Páginas vistas en total

lunes, 9 de noviembre de 2015

Interludio Musical #3 Grandes trompetistas.

La trompeta está unida al jazz casi desde sus inicios pero muy especialmente a partir de los años 20 del siglo pasado. La trompeta es un instrumento explosivo y vibrante que permite al solista hacer gala de su virtuosismo y transmitir a la audiencia una riqueza tímbrica y expresiva difícil de igualar por otro instrumento solista. Acompañada de una sección rítmica adecuada, la trompeta es uno de los indiscutible reyes de la melodía.

Louis Amstrong


Es el prototrompeta solista, algo que no resultaba fácil en una banda de swing. Perfeccionó la técnica del riff y, sobre todo, la exposición de pasajes melódicos straight que terminaron por consagrar la presencia del solista en las big bands. Fue el rey de la improvisación melódica, llamada por algunos variación; sutil e imaginativo, abrió las puertas a una nueva era en el jazz. Era un intérprete carismático, lleno, además, de energía y creatividad. Por si fuerna pocas sus habilidades como trompetista, acabó por popularizar aquella forma de improvisación vocal que se llamaba scat y que todos recordarán por su gracia y potencia musical.
Amstrong fue el primer solista moderno de jazz y lo hizo de manera tan brillante como su personalidad. Su creatividad e imaginación dejaba pasmados a quienes le escuchaban improvisar melodías encadenadas. Su legado musical es, sencillamente, inabarcable.
En 1964, cuando contaba con 63 años,  superó a los Beatles con su Hello Dolly y en 1968 ocupó los primeros puestos de los charts británicos con su celebérrima What a Wonderful World, broche final de una carrera que le había llevado a tocar con todos los grandes de la historia del jazz. y a convertirse en un mito viviente cuando falleció en 1971. El aeropuerto de Nueva Orleans lleva su nombre.


Dizzy Gillespie


Gillespie (pronúnciese guilespi) es uno de los inventores del jazz moderno. Después de Armstrong, la reunión de Dizzy con Hinton, Monk, Clarke y su inseparable Charlie Parker, para tocar en el Minton's Playhouse de Nueva York en 1941, fue el nacimiento del bebop, un nuevo estilo que revolucionó la música jazz y acabó con la era del swing. Gillespie, líder del movimiento, introdujo una nueva manera de improvisar: inesperada, original, llena de suspense. Nadie sabía que podría salir de sus portentosas mejillas. Pausas, altísimas notas, saltos y síncopas, hacían de sus intervenciones una permanente emoción.
Su apabullante dominio del instrumento hacía que sus ideas se plasmasen al instante en música, consiguiendo una expresividad y perfección fuera de toda medida.
Gillespie usaba una trompeta muy original, con la campana en ángulo de 45 grados sobre la horizontal. Se dice que fue consecuencia de un accidente que la dobló accidentalmene en 1953. El cambio de tono le gustó, pidió que le fabricaran instrumentos con ese ángulo y ya nunca más volvió a tocar un instrumento normal. Una de sus trompetas "dobladas" fue subastada en 1995 por 63.000 dólares, donados luego para causas benéficas.
Gillespie murió en 1993 a los 75 años de un cáncer de páncreas.  Su legado como alma del bop y del afro-cuban jazz le ha reservado un lugar en el olimpo de las figuras inmortales del jazz y de la música en general. Una de sus inolvidables frases era "Me ha costado toda una vida saber qué es lo que no hay que tocar"

Miles Davis


Si Gillespie fue el inventor y el alma mater del bebop, Miles Davis lo fue de su evolución natural: el cool, un estilo nuevo que nació con el disco Birth of the Cool en el cual se comenzó a limitar la salvaje improvisación anterior avanzando, en cambio, hacia ambientes mucho más tranquilos y orquestales. Davis se alejó algunos pasos del blues -es decir, el alma negra del jazz- y se acercó a la música clásica.
Hay quien considera el cool como una variante calmada y algo descafeinada del bebop, pero el tiempo ha colocado este idioma musical en su lugar: La extrema suavidad de su lenguaje, la ligereza del sonido y la delicadeza de cada toque fueron también adornos del enorme trompetista que fue Davis.
Kind of Blue, el inigualable disco que Davis protagonizó en 1959 en base al trabajo estructural de Bill Evans al piano. La obra se construyó en torno a unos mínimo esquemas armónicos sobre los que los músicos improvisaban. Kind of Blue es el álbum más influyente de la historia del jazz y también el más vendido con más de 4 millones de copias y fue reconocido por la Cámara de Representanres de los USA como un tesoro nacional.
Davis no se quedó en el cool sino que desarrolló una amplia y larguísima carrera estilística y profesional que terminó convirtiéndole en una leyenda viva. Innovador, respetado e influyente para una legión de músicos, hasta los de rock. Su concepción musical, cercana a la libertad de expresión africana, llena de creatividad y desbordante talento.
Davis falleció de una combinación de dolencias en 1991 y está enterrado en el Bronx de Nueva York.


Wynton Marsalis


























Wynton Learson Marsalis es uno de los más señalados trompetistas del jazz moderno. Además, es un virtuoso en el terreno de la música clásica donde, por ejemplo, ha realizado versiones del Concierto para Trompeta de Haydn, absolutamente antológicas. Actualmente, dirige el departamento de Jazz del Lincoln Center de Nueva York.

Marsalis, por si fuera poco, es un fantástico compositor y un gran teórico del jazz, género cuya historia ha estudiado a fondo. Su apabullante personalidad le ha proporcionado numerosos premios entre los cuales se encuentra el Pulitzer de música, la primera vez que se ha concedido a un músico de jazz.

De su aprendizaje con el grupo de Art Blakey, consiguió Marsalis su incomparable dominio del instrumento, su manejo del grupo y la impresionante intensidad de sus interpretaciones. A partir de 1981, Marsalis tocó con todos los grandes: Herbie Hancock, Sarah Vaughan, Dizzy Gillespie, Harry Edison, Clark Terry, Sonny Rollins y otras leyendas de las cuales obtuvo siempre un reconocimiento de su talento singular el mismo que, más tarde, ha sabido transmitir a toda una nueva generación de músicos.

La gigantesca figura de Marsalis es el cúlmen de la trompeta de jazz en nuestros días.

12 comentarios:

  1. Vaya! Otra cosa en la coincidimos. Yo también soy aficionado al Jazz, aunque reconozco que ultimamente lo tengo un poco olvidado a favor de otros estilos musicales. Un abrazo y nos vemos el sábado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho Jose Manuel. Nos vemos pronto, un abrazo

      Eliminar
  2. Rompamos una lanza por la música de calidad, donde la profundidad y el virtuosismo son elementos primordiales. Aunque no llegue a las masas es un millón de veces preferible a la música "basura" de usar y tirar que se consume actualmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo estar más de acuerdo, Alfonso. Te guste o no el jazz o la música clásica, cualquiera de ellas se basa en algunas cualidades de composición e interpretación que todo buen aficionado a la música sabe apreciar, Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. De momento el jazz puro me resulta bastante arduo. Estoy probando con fusiones de más fácil digestión, todo se andará....

      Te dejo un enlace a la actuación de "The Aristocrats" en el festival de jazz de Frankfurt en 2012, esto es más accesible para mí, y no dejan de ser músicos de una calidad y virtuosismo innegable.

      https://www.youtube.com/watch?v=I6Z51sy9feE

      Eliminar
    3. Gracias por el enlace Alfonso; conozco a los Aristocrats aunque, a mi manera de ver, tienen más raíces en el rock progresivo que en el jazz, si bien su estilo es una mezcla muy creativa de diversas tendencias. Son, desde luego, grandes instrumentistas.

      Eliminar
  3. No conozco a "The Aristocrats". A ver si le echo un vistazo al video

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son un grupo de fusión jazz-rock. Utilizan una combinación de instrumentos propia del rock clásico: batería, bajo y guitarra. Supongo que un purista del jazz pensará que son una abominación, pero sirven para que gente como yo pueda acercarse a ese tipo de música sin morir en el intento xD

      Eliminar
  4. Por cierto, Pedro. Comentaste que, con motivo del Pen Show, estarías este sábado sobre las 12 en una cafetería de la zona. ¿Podrías dar alguna pista sobre esa cafetería (parte de que es low-cost)? Es que los que no te conocemos personalmente lo tenemos chungo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se llama Mercado Provenzal, Jose Manuel. Allí estaremos sobre las 12 así que espero verte pronto. No será difícil identificarme. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Descubrí el jazz tarde . Leyendo a Murakami tuve curiosidad y me entusiasme cuando escuché por primera vez The Star Crossed Lovers. Desde ahí todo fue indagar, escuchar y disfrutar. Y hoy me entusiasmo de nuevo cuando en un blog de estilográficas, otra gran pasión, contemplo un espacio sobre jazz. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario Miguel. Un abrazo

      Eliminar