Páginas vistas en total

jueves, 3 de enero de 2019

Tres alemanas con un pasado común, Parte III

La tercera entrega de las tres alemanas con pasado común, prometía revelar un misterio que, estoy seguro, para muchos ya era conocido. Esta entrada esta dedicada a una marca menos conocida pero apreciada por muchos, en el mundo de las estilograficas. Les invito a viajar por este trabajo.

“GUERRA FRIA SIN PISTONES”

Por: Leonardo Izaguirre Barrios
Una búsqueda en internet de la palabra Melbi, les referirá automáticamente a la ciudad australiana de Melbourne. Encontrar algo relacionado a estilográficas con ese nombre resulta verdaderamente difícil.

Como recordarán, en la entrada anterior se vieron dos Pelikan 100N, cuya historia les hizo un recorrido por Hungría. Quizá por eso y el hecho de que estas fueron vendidas en el mercado húngaro como demuestran varias investigaciones y la historia que les conté en esa segunda entrada. Además el hecho de que estaban destinadas al comercio entre los países de dentro de la cortina de hierro.

Eso y mi ignorancia de la marca, hicieron que al principio pensase que “Melbi” era una marca húngara. Pero afortunadamente obtuve la información correcta y aunque ciertamente se vendió mucho en ese país durante la post-guerra, se trata de una marca alemana.

Hoy mostraré dos estilográficas de esta marca con un interesante pasado y que, como verán, guarda puntos en común, tanto con las “Senator” de la primera entrada, como con las “Pelikan” de la segunda de esta trilogía.


Son piezas muy distintas. Una, es una estilográfica troncocónica y la otra es ahusada, en forma de torpedo. Pero ambas tienen un rasgo en común y es ése hermoso y particular clip que casi siempre usó la marca en sus estilográficas. Es un ramo de roble con hojas y dos bellotas.


Como ya sabemos, hacia el final de la segunda guerra mundial y durante la época de la guerra fría muchas fabricas alemanas quedaron con parte de sus estructuras divididas en los dos trozos de Alemania: RDA y RFA. 

Aparentemente, pasó con esta empresa algo similar. Marcas como Heiko, Ric-Lei, Imperial, We-gu entre otras quedaron en la RDA y otras más asentadas en Berlín como Argument, Stern, Herlitz, Weltpen y varias más quedaron separadas y esto determinó, junto con su apego o no al colaboracionismo, su caída, al punto que hoy poco se conoce de ellas.

Estas estilográficas, adicionalmente, tienen en común el sistema de carga que aunque no es de pistón, se trata de un sistema de ballesta o barra activado por botón terminal, o “Button Filler”, muy eficiente y tremendamente funcional.



Senator/Pelikan/Melbi 

Prometí revelar el misterio del punto en común de estas tres estilográficas y como estoy seguro que muchos ya saben de que se te trata, voy sin más preámbulos.

En 1884 nació Friedrich Merz un ávido farmaceuta que había inventado varias cremas tópicas solubles en agua y artículos cosméticos. Pronto Merz puso en producción una fábrica en 1908 llamada Merz Pharma, asentada en Frankfurt. Friedrich junto con su hermano Georg Merz en 1920, se interesan en los artículos de escritura y asociados con el maquinista de torno, Justus Krell, fundaron Merz & Krell GmbH & Co. KGaA, con sede en Gross-Bieberau.


Foto web: Fábrica de Merz & Krell hacia 1920 (Foto cortesía de Merz Pharma GmbH & Co. KGaA)

Con un modesto comienzo, más bien parecido al de un pequeño taller, y poco más de diez empleados inician su producción, pero cae sobre Europa la sombra de la segunda guerra mundial y Merz & Krell tiene que cerrar. Apenas terminada la guerra inician actividades y la empresa empieza pronto a prosperar. 

Muchos de ustedes y más aun los coleccionistas de Pelikan saben, que Pelikan contrató a Merz & Krell en la década de 1970, dos modelos de plumas bajo licencia de Pelikan. Esos fueron las famosas Pelikan 120 tipo II y las raras Pelikan 400NN Merz & Krell. Además Merz & Krell Pen Company fue famoso por la fabricación de piezas y partes para muchas empresas de estilográficas alemanas como Montblanc, Reforma, la misma Pelikan y muchas otras.

Para entones ya Merz & Krell tenía una larga trayectoria en el diseño y fabricación de sus propios instrumentos de escritura, y era conocida sobre todo, por sus estilográficas Senator, Diplomat y la famosa Melbi, que tomo notoriedad con el modelo Spezial 332.

Finalmente en 2006, la compañía cambió su nombre a SENATOR GmbH & Co. KGaA y ha permanecido hasta el día de hoy fabricando plumas y es una de las casas lideres y más solidas en la producción de bolígrafos POP y artículos relacionados. 

Así pues, han podido ver como estas tres marcas (Senator, Pelikan y Melbi), están entrelazadas por el tiempo, la historia y las circunstancias.

El primero de los dos modelos en esta entrada es la “Melbi Spezial 63”, cuyas características veremos de inmediato.



Melbi Spezial 63

Fabricada enteramente en ebonita negra que alterna bandas lisas y bandas con patrón de escamas de pescado, es una pieza troncocónica de mediano tamaño. Adecuada para manos medianas y pequeñas. 


El trabajo de Merz y Krell (M&K), de este material en este modelo, es absolutamente espléndido y se puede apreciar mejor aun en el capuchón, aunque muestra el paso del tiempo tanto en el clip como en la banda central enmarcada en dos aros cerca del labio. 


La restauración de la filigrana en la cenefa tomó varias horas de trabajo bajo la lupa 30X y técnica de escarificación con aguja hipodérmica, pues los pulimentos actuales hubieran arruinado el trabajo laborioso de los fabricantes.

Pero M&K era famosos por producir excelentes plumines. En de la Spezial 63, no obstante no ser tan grande, está absolutamente proporcionado. Es fantástico, un flexible de 14 K, muy generoso que arranca a la primera y se mantiene escribiendo partiendo desde un F o XF hasta un BBB con separación máxima de los gavilanes y con mucha suavidad. 


Pero “honor a quien honor merece”, no se puede dejar de mencionar un muy bien calibrado alimentador de ebonita con gran capacidad de entrega y sin titubeos.


La segunda es una Melbi que, aunque más joven que la Spezial 63, resulta algo más rara de encontrar, es la Melbi 302.


Melbi N° 302

La buena costumbre de colocar en agua cada estilográfica y vigilar a intervalos cortos al inicio, salvó a esta estilográfica de su desaparición, pues está hecha en Galalita (Caseína-Formaldheído), excepto la boquilla y el alimentador que son de ebonita.


El material y acabado es muy brillante y de gran belleza, que ha resistido perfectamente al paso del tiempo, quizá por el cuidado con que fueron guardadas. 


En este caso, si puede verse de manera prístina los acabados de los adornos que comparten en el clip y aro del labio, así como el brillo muy especial del material con que está realizada.


Lado a lado con el icono de las plumas en forma de torpedo, presenta dimensiones algo más holgadas que la 146 de Montblanc. 


La calidad de su confección se detalla en el culote que se separa a rosca para dar paso al botón que activa la barra de compresión. No hay escalones ni rebabas que hagan sospechar que está allí.

Pero la mejor característica de esta estilográfica, de seguro, es el plumín.


Como ya mencione la compañía no escatimaba a la hora de montar tremendos plumines, y en esta 302 queda en evidencia con un muy bueno, grande, atractivo y cabal plumín de 14 k, flexible de grandes prestaciones y un gran alimentador de ebonita que dan una escritura fluida, generosa y que responde confiablemente a cualquier nivel de compresión aplicado al mismo.

Hasta aquí amigos este paseo estilográfico por la historia de una compañía poco mencionada de estilográficas alemanas. La “Senator Merz & Krell Pen Company” es una de las más antiguas de Europa, con casi 100 años de tradición. Uno de los hechos menos conocidos acerca de Merz & Krell es que produjeron muchos de los plumines para las empresas antes mencionadas y quizá gracias a esta colaboración mutua se impidió que desapareciera en aquellos difíciles años de la guerra fria. 

Espero les haya gustado este largo paseo por el mundo estilófilo que cierra la trilogía “Tres alemanas con un pasado común”.

Gracias especiales a Pedro y a su maravilloso Pajarete, pero sobre todo a ese ya más de 1,5 millón de visitantes. Merecen nuestro mejor trabajo.


Todas las fotos excepto donde se indica, son del autor

12 comentarios:

  1. Excelente artículo. Ageadeceria pueda brindarme detalles relativos a la técnica de escarificación con aguja hipodérmica. Mí hobby es la reparación/restauración y no estoy familiarizado con esa técnica. Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Luis gracias por tu lectura. Es sencillo pero amerita paciencia y una buena lupa. Una aguja hipodermica de insulina y si bisel, sirven de elemento de remoción de toda la pátina, óxido o suciedad acumulados por el tiempo. Ir poco a poco por entre las líneas y surcos de la cenefa, debido a que la eliminación química con pulimentos pude llevarse el material del baño dorado dada la antigüedad del mismo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias Leonardo por tu atenta respuesta. Ojalá puedas postear más articulos de reparación y restauración de lapiceras como los que lei meses atrás. Son muy informativos. Un saludo!

      Eliminar
    3. Seguro José Luid, estamos atentos a esa petición. De nuevo gracias por tu apoyo.

      Eliminar
  2. Formidable trabajo. Señor Leonardo, gracias por mostrarnos esos ejemplares alemanes y por develar la linea en común de esas tres grandes casas estilográficas. Siempre es bueno saber de este tipo de alianzas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miguel, siempre tan consecuente. Un fuerte abrazo y Féliz año.

      Eliminar
  3. Gracias Leo por tu detallada ilustración, aprendí mucho con este artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Pancho, gracias a ti por tu amable lectura y el comentario.

      Eliminar
  4. Excelente y precioso artículo. No las conocía y ha sido toda una sorpresa. Esta visto que es bien cierto el refrán de que nunca a la cama irás sin saber una cosa más. Muchas gracias Leonardo

    ResponderEliminar
  5. Así es Fausto. A mí me ocurrió lo mismo, no lo escribí desde el conocimiento, si no más bien desde la ignorancia y la búsqueda sistemática. Me alegra que te haya gustado. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Interesantísimo artículo, amigo Leonardo, sobre la historia de marcas alemanas menos conocidas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Corsario Blanco, ciertamente muy interesante. Saludos.

      Eliminar