Páginas vistas en total

domingo, 21 de febrero de 2016

Ajustes en una pluma (Capítulo 2): El conjunto plumín-alimentador

El conjunto plumín-alimentador es el corazón de una estilográfica porque determina la funcionalidad de casi toda ella. Por muy bien que funcione el sistema de llenado, por ejemplo, la calidad de la escritura y el flujo dependen de las piezas que están en la boquilla y que son las que determinarán la mayor o menor intensidad del flujo, la suavidad del punto y la alimentación constante.

No pretendo aquí hacer un estudio acabado de los múltiples ajustes que se pueden hacer en el conjunto y tampoco ofrecer un manual de reparaciones que excedería con mucho del concepto de ajuste. Se trata, más bien, de dar algunos consejos básicos sobre cómo ajustar adecuadamente estos elementos para conseguir, si no hay nada extraño ni nos encontramos ante una avería, un buen desempeño.


En ausencia, pues, de averías o roturas, hay cinco cosas que, como mínimo, puede ser necesario ajustar para conseguir un óptimo resultado.

ADVERTENCIA PREVIA: Las operaciones que vamos a describir no siempre son necesarias. Sólo en el caso de que algo no funcione adecuadamente y podamos identificar correctamente que se trata de un problema con el conjunto plumín/alimentador. Por tanto, lo primero que hay que hacer es:


1.- Probar la pluma:

Ya sé que estamos ansiosos, pero para identificar un problema hay que probar la pluma con sumo cuidado. Antes de nada, es aconsejable limpiarla bien, para lo cual llenaremos y vaciaremos varias veces el depósito con agua y unas gotas de lavavajillas. Si vamos a utilizar cartuchos, es aconsejable sumergir la boquilla en dicha solución un buen rato.

A continuación,  cargaremos con tinta y comprobaremos que el sistema de alimentación funciona bien, que la tinta llega al depósito y que ésta fluye adecuadamente. Si no es así, puede haber un  problema en el sistema de carga.

Accionando varias veces el sistema de carga,  nos aseguraremos de que la tinta fluye y llega hasta el plumín /alimentador. La pluma debe escribir sin presión alguna. Si algo no va bien, la pluma no arranca a la primera, el trazo se seca o interrumpe, o, por el contrario, pierde demasiada tinta, hemos de pasar a los ajustes siguientes.

2.- Alineación del conjunto plumín/alimentador

Es posible que la boquilla, el alimentador y/o el plumín no estén correctamente alineados.  Las modernas boquillas tienen guías para que la inserción del conjunto se haga siempre en una misma posición. Cuando se extraen el plumín y el alimentador, hay que volver a montarlos asegurándose de que siguen dichas guías. Si no hay, el conjunto puede ser colocado libremente en la boquilla, solo hay que asegurarse de que está bien alineado por sí mismo.


Mal alineado.


Bien alineado.

El corte del plumín, es decir, el hueco que separa los gavilanes, es una hendidura que debe estar siempre alineada con el canal superior longitudinal del alimentador. Esto se puede comprobar -sin desmontar el conjunto- si, con la ayuda de una lupa, vemos el canal del alimentador en el centro del agujero de ventilación. Si no se ve o no está centrado, debemos girar el alimentador sobre su eje hasta que corte y canal coincidan.


El plumín y el alimentador deben estar correctamente alineados también a lo largo. Muchos alimentadores modernos tienen guías o topes para que el plumín siempre esté bien colocado. De lo contrario, hay que asegurarse de que el alimentador no se introduce demasiado en la boquilla porque la tinta no llegará a la punta.


Demasiado retrasado.

Por el contrario, si el alimentador está excesivamente fuera, la tinta rebosará sin control.


Demasiado adelantado.

Lo correcto es que los hombros del alimentador coincidan con los del plumín.


3.- Alineación de los gavilanes del plumín.

Suele ser un problema recurrente porque los gavilanes se pueden mover por infinidad de causas. Afortunadamente, el problema es de fácil solución salvo pocas excepciones.

Los gavilanes deben estar perfectamente alineados.  Si no lo están, lo mejor es desmontar el conjunto y trabajar solo con el plumín y ayudarse con una lupa. Si alguno está más alto que otro, hay que alinearnos con la única ayuda de las manos. Se agarra el que está fuera de ángulo y se empuja suavemente hacia abajo hasta que se iguale con el otro. Muy poco a poco y sin forzar nada, llegará un momento en que la lupa permitirá saber que están alineados. Si el plumín desafinado es porque está muy desviado hacia abajo, la solución es hacer fuerza hasta arriba y que coincida con el otro. Hay que prestar atención para que el plumín no pierda su rectitud pues podría luego no hacer contacto con el alimentador.


Las comprobaciones de alineación se hacen colocando el plumín frente a nuestros ojos. Eso permitirá apreciar si el iridio está perfectamente en línea.


4.- Contacto

El alimentador y el plumín deben estar perfectamente en contacto; en caso contrario, la tinta no llegará a la punta y la pluma no escribirá. Es preciso, entonces, ajustar el alimentador cosa más fácil de hacer si es de buena calidad y de ebonita porque eso significa que será más flexible. Hay que introducir el alimentador en agua caliente, no hirviendo, pero sí casi a punto, durante 10 segundos y, a continuación, extraerlo y colocarlo sobre el plumín apretando fuertemente para que adopte su forma. Se comprueba el resultado y, si no ha sido suficiente, se repite el proceso que, bueno es advertirlo, siempre es reversible en el caso de la ebonita; en los demás plásticos, no tan fácilmente. Al final, una hoja de papel no debe poder entrar entre ambos elementos.


No hay contacto: no habrá flujo de tinta.


Buen contacto: Np habrá problemas de flujo

5.- incremento o disminución del flujo

Pese a estar todo bien, es posible que la pluma tenga un flujo pobre y eso se debe a la separación de los gavilanes que, probablemente, estén demasiado apretados entre sí. Esto se soluciona de varias maneras, la más sencilla es apretar suavemente el plumín, apoyado desde arriba por un dedo,  contra el papel, provocando que los gavilanes se abran un poco. Si mantenemos esa posición por un breve espacio de tiempo, conseguiremos aumentar el ángulo y, por tanto, la abertura de los gavilanes. Hay que tener cuidado porque si nos excedemos, la punta de la pluma hará demasiado ángulo con los hombros y no será estético.

Otro método para incrementar el flujo es introducir un  negativo fotográfico, una galga muy fina, una cuchilla de afeitar o una lámina metálica entre los gavilanes y moverla arriba y abajo para conseguir una mayor separación entre ellos y desgastar levemente las paredes interiores.  Con ello se consigue mejorar el flujo. Hay que actuar siempre con sumo cuidado.

Un tercer sistema para aumentar el flujo, bastante más agresivo, consiste en desmontar el alimentador y ampliar su canal principal con la ayuda de un cúter. Es una operación muy delicada que, si acaba mal, no tiene solución salvo cambiar de alimentación. Pero sí se puede practicar con modelos chinos de poco precio para ir adquiriendo experiencia.

En cuanto a la reducción de flujo, puede conseguirse apretando someramente los gavilanes el uno contra el otro para reducir su apertura. También es necesaria alguna experiencia para realizar esto. Otras medidas pueden ser elevar algo el alimentado con relación al plumín o, en algunos casos, cambiar el alimentador por otro menos poroso o menos generoso en la entrega de tinta.


Con estas breves notas, espero haber dado algunas pistas para ajustar nuestras plumas. Actuemos siempre con sumo cuidado y sin forzar nada. En todo caso, habremos aprendido a conocer mejor nuestras estilográficas y a entender cuáles pueden ser los problemas de ajuste que las aquejan.

En una próxima entrega, trataremos del suavizado de los puntos de iridio.


13 comentarios:

  1. Llevo tiempo siguendo tu blog. Gracias por compartir tus conocimentos y experiencia.
    Yo siempre he escrito con pluma, pero de las de plumín de acero, y ahora que me lo puedo permitir, me he comprado una Pelikan m800. Pero, la noto más torpe en el flujo de tinta, fallan algunos trazos, no me atrevo a poner en práctica tus consejos con los plumines, ¿es normal lo que le pasa?¿por ser tan cara necesita un rodaje?¿A la hora de escribir merece la pena?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario,amigo. Me extraña lo de la Pelikan pero todo es posible. Si está en garantía, lo mejor es llevarla al distribuidor para que te la examinen. Así no corres riesgos ni invalidas la garantía. Lo del "rodaje" no es en absoluto necesario. La 800 debe escribir perfectamente desde el primer momento. No obstante, te recomiendo que la sometas a una buena limpieza; lavavajillas y agua; remójala bien durante toda la noche y vacíala por la mañana. Luego la cargas con una tinta fluida, Warterman o Diamine en tonos azules y comprueba el resultado. Si no ha mejorado, recurre al distribuidor. Un saludo muy cordial

      Eliminar
  2. Le saco la tinta, la enjuago y la introduzco entera en agua con lavavajillas toda la noche¿?, cargada con lavavajillas¿?
    Pelikan aconseja sólo lavarla con agua, ¿esto es normal, que nos compremos un Mercedes y nos lo den sucio y con barro?¿Por qué no le hacen una puesta a punto antes de vender una pieza de más de 400€?
    Lo siento,es una pataleta ante lo irracional e ilógico.
    Gracias por todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que, desgraciadamente, las plumas no son artículos de alta rotación. A saber cuántos años hace que salió de fábrica esa Pelikan que has comprado, y cuanto tiempo ha estado destapada en un expositor.

      Eliminar
    2. Debes cargarla con agua a la que hayas añadido unas gotas de lavavajillas, no toda con lavavajillas. En cuanto al estado actual, como te ha dicho Alfonso, es muy posible que en el camino desde la fábrica hasta tus manos, la pluma haya pasado por diversas vicisitudes. En cualquier caso, es relativamente normal que las plumas nuevas conserven restos de aceite de pulido y acabado en el mecanismo de alimentación y de ahí la conveniencia de lavarlas concienzudamente antes. Un saludo muy cordial

      Eliminar
  3. Bueno, Pedro gracias. Creo que nuestro amigo anónimo ha tenido mala suerte, ya que las Pelikan raramente falla. Sin embargo, como dice Pedro lavarla no esta de mas, yo eso si, nunca uso detergentes, solo agua.
    Me llama la atención el paralelismo de esta conversación entre temas de Pelikan y Tintas fluidas como Diamine y Watermam. Ambas tintas son las recomendadas por R.Binder en las plumas a pistón que usas el cuerpo como deposito (ya que no provocan manchas en el mismo). Y me permito contar una anécdota que tuve al probar un nuevo plumín para mi M-800 antes de comprarlo. La boca del botellin pequeño de tinta Diamine es casi del mismo tamaño de la boquilla de la M-800 y al colocarle tinta a mi M-800, pequeñas gotitas de Diamine Teal, saltaron sobre el cuerpo de la pluma provocando manchas que no se removieron con papel secante, ni con agua. Pues buen viaje a Venezuela desde España unos 4 días después del incidente y no volví a ver la pluma hasta 10 días del incidente. Sorpresa!!!, ni rastros de tinta, nada, ni una mancha. Entre el dueño de la tienda y yo comenzamos a llamar la resina de las Pelikan: "Resina Mágica", pero la verdad es que después me documente con R.Binder y descubrí que no se trato de una propiedad de la pluma, sino de la tinta. En esa consulta también me entere que las tintas de la Americana Noodler´s, están contraindicadas en esas plumas que tienen ventana, ya que irremediablemente las mancha.
    Lo comparto por si les ocurre y para que escojan bien la tinta en cada pluma.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias como siempre por tus interesantes comentarios y experiencias, amigo Leonardo. En efecto, la ligereza de estas tintas es la que las hace muy aconsejables para plumas delicadas o con problemas de flujo.Por contra, las Noodle's son tintas muy arriesgadas. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  4. Gracias a todos por vuestras aportaciones.
    Al distribuidor se la he llevado, y sorpresa, amabilísimo la ha probado, ha llamado a Pelikan y en menos que canta un gallo, problema resuelto, me mandan otra pieza.
    Esperemos que ésta vaya bien, de todas formas trato excelente tanto por parte de Pelikan como del distribuidor.
    Por otra parte me han comentado que es posible que los gavilanes del plumín necesiten cierta adaptación al ser nuevos, vamos un cierto tiempo escribiendo.
    Reitero gracias a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que el problema se haya solucionado pero que no te confundan. Los gavilanes deben venir bien ajustados de fábrica. Si no lo están, se trata de un defecto, no de algo que se arregle con el tiempo. Un saludo muy cordial

      Eliminar
  5. Me encanta esta entrada Pedro.Creo que es imprescindible conocer todos estos ajustes básicos para cualquier aficionado serio,consejos todos utilísimos para poner a punto una estilográfica desajustada.!Cuantas plumas olvidadas en un cajón!simplemente por no tener conocimiento de estos retoques.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches. Hace tiempo que leo el blog es excelente. Como me gusta corregir las plumas que no escriben correctamente este artìculo es de mucha ayuda. Excelente. Un saludo desde Argentina. Claudio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, amigo Claudio, y por tu generosidad. un fuerte abrazo para tí y para mi siempre querida Argentina.

      Eliminar