con una gastronomía muy rica, variada, y de todos los precios.


En materia de estilográficas, dispone de numerosos lugares donde un aficionado se puede perder. Pero, exceptuando alguna tienda clásica como Elephant & Coral, lo más habitual es encontrarse con  establecimientos de tipo japonés, es decir, grandes espacios con multitud de objetos; eso que en inglés se denomina stationary, del latín stationarius (persona que vende en un puesto o en una tienda) y en español, papelería.

Elephant & Coral es una tienda de lujo que se encuentra en el uno de los malls más importantes de la célebre Orchard Road. La tienda es de reducidas dimensiones pero cuenta con una colección de estilográficas japonesas que corta la respiración.


Además de los modelos habituales, E&C exhibe en sus vitrinas una enorme cantidad de ediciones especiales, De todas las marcas, la casa tiene los modelos de gama superior, como estas Graf von Faber-Castell


Los ejemplares maki-e son de suprema calidad,  de esos que es difícil ver salvo en fotografía.



Cuenta, además, con ediciones propias, encargadas para la tienda, que solo se pueden encontrar allí, como la soberbia Namiki Yukari Royal Sheki Shun que pude sopesar a placer. Solo por ello, merece la pena visitar este fabuloso establecimiento.


(Sheki Shun; foto: E&C)

En cuanto a precios, quizá resultan algo más baratos de lo que podrían conseguirse en  España, pero nada sustancial. Lo que impresiona es el gran número de modelos y su apabullante riqueza. En el establecimiento está prohibido hacer fotografías aunque la atención al público es exquisita.


En muchos otros malls de Singapur, la oferta de las stationeries se limita a unas pocas plumas. Los inevitables expositores de Parker, Sheaffer y Waterman, pero casi siempre de modelos de gama media o baja.


Hay algunas japonesas, también de gama baja como las Platinum Preppy o Plaisir, las Pilot Metropolitan (aquí, también en su versión Cocoon japonesa). Los precios son más baratos que en  España y, respecto de internet, hay que contar con el ahorro en el transporte, lo que hace más favorable cuando se compran plumas de bajo precio.


De Europa, solo se encuentran las Lamy, muy bien representadas con prácticamente toda la gama, aunque los precios no son ventajosos.

Lo más interesante en estas papelerías es la inmensa variedad de objetos de escritorio de origen japonés. En papel, la presencia nipona es apabullante. Esto permite al aficionado disponer de toda la gama Midori, Apica, Tomoe y Kokuyo por nombrar algunos de los más conocidos, aunque también es posible encontrar otras marcas más asequibles de comparable calidad y menor precio.


(Los utilísimos y magníficos cuadernos A5 slim, United Bees)

El papel japonés es, como se sabe, de los mejores del mundo y en especial, apto para estilográficas. Los precios son, además, bastante más favorables que en  España y, con relación a internet, nos ahorraremos el de transporte, por lo que merece la pena casi cualquier adquisición.


Claro que no podría faltar el ya ubicuo Moleskine, en este caso, con una boutique dedicada.


De entre las papelerías mejor surtidas de la ciudad, recomiendo la de Tokyu Hands, unos grandes almacenes japoneses extendidos por todo el Sudeste Asiático pero con una gran representación en Singapur. Se le puede dedicar una mañana sin problemas.



Espero haber dado alguna información de interés y, en todo caso, haber satisfecho la curiosidad del lector al que emplazo para una próxima parada en la región: Thailandia.


16 comentarios:

  1. Tener entre las manos esa Namiki debe ser un ejercicio de autocontrol importante.
    No ir a esa tienda con una VISA con límite alto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una tortura, amigo Rafael, no te haces una idea. Un abrazo

      Eliminar
  2. Gracias por esta interesantísima entrada. Envidia sana es lo que me causa y un nombre más en mi wishlist de países a visitar. Un saludo. PD coincido con rfueris en su apreciación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario; en efecto, es un país del futuro que merece la pena visitar. Un fuerte abrazo, amigo mío

      Eliminar
  3. Que preciosidades!! Sigo atenta a las próximas entradas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracizas Zaida; siempre es un placer saludarte. Un abrazo

      Eliminar
  4. Sin entrar en detalles en su sistema político, el salto cuántico de la miseria a la opulencia de Singapur deja boquiabierto a cualquiera. Que viaje fantástico y me dejas de una pieza con tus comentarios generales, sobre que es un país relativamente económico. Yo habría jurado que era costosisimo, un destino para ricos y famosos. Que mal informado. Gracias por esta ventana estilófila al sureste asiático. Bellos ejemplares los de E&C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el plano económico, Singapur es un ejemplo singular de liberalismo extremo. Resulta un poco extraño a nuestra mentalidad europea y nuestras tradiciones económicas pero el resultado es, desde luego, impresionante. Gracias por tu comentario, amigo Leonardo. Recibe un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Qué gran posteo Pedro. Estoy fascinada con lo que contás. No sé cómo también yo creía que Singapur era un destino costoso. Y sobre lo que mostrás y decís de las plumas.... ¡¡¡¡¡¡tentadorísimas !!!!!!!!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga Gabriela. Me alegra quedamos compartir estas experiencias. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. Mmmmm!!!.... maravillosas... verdaderas joyas!!!. Al final, como siempre, dinero, cochino dinero! !!.... no es la felicidad... pero ayuda bastante!!!
    ������
    Enhorabuena Pajarete... muy buena entrada: descripción y maravillosas fotos....
    Mucius Scaevola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querido Mucius, conociendo tus gustos, imaginé que te gustaría. Un fortísimo abrazo, amigo mío.

      Eliminar
  7. Je je je. ... nos vamos conociendo, eh???... reitero enhorabuena! !!.... magnífico. .. pena de haberte traído una... y ya la pagarías! !!!... ������
    Mucius Scaevola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos de esos ejemplares no se pueden pagar ni a plazos; a menos que creas en la reencarnación, amigo mío. Un abrazo

      Eliminar
  8. Tuve la suerte de vivir en Johor Bahru, la ciudad de Malasia que es frontera con Singapur y de la que está separada por dos puentes, el primero y el segundo link. Muchos fines de semana los pasaba allí y, como amante de las plumas, pasé muchos ratos en Elephant & Coral que entonces era un espacio grande en Wheelock Place, también en Orchard Road. De aquí se mudaron a Mandarin Gallery, su ubicación actual. Como describes muy bien, los ejemplares son únicos y el trato exquisito. Además de esta tienda, había otras dos que me gustaban mucho, una boutique de Graf von Faber Castell y otra tienda más de plumas, muy bien surtida de ejemplares de alta gama, y cuyo nombre no recuerdo en el último piso del centro comercial ION Orchard, a escasos metros del anterior. Ignoro si siguen existiendo pues ya han pasado 5 años. También hay, por supuesto, muchísimas tiendas de Mont Blanc donde las plumas son uno más de los múltiples artículos de su gama. Cualquier amante de las plumas que viaje a Singapur por algún motivo disfrutará, sin duda, en cualquiera de estos espacios pero, sobre todo, en Elephant & Coral. Aprovecho para felicitarte por este extraordinario blog.
    Un saludo
    Félix

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la información, Félix, y siempre por tu amabilidad. Espero que nos cuentes más sobre tus experiencias estilófilas en otros países. Un fuerte abrazo

      Eliminar