Páginas vistas en total

lunes, 27 de junio de 2016

Marlen Eclisse: La Excéntrica Genialidad

Como ya sabemos, a principios de los años 80 nació en Campania la firma italiana de escritura Marlen. Era una pequeña empresa familiar que tomó su nombre de la la actriz Marlene Dietrich y, desde el primer momento, puso en el mercado plumas absolutamente singulares, con materiales y sistemas de llenado tradicionales pero, al mismo tiempo, con unos diseños rompedores, basados en paradigmas clásicos revisados y puestos al día con criterios que casi me atrevería a calificar de radicales, especialmente si tenemos en cuenta la fecha en que se pusieron en el mercado.

Esta línea de trabajo fue especialmente evidente durante los primeros años de vida de la marca en los cuales produjo plumas extraordinarias, en muchos casos extrañas, y en otras ocasiones, directamente revolucionarias. Posteriormente, la marca fue derivando hacia el segmento de las ediciones especiales conmemorativas en las que ahora navega de manera un tanto incierta.

Hoy presento uno de los modelos que mejor representa, a mi juicio, los primeros y genuinos valores de Marlen. Se trata de la Eclisse (Eclipse), una estilográfica que salió al mercado alrededor del año 1.998 y obtuvo la nominación a pluma del año, por su originalidad.


Se trata de una pluma de buen tamaño y grosor, fabricada en resina marmorizada de color azul marino oscuro con líneas blancas y un efecto iridiscente muy atractivo. En su momento era un material novedoso que luego, mucho más adelante, hemos visto en otros modelos, pero que entonces era casi inédito. 



La Eclisse es una pluma de gran tamaño aunque la ligereza de los materiales de los que está compuesta y la ausencia de mecanismos interiores más allá del convertidor, la convierten en un ejemplar ligero. Lo más destacable, en términos estéticos, es su gran anchura pues se trata de un ejemplar de cuerpo amplio y generoso, al que la mano debe agarrar con decisión pero que, como todos los de estas características, resulta muy cómodo al permitir un gran número de presas adaptables a cualquier forma de escritura.



El tema de esta pluma es un eclipse de luna, lo que da lugar a una serie de detalles conceptuales llenos de encanto y originalidad porque casi todo en este modelo se sale de la norma. Para empezar, el sistema de rosca que asegura el capuchón al cuerpo es excéntrico. Esto se consigue haciendo que los huecos de ambos elementos no sean concéntricos al exterior. Aquí puede apreciarse:


De esta manera, al roscar el capuchón sobre el cuerpo, va girando de manera desigual, haciendo una pequeña elipse que simboliza la órbita de un planeta. Aquí puede apreciarse este movimiento en dos posiciones, a la izquierda:



Y a la derecha:



El sistema está perfectamente realizado para que, al ajustarse ambos elementos con el último giro de la rosca, queden perfectamente alineados. Esta curiosísima solución es, en lo que se me alcanza, totalmente original en la historia de la estilográfica y no ha vuelto a repetirse. Por cierto que funciona igual cuando se colocan el capuchón en la parte superior del cuerpo, provista de una rosca al efecto que,como se puede apreciar, tampoco está centrada respecto al eje del elemento.



Otro elemento original es el clip. En lugar del clásico de la marca basado en una columna jónica, aquí se trata de una pieza irregular en forma de tomahawk, íntegramente realizada en plata, y con las inscripciones de las fases de un eclipse. No se hace referencia ni a la marca ni al modelo, lo cual sólo aparece en el extremo inferior del capuchón, sencillamente grabado en la resina.



El capuchón es muy grueso aunque extraordinariamente sobrio de líneas y huérfano de adornos. Toda la pluma transmite un gran sensación de robustez y aplomo, a lo que no solo contribuye su gran tamaño, sino su generosa cintura y el grosor de sus paredes. La estilográfica es muy sólida. 



En el aspecto de la carga se trata de una pluma e cartucho/alimentador, muy sencilla pero eficaz. El alimentador es el de la marca aunque se trata de un modelo universal que puede ser sustituido por cualquier otro.



Otro de los rasgos más característicos de esta soberbia pluma es su pequeña boquilla. En comparación con el resto, se trata de una pieza casi diminuta, que apenas destaca del cuerpo. Es casi lógico teniendo en cuanta que los rasgos más prominentes del diseño son el macizo cuerpo y el originalísimo capuchón. La boquilla queda en un plano muy secundario y se limita a sostener el plumín. Con todo, las líneas del conjunto son muy armónicas permitiendo que el plumín destaque como corresponde una vez retirado el capuchón. También resulta cómoda de utilizar.







El pumín es de buen tamaño, de oro, bitono, con una suavidad extraordinaria y un desempeño intachable. Los plumines Marlen no solían ser grandes pero éste lo es y da como resultado una pieza muy armónica en todas sus dimensiones. La oscuridad de los colores de la resina y la ausencia de otros detalles metálicos aparte del clip, hacen que el plumín destaque de manera sobresaliente cuando se usa la estilográfica.


























El plumín aparece bellamente tallado sin parecer recargado. Buena escritora, de uso cómodo y por exigente, la Marlen llama la atención cuando sale de su estuche o del bolsillo por su dimensiones, su absoluta originalidad y la belleza de sus líneas. Son reclamos infalibles.

La Eclisse no tuvo el éxito que merecía. Se retiró pronto del mercado aunque hubo algunos intentos de la casa por aprovechar el diseño aunque fuera con más sencillez. Así nacieron los modelos Quasar, Milky Way o Sombrero, que eran, en realidad, Eclisses más convencionales, más estrechas, con clip normal y con pistón como sistema de carga. Poco tenía que ver, como se puede apreciar, con el modelo original, y que, por desgracia, tampoco tuvieron mucho recorrido en el mercado.

Esta hermosa pluma sigue siendo un modelo sorprendente y arriesgado, especialmente si tenemos en cuenta el año en que se puso a la venta.  Con el tiempo, se ha convertido en uno de mis modelos más apreciados porque, al igual que ocurre con tantos intentos fallidos, aportó a los aficionados una originalidad y unos rasgos creativos difíciles de ver en el mundo de la estilográfica, muy propensa a los excesos barrocos pero poco dada a verdaderas rupturas estéticas. Rara de ver hoy en día, es una pieza histórica de enorme interés para los coleccionistas.





4 comentarios:

  1. Fantástica pluma. Soy admirador de estas piezas originales, más que eso rompedoras pero que no perdieron el sentido de la belleza y la estética. Agradecido de nuevo Pedro por esta nueva enseñanza. Para mí la boquilla sí que no es del todo armónica pero eso no le resta para nada, más bien le agrega más originalidad. Muy interesante entrada, enriquecedora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, querido Leonardo. Un abrazo

      Eliminar
  2. Buenas tardes, Pedro
    Llegué a tu blog por casualidad bicheando por internet, y por aquí me quedo. ¡Me ha encantado y no puedo parar de leer!
    Soy una aficionada totalmente novata en este mundo pero poco a poco voy aprendiendo gracias a personas como tu que comparten sus conocimientos y que, a pesar de la gran precisión técnica, son fácilmente entendibles.
    Mi afición empezó hará un par de años cuando mi abuelo me regaló por mi licenciatura una Pelikan M800 que entonces no supe apreciar tanto como lo hago ahora.
    A raíz de mi creciente interés me han ido regalando otras por cumpleaños, navidades... una Dupont Line D Duo Tone (que es preciosa pero pesa taaanto!), una graf von Faber Castell, una Visconti... no me puedo quejar, la verdad!!
    Las dudas que tengo son sobre todo porque se me ha antojado darme un capricho (asequible, ya que mi pobre sueldo de momento no da para más) y como te decía he empezado a bichear.
    Mi primera opción es la Kaweko Student, sin embargo me ha descolocado un poco un comentario en la entrada en la que hablas de ella, aunque en general a todo el mundo le encanta.
    Luego he visto una Marlen (no conocía la marca y la verdad es que no consigo encontrar información más que en el sitio que la venden, de ahí que haya llegado hasta aquí). El modelo es Marlen One.
    Finalmente, tengo en mente también la Aurora Style, sin embargo no encuentro tampoco reseñas y comprar por la estética solo no.me convence ya que las uso a diario.

    De nuevo, muchas gracias por este espacio tan entretenido, y espero que puedas ayudarme con las dudas; por supuesto acepto cualquier recomendación en ese rango de precio, fuera de mis opciones.
    Perdona por la parrafada, en un momento te he contado media vida.

    Un saludo y gracias!

    Paloma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Paloma: como el tema que propones es amplísimo, te recomiendo que eches un vistazo a las diversas páginas de recomendaciones que tengo en el blog. Las hay para todos los presupuestos y modelos, aunque yo procuro seleccionar las que me parecen mejores, naturalmente. Revísalas con clama y estoy seguro de que descubrirás modelos muy interesantes que se ajustarán a tus necesidades y gustos. Si quieres algo más concreto, no dudes en escribirme. Un fuerte abrazo

      Eliminar