Páginas vistas en total

martes, 24 de enero de 2017

Omas Ogiva. Siempre en la cima

Por cada marca de estilográficas hay algunos modelos que, con el tiempo, devienen clásicos. Son diseños que terminan por ser intemporales y que pasan de década en década conversando su esencia y demostrando el acierto de quien los concibió. Mas ha fabricado miles de plumas pero, para mí, el nombre evoca dos grandes conceptos: Paragón y Ogiva. Del primero ya hemos hablado en numerosas ocasiones. Del segundo, algo menos, pero ha llegado el momento de reivindicar su enorme calidad y su esplendorosa belleza.

La primera Ogiva fue fabricada en 1927; se trataba de un diseño dotado de armoniosas y apuntadas curvas que ofrecía un agarre perfecto y un confort de escritura inimitable. Los adornos metálicos rememoraban modelos clásicos y se adornaba con preciosos anillos con grecas doradas. La Ogiva original dió lugar a un número enorme de variantes pero todas ellas conservaron la brillantez y la espectacular belleza de su primitivo diseño. Esta pluma se convirtió así, a lo largo de los años, en un verdadero clásico.

De entre todas las Ogivas, traigo hoy al curioso lector dos hermosos ejemplares. Una clásica 557-S y una Guilloché Hi-Tech.


La 557S es una pluma fabricada en los años 80 con unos impresionantes medidas de 147 mm.


La Guilloché es una pluma reciente que pertenece, en esencia, a la serie Cocktail. Mide 145 mm.


Ambas plumas están fabricadas en la clásica resina de algodón de Omas. Son dos ejemplares realmente grandes aunque su diseño ojival y sus cuidadas formas las hacen muy esbeltas y elegantes. Si fueran algo más anchas, serían equivalentes a una Montblanc 149 que mide casi lo mismo, 148 mm, pero que ofrece una imagen mucho más contundente por su gran cintura.


Las Ogiva son plumas de gran tamaño y enorme ligereza. Esto es lo que las hace tan cómodas de usar y tan confortables. El tacto de la resina de algodón es de una calidez notable y, en el caso, de la Guilloché, las estrías del cuerpo añaden el placer de un agarre seguro y acogedor.


Como se puede apreciar, ambas plumas son esencialmente idénticas. En el caso de la 557S, las superficies son lisas mientras que en la Guilloché son estriadas. También el tamaño varía ligeramente siendo la 557 unos milímetros más larga.


Las fornituras en la 557 son doradas mientras que en la Guilloché son rodiadas. Los clips son también diferentes. En la Guilloché se usa un modelo muy habitual en las Paragón, con la ruedita embutida en el extremo inferior, mientras que el de la 557S es una simple pala dorada lisa.



El resto de adornos metálicos es distinto en cada una de estas dos plumas. Ambas cuentan con el anillo adornado con una greca pero en la 557S el anillo del capuchón es triple y el de la Guilloché doble. Ocurre lo mismo en la boquilla y como se puede apreciar, es más ancho en la 557S. Finalmente, el anillo que protege el extremo del cuerpo es plano y más ancho en la Guilloché.


El cuerpo de la Guilloqué es, como indica su nombre, totalmente estriado. Solo es liso el culote que acciona el pistón y el extremo superior del capuchón.


El plumín de estas dos estilográficas es el mismo, únicamente cambia el color: bitono en la 557S y totalmente rodiado en la Guilloché.


La alimentación en ambos casos se realiza por el conocido y eficaz sistema de pistón de Omas.


El plumín de la Guilloché es un F aunque, para Omas, eso no significa gran cosa puesto que la pluma ofrece un trazo consistente, generoso y húmedo que más pareciera un M. Es un plumín muy suave.


El plumín de la 557S, por su parte, es un medio que, sin embargo, se muestra notablemente más seco que el anterior lo que no significa que no tenga la perfección típica de la marca. Ofrece una línea más delgada pero igualmente firme y suave.


La escritura con la 557S es típica de la calidad Omas. Suave, intensa y fluida. La línea es comedida y, aunque el trazo no es excesivamente húmedo, no falla nunca.


El plumín bicolor, también usado en las Paragón, es toda una clásica belleza.


El plumín de la Guilloché es un prodigio de suavidad. Pese a ser nominalmente fino, escribe con una densidad y riqueza digna de una denominación superior. El flujo es extraordinariamente rico y continuado, sin interrupciones ni saltos, aunque si se escribe muy rápido, muestra sus limitaciones morfológicas.


La belleza de estos plumines, es algo a lo que ningún estilófilo puede resistirse. Su desempeño, simplemente formidable.


Los alimentadores de estas dos bellezas son de ebonita y contribuyen a un flujo perfecto.


El cierre de Omas hace difícil encontrar estas hermosas plumas en el mercado secundario. Las Ogiva siempre han sido bien consideradas y los aficionados suelen buscarlas con ahínco. Su precio puede variar mucho pero, salvo ocasiones puntuales, no es fácil encontrarlas por menos de 300 euros lo que, en cualquier caso, me parece un precio justo para estilográficas de esta categoría.


Gracias a mi gran amigo Ricardo por facilitarme estas plumas para su análisis.



14 comentarios:

  1. ¡Bravo, maestro! Omas y Cernuda, dos de mis pasiones. Me siguen creciendo los dientes.
    Aun así, gracias, Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus amables palabras, querido Juan. Me alegra que te haya gustado. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. A mí también me crecen con cada artículo en el que nos desvela un nuevo objeto de deseo. Pero, también, gracias. Quien sabe si algún día podamos adquirir alguna de las maravillas que nos muestra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Daniel; estoy seguro de que podrás conseguirlo. Un fuerte abrazo, amigo mío.

      Eliminar
  3. Si a ustedes le crecen los dientes, a mi "se me desborda baba de la boca". Unas bellezas inmarcesibles. Solo tengo una de cada una. La cinema (Paragón) y en el caso que nos ocupa, una MoMA que es simple y hermosa y digna representante de la franquicia "Ogiva". Todos los conceptos emitidos por Pedro son pocos, es una grande entre las grandes. Sin embargo me gustaría contrastar experiencias de otros usuarios de Omas respecto de un punto en el que quizá he tenido mala suerte. Sus dorados en el clip y otros adornos, son vulnerables a la acción del tiempo, mas de lo usual.
    Otro comentario, sin querer entrar en comparaciones, y es que hablando de suavidad de plumines, he tenido el placer de recibir el regalo (premio), que Pedro ofreció en una de sus entradas. La Dollar 717i y debo aquí, no solo agradecer a nuestro querido redactor, sino también expresar mi "sorpresa" por una pluma que siendo tan barata se comporta de manera tan solvente: carga (Pistón), alimentador y su plumín, que entrega de forma generosa y segura un trazo digno de las mejores y mas caras estilográficas. Agradecido Pedro por enseñarme que lo barato no siempre es sinónimo de malo.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vez en cuando he oido hablar de esos problemas, querido Leonardo, pero mi experiencia no coincide. Tengo bastantes Omas y nunca los he visto aunque en una marca con una trayectoria tan larga, es posible que haya altibajos. Gracias por compartir tu experiencia con las humildes Dollar, plumas que, como bien dices, rompen el paradigma de que lo barato es sinónimo de malo. Un fuerte abrazo, amigo mío.

      Eliminar
    2. Si me dieran a escoger entre una MB o una Omas como las que muestra Capitán sin duda me quedaría con alguna de estas joyas. Sobre las humildes Dollar, cuando el Capitán sorteó los seis ejemplares yo ya estaba esperando 3, (no se me hizo justo intentar obtener una) y me vi recompensado porque no solo llegaron 3 Dollar demostrator sino 2 más una en color gris con plumín fino y otra con plumín stub, un regalo de mi vendedor Paquistaní por ser el primer pedido que enviaba hasta México, 5 plumas por el precio de 3. Sorprende como una pluma tan barata tiene tan buen rendimiento, en este momento es la pluma que me acompaña y no le encuentro peros. Un cordial y amistoso saludo para ambos.

      Eliminar
    3. Qué bueno que tu experiencia con las Dollar haya sido tan positiva. Es una pluma sorprendente, es muy cierto. Muchas gracias por tu comentario, amigo Miguel, y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Querido Pedro,

    cómo me alegra esta entrada en tu siempre tan instructivo blog. Heredé de mi padre una Omas, pero desconocía el modelo hasta leer este "post". Es una idéntica a la que presentas como 557, salvo un detalle. En mi pluma no hay ningún adorno o greca en la embocadura. En el barril lleva grabada la inscripción "Omas Extra Made in Italy". El plumín es bicolor y a mí me parece "flex" o "semiflex". Su comportamiento es muy personal y no apto para todos los públicos. A mí me parece puramente italiana...es como un Ferrari o un Alfa Romeo: poco práctica pero encantadora, con mucha personalidad. Si conoces más detalles, te agradecería aclaraciones.

    Nunca sabremos agradecerte este magisterio que impartes.

    Un cordial y sentido abrazo, ¡mil rayos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado amigo: aún sin ver el ejemplar, me imagino que es una 557 normal porque éste modelo no tiene el adorno que mencionas. La que aquí se ha presentado es la 557S y es lo que marca la diferencia. Como agudamente has apreciado, los plumines Omas suelen tener una cierta elasticidad. Gracias por tus amables palabras y recibe un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Que pena la desaparición de una gran compañia esfilografica... de las mejores italianas y , seguramente, del mundo. Destacan por su belleza (típica en las marcas italianas en general), frente a la sobriedad alemana, las ya pasadas americanas... aunque las japonesas tienen mucho que decir... y ya no me meto con el maki e... es otra liga!!!. Y las Omas se caracterizan por algo muy especial, como señala nuestro Capitán muy acertadanente: están hechas de resina de algodón... y apenas pesan, son muy, pero muy ligeras... lo que facilita una escritura rápida y, por sus magníficos plumines semi flex (la mayoria), muy fluida... Ogiva o Paraguay, cual es la elección???... mejor las dos con esas resinas brillantes, de colores intensos, llenos de vida....R.I.P. por OMAS, descanse en paz... y nos quedaremos con sus maravilloso recuerdos. Si tenéis oportunidad, no dudéis en adquirir alguna, no ya por lo dicho -que tambien-, sino que se convertirán con el tiempo en "ese oscuro objeto de deseo"... je je je.
    Mucius Scaevola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy triste, en efecto. Omas es una marca histórica que ha realizado alguna de las estilográficas más bellas de la historia. Gracias por tus observaciones, querido Mucius, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Me uno al duelo por la casa italiana... Cuando veo en FPN piezas de otros fabricantes con el acabado arco brown pienso que llevan un traje que les viene muy grande.
    Es una pareja excepcional , cualquiera de ellas haría feliz a cualquier aficionado.

    Por ahí arriba hablan de la dollar y suscribo todo lo bueno que se dice. Quitando el cariño excepcional que me evoca la waterman forum, qué gran pluma de estudiante si tuviera un DeLorean!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Rafael. siempre es in placer leerte. Un fuerte abrazo

      Eliminar