Páginas vistas en total

sábado, 14 de enero de 2017

Retro 1951 Scriptmaster: Bellas formas a precio asequible.

En 1991, George Kartsotis creó una compañía para la fabricación de instrumentos de escritura a los que era un gran aficionado, pese a no contar con grandes conocimientos en la materia. La empresa se instaló en Richardson, estado de Texas. el año 1951 es el del nacimiento de Kartsotis y la estética comercial de la casa está fuertemente vinculada con la de aquélla década. Su lema es "La vida es demasiado corta para llevar una pluma fea".


(foto: retro51)

Comenzó comercializando algunos modelos asiáticos hasta que desarrolló su propio criterio. Su gran éxito llegó de la mano del modelo Tornado que le dio fama y, por descontado, éxito económico. La fabricación de las piezas sigue siendo externa, probablemente china, pero el diseño y el montaje final se realizan en los USA. Los plumines son alemanes.

Los instrumentos de Retro 1951 tienen un marcado sabor clásico y han conseguido desarrollar una estética inconfundible en la que destaca el remate de su capuchón o, en el caso de los bolígrafos, su parte superior. Se trata de una pieza metálica guilloqueada, en forma de corona,  con una preciosa trama que le aporta gran personalidad. En los bolígrafos y lápices, constituyen el elemento más prominente del diseño.



(foto: retro51)

Las estilográficas de Retro 1951 constituyen una parte muy pequeña de su negocio. Actualmente, apenas comercializa tres modelos. Son plumas baratas, de un rango económico asequible que no supera los 50 dólares y que tienen una relación calidad/precio muy favorable.

La pluma que hoy presento es un modelo relativamente antiguo. Se trata de la Scriptmaster, un diseño de los primera mitad de los años 90 del pasado siglo que supuso una gran sorpresa en el mercado pues resultó ser  una pluma de gran calidad y mayor hermosura, todo ello a un precio muy competitivo.


Una de las señas de identidad de la marca es su cuidado embalaje. La pluma se presentaba en una caja de cartón rectangular bellamente decorada al estilo de los años 50.


En el interior, había un estuche cilíndrico de color negro, forrado con una resistente lámina en relieve y el logo de la marca en la base. El estuche se abría extrayendo la base.


La Scriptmaster descansaba muy bien protegida en el interior de este estuche, sujeta por una banda de tela negra brillante. La documentación se esconde en la parte trasera. Se trata de una estilográfica muy bella, sencilla, elegante y llamativa por el material con que está construida, pero siempre en el terreno de la discreción sin que su tamaño la haga aparatosa.


La pluma está íntegramente fabricada en acetato de celulosa, un material que ya solo se ve en plumas de gama alta. Se trata de una combinación tortoishell o caparazón de tortuga, muy apreciado por los coleccionistas y que se ha visto en numerosos modelos de otras marcas.


El de Retro 51 es de gran calidad puesto que es fácil apreciar su cuidada fabricación y, desde luego, que se trata de una pieza torneada a partir de una barra de material sólido. La pluma es ligeramente translúcida.


Las fornituras de la pluma están acabadas en latón rodiado, que hace una buena combinación con los colores cálidos de cuerpo y capuchón.


Como podemos ver en el capuchón, el clip de la Scriptmaster es mucho más sólido y funcional que el que portan los actuales modelos de la marca. Está anclado en la banda guilloqueada que recorre la superficie exterior del capuchón.


El remate del capuchón es también de acetato de celulosa en tortoishell. Hay otro anillo guilloqueado en la parte inferior de la pieza.


El cuerpo de la pluma está totalmente fabricado en el mismo material tortoishell. Muestra el anillo en su parte superior y una pequeña arandela rodiada entre la boquilla y el cuerpo. En el centro del cuerpo, aparece inscrito el nombre de la marca.


El plumín es un Schmidt de acero de buen tamaño, proporcionado al de la pluma, asistido por un alimentador muy bien realizado y de gran rendimiento. El conjunto se desenrosca y es sustituible por cualquier otro del fabricante alemán.


La alimentación de la pluma se realiza por cartucho/convertidor. Incluye uno de la marca Schmidt.


La escritura con la pluma es muy cómoda. La boquilla es de tamaño adecuado y la pluma, en conjunto, es sumamente ligera. Su buen tamaño, 141 mm, proporcionan un buen agarre sin que se resienta la mano. El flujo es bueno sin ser excesivo y la línea es continua, segura e inmediata. Las bondades de los conjuntos Schmidt son inmediatamente apreciables. El plumín, por su parte, es suave aunque no exento de un cierto mordiente.  Con el punto medio, se comporta perfectamente.


La Retro 1951 Scriptmaster es una pluma poco conocida, perfectamente construida y con una relación calidad/precio asombrosa para lo que ofrece. Sus sucesoras, como la Tornado, aunque siguen siendo piezas interesantes,  no tienen las mismas cualidades. Quienes tuvimos la oportunidad de conseguir un ejemplar de estas Scriptmaster,  aún podemos disfrutar de una estilográfica sensacional para un precio más que módico.






10 comentarios:

  1. ¡Qué bella estilográfica! Me ha cautivado, ¿será muy difícil conseguir una igual?
    Aprovecho este comentario para agradecerte tu labor divulgativa y para desearte todo lo mejor para el año que entra. Un abrazo muy fuerte, ¡mil rayos!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. La pluma ya no se fabrica pero he podido verla en venta por internet a precios aún competitivos. Un saludo muy cordial

      Eliminar
  2. ¡Santo cielo, no tiene piedad, amigo Pedro!
    Cuando ya tiene uno cerrada la lista de próximas adquisiciones para el primer semestre, nos viene usted con esta ignota maravilla: habrá que arañar de donde se pueda.
    Pero, aunque llegue a autoinculparme de cierto masoquismo, le animo a que mantenga su empeño, admirado capitán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me haces reir, amigo Juan. Muchas gracias por tu comentario y un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Item.
    Alguien está aprendiendo en China a mecanizar acetatos: la variedad tortoishell de la Scriptmaster Retro 51 que nos muestra es idéntica a la de mi Conklin All American, y semejante a otra combinación cromática: la de mi espléndida Kaigelu 316, que rivaliza (vergüenza me da escribirlo, y miedo de que se me tilde de sacrílego) con una Parker Duofold Centennial por un precio veinte veces inferior.
    Y los italianos ¿siguen con sus celuloides?
    Una pena que no haya forma de encontrar la Retro 51. Las actuales de la marca son otra cosa.
    Un abrazo, Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón. Los italianos siguen con el celuloide aunque hay otros materiales que ya se fabrican en China, desde el acetato de celulosa hasta el urushi. Las plumas chinas están comenzando a sorprender en muchos aspectos. La Kaigelu 316 será objeto de tratamiento en el blog próximamente porque es, en efecto, una pieza de gran interés. Un abrazo, amigo mío

      Eliminar
    2. Aguardo impaciente tu revisión de esa kaigelu, hace tiempo que la tengo en el punto de mira.

      Eliminar
    3. Descuida, Afonso, está pendiente. un abrazo

      Eliminar
  4. Una hermosa estilográfica Pedro. Su capuchón con esa "corona", me recuerda un poco a las Duke chinas. Conozco la marca, pero no he tenido el privilegio de ver a este ejemplar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Leonardo, tendremos ocasión de que la veas de cerca. Un fuerte abrazo, amigo mío.

      Eliminar