Páginas vistas en total

viernes, 23 de diciembre de 2016

Pilot Murex. La daga sigilosa.

La familia de estilográficas con plumín integrado, es decir, formando parte de la boquilla o del cuerpo de la pluma, comenzó con la ya casi mítica Parker T1 de la que hemos hablado aquí. Parker volvió a intentarlo en los años 80 con  la Falcon, otro modelo que tuvo una aceptación desigual y una historia agridulce.

La idea de Parker fue seguida, primordialmente, por Pilot que se puso manos a la obra con dos piezas sensacionales: la Myu y la Murex, que comenzaron a fabricarse en los años 70 y concluyeron con la recreación de la primera, en el año 2008, con la edición limitada llamada M90 que analizamos aquí.

De toda esta familia, las plumas más famosas han sido las Parker y las Myu que hoy se cotizan alto en el mercado secundario. Pero hubo un segundo modelo que, a mi juicio, se ha mantenido en una discreta segunda línea que no se corresponde ni con su belleza ni con su éxito que ha sido más que notable.

Así como la Myu era una pluma de bolsillo o pocket pen, la Murex era una pluma estándar. No demasiado grande, pero sí asimilable a sus contemporáneas en diseño y estructura. Los coleccionistas japoneses suelen llamarla "Myu larga", por oposición a la "Myu corta" o de bolsillo. La pluma que hoy presento mide 132,5 mm. y se trata de una pluma muy esbelta.


Construida totalmente en acero cepillado, la Murex es una pluma casi cilíndrica aunque su grosor se reduce, leve y progresivamente, hacia sus extremos, truncados en ángulo recto. El concepto de esta pluma es mucho menos radical que el de la Myu y se diseñó como un instrumento de utilidad general para la escritura, una verdadera pluma de batalla. Sus formas generales recuerdan a las ya también clásicas Montblanc Noblesse y Aurora Hastil.


La boquilla es el elemento distintivo de esta preciosa estilográfica. Ligeramente más delgada y que el cuerpo, forma un todo con el plumín integrado y se adorna con una estrías paralelas transversales para facilitar el agarre y la sujeción.


Al contrario que ocurre con la Myu, en la cual el plumín continúa las líneas de la boquilla, la Murex presenta una pequeña depresión allí donde un plumín normal debería encajar en la boquilla. Este escalón parece señalar la presencia de una pieza diferente que, en realidad, no es tal.


El diseño, sin embargo, facilita que el usuario respete esa zona y no la agarre con los dedos, evitando así mancharse de tinta. Por otro lado, el diseño de este escalón añade un toque de originalidad a la boquilla que, de este modo, resulta más grácil.


El alimentador, como en todos los casos de boquilla integrada japonesa, está perfectamente alineado con el corte siendo prácticamente invisible a menos que se dé la vuelta a la pluma.


La datación de las Murex se lleva a cabo examinando un minúsculo grabado que hay en el cuerpo, entre las levas con muelles que sirven para sujetar el capuchón. En esta pluma se puede leer: F H977 lo cual significa que es un punto fino (F), que fue fabricada en la planta de Pilot en Hiratsuka (H) y que se fabricó en septiembre (9) de 1977 (77).


El capuchón de la Murex está grabado con las letras MR y con la leyenda Pilot.


Aparte de eso, solo cuenta con el clip, una pieza rectangular sujeta mediante una muesca enrasada con el extremo superior y que, por único adorno, cuenta con un somero canal longitudinal pintado en negro.


La Murex se alimenta mediante cartucho/convertidor, ambos específicos de Pilot.


El desempeño de esta ligera y discreta pluma de batalla, precisa como una daga,  es simplemente excepcional. Tratándose de un plumín fino, su flujo es perfecto, siempre invariable y húmedo, constante como un pequeño río. Aunque el trazo se acelere, la respuesta es inmediata y jamás titubea al iniciar la escritura.


La pluma se desliza por el papel con extraordinaria dulzura y discreto sigilo. La línea de tinta es siempre suave, impecable y constante; pese a ser fina, no falla en ningún momento, por nervioso que sea el trazo. En resumen:  una auténtica delicia.


La Murex es una pluma que puede ser usada en todo momento y para todas las ocasiones y, en la práctica, se muestra apta para desempeñar su trabajo con la máxima efectividad. Esta pequeña y discreta daga de acero es una pluma cotidiana de primera magnitud. ¿Por qué Pilot no la reproduce?. Misterios de oriente. De momento, se ha convertido en una pieza muy buscada por los coleccionistas occidentales ya que solo se fabricó en y para el mercado japonés. La mía es fruto de los buenos y generosos oficios de mi querido amigo y enorme estilófilo Bruno Taut que me la trajo desde Tokio. Mil gracias.

La Murex no es una pluma barata. Su fama y prestaciones hacen que no sea fácil encontrarla por debajo de los 300 euros, estando en buenas condiciones. Pero no debe olvidarse que, junto con su familia, se trata de una estilográfica absolutamente singular. Quien la consiga, no se arrepentirá de tenerla entre sus manos.







4 comentarios:

  1. Ah señor Pedro. Ha dado usted en el clavo. Esta maravilla consta en mi wish list desde que supe de su existencia. Por el momento y debido a restricciones presupuestatias, me conformaré con disfrutar de sus sensaciones "por simpatía" como solía decir mi suegra.
    Si bien no me quejo ya que he podido conseguir la otra oriental que ansiaba tiempo ha, la Pilot Bamboo a un buen precio.
    Un muy cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, amigo Joker. Felicidades por la Bamboo, una pluma fantástica, sin ninguna duda. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. La serie Myu al igual que la remasteriza serie 90 son plumas con una apariencia formidable, la M90 me dejo sin palabras desde la primera vez que pude saber de ella, y aunque sea un artículo un tanto elevado para mi presupuesto, por ahora, esperó algún día tener una entre manos jajaja. Saludos Capitán y Feliz Navidad. Por cierto, esos sellos postales que aparecen en sus fotos son de Pakistán?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Miguel, son de Pakistán. Gracias por tu comentario y un fuerte abrazo, amigo mío.

      Eliminar