Páginas vistas en total

jueves, 23 de junio de 2016

Ilustres desaparecidas: 15 marcas históricas.

Me propongo hoy hacer honorable mención a algunas de las grandes marcas desaparecidas. No están, desde luego, todas las que son, porque hay infinidad de ellas que han engrosado la lista de las bajas industriales, pero sí, en cambio, recordar algunas de las más grandes, o de las más recordadas, por su trayectoria o por la importancia y entidad de su producción. Todas forman parte de la historia de la estilográfica y todas son echadas de menos.


1.- Leboeuf


(foto:David I. The Pen Board)

Se dice que las plumas Leboeuf, la famosa empresa de Massachussets que comenzó a producir durante los primeros años del pasado siglo, fueron las primeras en utilizar el celuloide en lugar de la ebonita. El asombroso colorido de su catálogo, el impresionante tamaño de sus piezas y la belleza de sus creaciones únicas, la hicieron famosa. Su sistema de carga sleeve filler fue también una novedad y un verdadero precursor. Después de poner en el mercado grandes creaciones que hoy son frenéticamente buscadas por los coleccionistas, desapareció rápidamente en los años 30.

2.- Conway Stewart


(foto: Conway Stewart)

La célebre casa inglesa tuvo una edad de oro desde 1905, en que nació, hasta 1975 en que desapareció como consecuencia del éxito del bolígrafo a partir de mediados de los años 60. Volvió a la vida en 1998 con un catálogo que recreaba algunos de los viejos éxitos de la marca y una línea de lujo y series limitadas de enorme calidad y gran belleza. Lamentablemente, la crisis de la primera década del siglo XXI la obligó a cerrar de nuevo en 2014.

3.- Omas


(Armando Simoni; foto: Omas)

La desaparición de la vieja marca italiana ha sido uno de los golpes más duros que ha sufrido el mundo estilófilo en años. Las creaciones de Omas han sido dignas de las mejores colecciones del mundo y alguno de sus modelos ha hecho verdadera historia. La belleza de sus trabajos en celuloide, sigue sin parangón y la originalidad de modelos, como el 360, la colocaron en un pedestal para los aficionados. Pero los costos de producción y la crisis de los últimos años, ha conseguido hacer desaparecer a esta legendaria marca cuyo hueco será muy difícil de cubrir,

4.- Matador


(foto: Greehorn FPN)

Estas plumas alemanas de tan ibérico nombre, comenzaron a fabricarse nada menos que en 1895 en Renania y continuaron en el mercado hasta 1949. Fueron plumas con una relación calidad/precio extraordinaria y no menos belleza, con interesantísimos modelos en celuloide. Los modelos de las décadas de los años 20 y 30 del pasado siglo, consiguieron colocar a la marca en un primer lugar en la historia de la estilográfica. La dura postguerra acabó con ella, pero los ejemplares subsistentes han ido adquiriendo, con el tiempo, un merecido renombre que las ha aupado, de nuevo, a las primeras posiciones entre las preferencias de los aficionados.

5.- Wearever


(Foto AKM Adam; Flickr)

Esta empresa norteamericana produjo estilográficas baratas en cantidades ingentes. Llegó a ser el primer fabricante mundial por numero de ejemplares.Su calidad no era muy elevada, pero siempre fueron plumas muy atractivas, con modelos en celuloide y resinas de gran belleza. Las Wearever son plumas de gran desempeño aunque uno de sus puntos débiles estaba en los chapados, que no eran de buena calidad y desaparecían pronto con el uso. Sus mejores modelos, la Deluxe 100, la Pagemaker o la  Zenith, fabricadas en preciosos celuloides, se han revalorizado con el tiempo.

6.- Morrisson


(foto: Nemo, Badger &Blade)



(foto: QM2, FPN)

La neoyorquina Morrisson no es una marca muy popular, pero sus producciones pronto alcanzaron fama por su calidad y su belleza. Durante los años 20 del pasado siglo produjo espléndidas plumas de ebonita con overlay de plata. Pasado el tiempo, alguno de sus modelos más conocidos, como la Patriot, dedicada a las diferentes armas del Ejército estadounidense, alcanzaron  enorme fama en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial y dieron lugar a singulares versiones de lujo. Tuvo problemas legales por competencia desleal y acabó desapareciendo a finales de los años 60 del pasado siglo.


7.- Rotring



(fotos: Rotring)

Rotring ha producido algunas de las plumas más extrañas del mercado pero también otras de enorme calidad e incontestable originalidad. Hoy, finalizada su producción de estilográficas, se ha convertido en una marca muy apreciada entre los coleccionistas. Hay muchas plumas en el mercado que le deben muchos de sus principios estéticos y no pocas que se han fijado en algunas de sus soluciones técnicas. Salvo una, quizá, excesiva tendencia al uso del metal, siguen siendo plumas extraordinarias.

8.- Inoxcrom



El hundimiento de la famosísima marca española supuso, en su momento, una pérdida irreparable. Inoxcrom había conseguido convertirse en la única representante de nuestro país en el mundo, con una distribución modélica que llegaba a todas partes y que competía de igual a igual con alguna de las grandes. Su calidad siempre fue excepcional aunque su catálogo casi nunca pasó de una prudente gama media-baja. Al final, intentó defenderse con los bolígrafos de publicidad pero sus puertas cerraron para dar paso a un conflicto residual entre sus dos marcas herederas que, lamentablemente, nada tienen que ver con el original.

9.- Reform



(foto: rakuten)

La alemana Kaweco quebró en 1929 y parte de sus trabajadores fundaron otra sociedad para aprovechar su experiencia. Este fue el nacimiento de Reform, una empresa que produjo millones de estilográficas de gama asequible hasta que cerró definitivamente en el año 2003. Las plumas Reform pertenecen a la gama baja pero son plumas de gran calidad y buenas soluciones técnicas. Su precio es, aún hoy, una auténtica ganga para los coleccionista que pueden encontrarlas sin usar casi en cualquier parte. Aunque la empresa fabricó varias plumas, la 1745 se ha convertido en un verdadero icono.

10.- Wahl-Eversharp



(foto:Denis B, FPN)

Esta empresa fue creada en 1905 en Illinois (USA). A finales de los años 20, tras haber adquirido otras empresas como Eversharp y Boston Safety Pen Co, se había convertido en uno de los líderes del mercado con productos de tantísima calidad y belleza como la legendaria Doric, un auténtico obra maestra y la primera pluma facetada de la historia. Años más tarde, su modelo Skyline volvió a colocarla entre los "cuatro grandes". Tras algunos fracasos posteriores, acabó siendo comprada por Parker en 1957

11.- Osmiroid



(foto: goodwriterspen)


(foto: eBay)

La entrañable marca inglesa fue fundada nada menos que en 1824 para fabricar plumillas de metal. Más tarde comenzó a fabricar estilográficas y sus modelos, baratos pero muy funcionales,  pronto adquirieron fama por su calidad y  buenos precios que rivalizaban con Easterbrook, su gran rival norteamericana.  Una de las señas de identidad de Osmiroid era que sus plumines eran desmontables e intercambiables, incluso con los de la citada Esterbrook. Cerró en 1991 y su nombre fue adquirido por una empresa china.


12.- Alba


(foto: Fabrizio Falchi)

No se sabe muy bien el origen de esta empresa italiana aunque se suele decir que fue fundada por trabajadores que habían prestado antes sus servicios para Aurora. Hay, en efecto, algunas similitudes entre ambos fabricantes pero la originalidad y belleza de las Alba de celuloide (también denominadas Alba Torino) hicieron famosa a la marca durante los años 40 y 50 del pasado siglo. Tras una desaparición casi tan fulgurante como su nacimiento, las Alba Torino se han convertido en deseadas piezas de coleccionista.

13.- Mabie Todd




Fue una marca neoyorquina fundada en 1860 que produjo extraordinarias estilográficas durante los finales del siglo XIX y principios del XX. El bellísimo modelo Swan se convirtió pronto en una leyenda y permitió a la casa abrir una sucursal en el Reino Unido que produjo modelos famosos como la Blackbird y la Swallow. A mediados de los años 40, la casa matriz cerró después de haber rebajado sus estándares de calidad de manera apreciable. La sucursal inglesa consiguió mantenerse en funcionamiento con gran éxito hasta los años 50 en que cerró sus puertas para siempre.


(fotos: Penhero)




14.- Stypen 



Stypen fue una marca francesa que fabricaba plumas baratas pero muy originales y avanzadas para su época. Uno de sus modelos más conocidos es una simpática estilográfica de bolsillo con el plumín retráctil llamada Up! que se vendía a bajo precio y que estaba construida con materiales baratos. Resultaba muy práctica y de funcionamiento impecable. También fabricó otros modelos asequibles de diseño avanzado y la colección Harley Davidson.  En 2004 fue adquirida por BIC


15.- Geha




(fotos: eBay)

Geha fue otra vieja marca alemana fundada en 1918 en Hannover. Su producción se orientó, casi siempre, hacia el sector económico aunque sus plumas siempre gozaron de una gran calidad. Tras la guerra, sus instalaciones fueron ocupadas por los británicos que no se las devolvieron hasta 1949. En 1960 la empresa alcanzó su apogeo para ir languideciendo, como muchos otros fabricantes, hasta su compra final por parte de Pelikan en los años 80 del pasado siglo. Las Geha son plumas baratas pero con una relación calidad/precio enormemente favorable y algunos de sus modelos, como la 722, se han convertido en clásicos de la gama asequible.

Hubo, como hemos dicho, muchísimas otras marcas que nacieron, crecieron y acabaron desapareciendo entre el polvo de la historia pero no de la memoria de los aficionados que conservamos sus imágenes, su recuerdo y muchas de sus produccciones que resisten, orgullosas y dispuestas, el paso del tiempo.

19 comentarios:

  1. Es una verdadera pena, pero así es el mundo: adaptarse o desaparecer. Ha ocurrido (y seguirá ocurriendo) en el ámbito de la estilográfica, pero también en cualquier otro: motociclismo, automovilismo, aparatos de TV o radio, incluso en los más recientes, como la informática o la telefonía móvil. Un saludo para tí, Pedro, y para todos los lectores. Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, y así se escribe la historia, entre la memoria y el olvido.
    Una sorpresa: la Matador de la ilustración exhibe idéntico clip a la Sama de los años treinta que heredé de mi padre, con su cabeza de serpiente aunque con sus respectivos letreros en relieve. ¿Alguna relación entre ellas?¿Quizá tenga que ver con el nombre tan resonantemente Hispano de la alemana?
    Gracias por tan sugerente apunte.

    ResponderEliminar
  3. Interesante artículo, como todos los tuyos. No vengo a aportar nada al tema: sólo para decirte que leerte es un placer, ojalá que sigas con esta pasión, y la compartas con nosotros tus lectores, por mucho tiempo.
    Recibe un cordial saludo desde Galicia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo como Juan Carlos, agradecerte el cariño con el que relatas todos tus post, sigo el blog desde hace poco pero me he leído muchos de tus artículos y son excelentes.

      En cuanto al tema del post de hoy... pues es una pena que muchas marcas hayan desaparecido, pero pasa en todos los sectores. Seguirán cerrando marcas, pero otras nuevas vendrán que nos sorprenderán por su personalidad o por su forma de hacer las cosas.

      Eliminar
  4. Estimado Pedro,
    A veces la desaparición de una marca genera la leyenda.
    Da pena, pero es así. De las citadas solo poseo dos marcas. Rotring e Inoxcrom.
    De hecho el mes pasado tuve que enterrar una Rotring renaissance (que se convertirá en eyedropper) y sinceramente me apenó tener que enterrar el sistema de émbolo por una fisura en el barril (es habitual). Las inoxcrom........ el inlaid de las 77 gruesas es de lo más bello. No desmerece a las madre sheaffer......... ojalá me dure muchos años.
    Del resto qui lo sá si alguna vez llegarán a mis manos. (Yo no las busco activamente) Si llelgan las recibiré, bienvenidas sean.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Moli, por tus comentarios sobre estas marcas inolvidables. Lamento saber lo de la Renaissance, una pluma clásica de gran calidad y elegancia. Espero que la puedas reconvertir exitosamente. un saludo muy cordial.

      Eliminar
  5. Siempre da pena que una marca desaparezca, pero supongo que para los aficionados siempre estarán ahí :)

    De las que nombras, tengo Omas, Matador, Rotring, Reform, Geha, Inoxcrom, Whal-Eversharp y Swan Mabbie Todd. La verdad es que estoy muy contenta, porque tengo una muestra de cada una de esas, aunque la mayoría sean humildes :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes una buena colección, querida amiga. Para mí, las plumas humildes son tan entrañables, si no más, que las ediciones limitadas. Es un placer verte por aquí. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Pedro.
    Antes que nada felicitarte por este maravilloso blog.
    Tengo una duda: En Argentina hay algunas Eversharp ochentosas que fabricaba la filial de Parker. ¿ Qué legitimidad hay en esa fabricación ?
    Y otra cuestión: En Argentina - tierra pródiga en cruces y arrimes - las 303 las fabricaba Silvapen y no Sheaffer....
    Cosas que pasaban....

    Un abrazo. Tu fiel admiradora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Gabriela. Es un placer saludarte. La historia de Eversharp-Parker en Argentina es de gran interés y deriva de la compra de las patentes de Biro. Quizá esto merecería una entrada propia que en cuanto tenga ocasión, retomaré gracias a tu sugerencia. De momento, te diré que aquella empresa fue totalmente legítima.
      En cuanto a las Sylvapen, te diré que ignoraba que hubiera una relación con las Sheaffer; de hecho, había oído que el diseño de las entrañables y argentinísimas 303 era del padre de Mario Pergolini.
      Un fuerte abrazo, extensivo a todo tu maravilloso país.

      Eliminar
    2. Muchas gracias Pedro.
      Primero agradecer los datos aportados sobre las increíbles 303 que han acompañado mi infancia. Desconocía que las fabricaba el padre de Pergolini.
      Y segundo.... Sylvapen está comercializando en Argentina una fantástica pluma escolar con una performance espectacular. la descubrí gracias a Lautaro Correa... que sigue como siempre investigando, buceando, curioseando. No nos vemos seguido pero cuando acontece nuestro tema son las plumas y los relojes - dos aficiones que nos unen -.
      Aparte deseo comentarte que ¡¡¡ tengo una Stypen !!! Y es cómo decís.... ¡¡¡ maravillosa !!! la Stypen que poseo tiene la Marca Creeks - los comercios franceses... -.

      Un abrazo y muchas gracias.
      Mi alma sonríe con tu blog

      Eliminar
    3. Gracias a ti, Gabriela; es un placer contar contigo

      Eliminar
  7. Impresionante, como siempre. Yo echo de menos la británica burnham, plumas de gran calidad y muy clásicas en su diseño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosas plumas, en efecto. Gracias por tu comentario. Miguel. UN saludo muy cordial

      Eliminar
  8. Gracias Pedro esta entrada no sólo confirma tus extensos conocimientos,mismo que deja claro que eres capaz de crear tendencia, ya que a muchos de los que hemos leído tus entradas con interés nos gustaría aunque sea ver de cerca una de estas bellas Estilograficas. Es esta entrada, todas las plumas tienen por lo menos dos cosas en común: son hermosas y estan desaparecidas, será que la estética y el buen gusto está destinado a extinguirse ?. Honestamente creo que no, pero si quieres permanecer en el mercado (es decir vivo), parece inaplazable hacer sacrificios. Hay marcas que han hecho con éxito el swich para sobrevivir, es el caso de Parker, que para los efectos de los coleccionistas románticos es una "desaparecida", pero acapara más de 30% de las ventas en China (nada despreciable), a costa de haber sacrificado su calidad y sentido estético-funcional de otrora. A veces más vale irse con honor que permanecer sin dignidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, querido Leonardo. Concedámonos que hay plumas bellas que no han desaparecido aunque es cierto que hay un cierto "ciclo" en cada modelo que sale al mercado: nacen, están en el catálogo hasta un cierto momento y luego desaparecen. Creo que es algo natural al sistema.Lo bueno es que mientras haya ejemplares, siempre quedará la memoria. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  9. De las marcas desaparecidas tengo Stypen e Inoxcrom, vuestra información me servirá cuando vaya a alguna feria de las pulgas (artículos usados) y vea un ejemplar en buen estado y precio, me encantan las lapiceras fuentes desde adolescente en que empecé con una Parker Jotter (hasta que se rompió el anillo), pasando por la targa de sheaffer, la lamy safari, poseyendo algunas con pluma de oro como la Pelikan M800 y la Cross century classic, aunque indudablemente las clásicas que has mostrado en este blog son las mas interesantes unido a uno que otro modelo moderno, y siempre teniendo presente que aparte de la estética la funcionalidad es primordial, asi como la durabilidad del instrumento, y obviamente que con el precio nos den lo que prometen y no menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, amigo Horacio y por compartir tu afición. Recibe un saludo muy cordial

      Eliminar