Páginas vistas en total

jueves, 15 de septiembre de 2016

Jinhao X750 y plumilla Zebra: la flexibilidad a su alcance

Traigo a la consideración de los lectores una operación de bricolaje estilófilo muy en boga últimamente. Visto el moderno gusto, o la moda, por los plumines flexibles y la dificultad en conseguirlos a un precio razonable, muchos aficionados se han dedicado a explorar las posibilidades existente en el mercado y así, han llegado a la solución de combinar una plumilla flexible con una estilográfica china.

La solución es óptima porque, por un lado,  permite probar una plumilla muy flexible  y, por otro, hacerlo a un precio mínimo. Si a ello añadimos la diversión de montar, desmontar y jugar un poco con la mecánica y, sobre todo, el nulo riesgo que todo ello comporta, entenderemos el éxito de esta imaginativa solución cuya autoría no me corresponde.


Para conseguir este instrumento es preciso adquirir dos elementos básicos: una pluma y un plumín.

Comenzaremos por lo segundo. Las conocidas plumillas G de la japonesa Zebra, muy utilizadas en el dibujo de mangas,  son piezas diseñadas para ofrecer una gran variación de trazo gracias a un bien pensado sistema de cortes en el metal.



Se trata de plumillas de acero que suelen venderse en cajitas de 10 a precios muy asequibles. Puede obtenerse por menos de 10 euros el juego, es decir, un euro por unidad.


Las G son plumillas sin iridio, pensadas originariamente para dibujar y para ser usadas con palillero.


Vamos con el segundo elemento: la pluma. Un día, algún curioso aficionado se dio cuenta de que las medidas de la G coincidían casi perfectamente con el generoso alimentador de la Jinhao X750, una conocida pluma china que se vende por apenas 3 euros y que ofrece una magnífica relación calidad/precio.


Es, como era de esperar, una pluma metálica con varias terminaciones y un razonable nivel de acabados.


Lo primero que necesitamos es desmontar el conjunto plumín/alimentador de la Jinhao. Como ya hemos visto en otras ocasiones, se hace asiendo con fuerza el conjunto y tirando hacia fuera. Si es necesario, podemos utilizar una cámara vieja de bicicleta para mejorar el agarre.


Si comparamos el plumín de la Jinhao con la plumilla G veremos que, aunque muy parecidas de medida, son ligeramente diferentes en cuanto a su ángulo de curvatura.


Esto significa que, así como el plumín original se asienta perfectamente en el alimentador...


...la plumilla de Zebra no, lo que hace que se vea un hueco entre el acero y el plástico,


Esto constituye un problema porque, para un funcionamiento perfecto, la plumilla debe quedar totalmente ajustada al diámetro del alimentador. Para conseguirlo, hemos de usar un alicate de boca ancha que, aplicado a la plumilla, nos permitirá achatar sus formas y reducir su curvatura. Con ello conseguiremos que se ajuste al alimentador.


Hay que actuar con cuidado e ir apretando poco a poco, comprobando cada vez con el alimentador, hasta que veamos que la pieza ajusta perfectamente. Hay intervenir sobre toda la parte de la plumilla que está en contacto con el alimentador, no sólo la trasera. En cambio, no se debe actuar sobre la punta, que quedará fuera del mismo.


Cuando hayamos comprobado que la plumilla se ajusta perfectamente al alimentador, habremos concluido con la operación mecánica. Aquí vemos cómo la Zebra se ajusta perfectamente al alimentador.


A continuación, hay que ajustarla. El truco consiste en alinear el hueco existente entre el primero y el segundo de los aletines del alimentador con el primer corte lateral de la plumilla. Así alineadas ambas piezas, el rendimiento será correcto.



La lengua anterior del alimentador debe quedar perfectamente pegada a la plumilla. No debe haber ningún espacio entre ambos.


Ahora, se trata de introducir el conjunto en la boquilla. Para ello, hay que tener en cuenta que el alimentador solo entra en una posición, porque la boquilla tiene un pequeño resulta que impide hacerlo de otra manera.


Podemos ayudarnos con la lámina de caucho para lograr un buen ajuste. Es posible que ambas piezas se muevan durante la operación y no queden alineadas como queda dicho; no hay que desanimarse sino volver a sacar el conjunto y repetir la operación hasta que lo consigamos. Con paciencia, se logra.


Conviene manipular el conjunto con cuidado para no dañar los maletines del alimentador ni la punta de la plumilla.


Una vez terminado el trabajo, podemos comprobar el resultado. La plumilla no deja de ser tal, es decir, que carece de iridio y ofrece una sensación algo ruda, sin la suavidad típica de la estilográfica. Pero sí consigue una gran flexibilidad que se aprovecha mejor, en mi opinión, en el dibujo. Para la escritura, salvo adornos o ciertas manos clásicas, resulta de difícil manejo porque tiende a rascar en cuanto se aparta del ángulo óptimo de ataque.


Si no se aprieta, se consigue una línea extrafina y, a medida que se aprieta se consigue una apreciable variación del trazo.


El flujo de la pluma es correcto y no se interrumpe ni cuando se fuerza la apertura de los gavilanes. Ello indica que el sistema funciona. No obstante, es aconsejable usar tintas muy fluidas.


En resumen, esta operación casera permite disponer un instrumento muy agradable para jugar con la variación del trazo al irrisorio precio de 3 euros. La pluma, por lo demás, resulta muy elegante con el prominente plumín Zebra y, junto con el placer de usarla confiere al usuario, además, una buena experiencia mecánica.


19 comentarios:

  1. Pedro fuerte abrazo. Excelente pasatiempo y grandes satisfacciones dan este tipo de trabajos manuales que ademas poco cuestan. Las JH X750, X250 y X450, tiene "plumines avatar" en varias casas como Conklin y Goulet pen entre otros, pero este ensamble con los Zebra me ha parecido muy interesante, sobre todo por que no se afecta el pecio final. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Leonardo. En efecto, la X750 es objeto de múltiples operaciones de cirugía reparadora. En realidad, podría hacerse con muchas chinas pero el público en general se ha fijado en ella y aparece por todas partes. Recibe un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Yo lo he hecho con una Jinhao 159 y el resultado es espectacular. Yo recomiendo "pomperizar" el alimentador, es decir, repasar el canal con una cuchilla y así aumentar el flujo, lo que redunda en que podamos escribir más rápido. Este truco se puede usar en cualquier pluma que use plumines nº6 como la legendaria Inoxcrom Sirocco.

    ResponderEliminar
  3. Lo primero darte la enhorabuena por el blog; personalmente es uno de mis favoritos. Lo descubrí no hace mucho y desde entonces ya has hecho que caiga en varias compras (no sé si seguir leyéndote ; ) )
    precisamente he leído este articulo justo cuando estaba haciendo una búsqueda de una flex , hacía tiempo que quería experimentar con una, pero los precios solo para experimentar se elevan un poco.
    He visto también la marca noodlers que por precio, en comparativa la suma de pluma más plumines saldría parecido ¿qué interesaría mas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me permito contestarte sin yo tener, por supuesto, la verdad absoluta sobre el caso.

      Te respondo, por que yo tambien he tenido una dud igual que tu sobre esos modelos. FInalmente los descarté.

      Viendo videos por YouTube, comparaciones y reviews en internet la impresión que dan esas Noodlers es espectacular. Pero su desempeño creo que dista mucho de su apariencia. Hay que ajustarlas una y mil veces y no deben dar buen rendimiento.

      Creo que plumas flex, como tal hay que irse a piezas vintage.

      Este 'mod' de la Jinhao me parece una estupenda elección, es facil, y despues siempre puedes volver al uso normal de la pluma cambiando el plumín.

      Por internet la gente rebaja algo la tinta con agua destilada (ojo, hablan de 4 gotas en un bote entero) para mejorar la fluidez.

      Otra opción, como han comentado es ponperizar el alimentador, lo que pasa que es un 'remedio' irreversible.

      Un saludo, y espero haberte aclarado la duda que en su momento me asaltó a mi.

      Eliminar
    2. Agradeciendo las sensatas palabras de Colonio, confirmo que el desempeño de las Noodler's no es equivalente al de algunas clásicas de referencia. La ventaja de la Jinhao es su mínimo coste que permite, con total seguridad, experimentar con los plumines flexibles. Es conocida mi opinión algo escéptica acerca de ellos, pero como soy consciente de que están de moda, esta solución es una de las mejores para probar. Un cordial saludo

      Eliminar
    3. Hola Francisco. Sólo he probado una Noodlers (una Nib Creaper) y, habiendo probado estilográficas de gama alta, debo decir que, en lo que ha ce estrictamente a desempeño de escritura, me encanta. La construcción es barata y el diseño feo, todo plástico... PERO por menos de 20 euros (creo recordar... 12 libras o algo así pagué) tienes un plumín mucho más flexible que muchos de los que se venden como tales, una estilográfica que carga por pistón -con un funcionamiento decente- y una escritura sorprendentemente suave.

      De hecho me gusta el punto fino para escritura "normal" porque tiene un flujo fantástico y es extremadamente suave. Yo probaría, no tienes mucho que perder y, si te sale un modelo bueno como el mío, vale el doble de lo que cuesta. Eso sí, en general son feas como demonios, y los modelos con celuloide y "diseñito" ya no son tan baratos.

      Por otro lado, son buenas estilográficas para utilizar las preciosas pero "peligrosas" tintas de la misma marca. Tóxicas o no (no tengo elementos de juicio sobre ese debate... salvo lo que apesta alguna de ellas), algunas de ellas dan un sombreado y unas tonalidades increíbles. Una Creaper con Apache Sunset es diversión asegurada.

      Eliminar
    4. En esos rangos de precios, recomiendo las piezas de fountain pen revolution.
      Me quité el gusanillo del flex -coincido completamente en que es una moda- con un modelo triveni con alimentador de ebonita y plumín flex. Me llegó un modelo Jaipur de regalo con flex y alimentador de plástico. Recuerdo que pagué ese rango de precios -sobre 20 euros- y pasé un par de jornadas despanzurrando gavilanes. Regalé una de ellas a un amigo, guardé la otra y seguí escribiendo con puntos redondos y suaves. Es la misma situación que con los plumines itálicos. Pecas, pero no perdura.ndo
      Divertido pasatiempo propones. Algún día me entretengo con una 159 que tengo hacie peso en un estuche.
      Un abrazo

      Eliminar
    5. Es una moda porque es ornamental, nadie escribe así. También ocurre que uno ve vídeos de gente haciendo preciosidades por ahí... y cuando la coges en lugar de eso acabas sacándole pelusas al papel. Yo aún así uso flexibles es mis escritos informales, sobre todo en títulos y demás. Se puede hacer caligrafía moderna jugando con el grosor de los trazos, que queda además preciosa en papeles ligeramente satinados y con tintas poco saturadas, propensas al sombreado. Rhodia o Midori, por ejemplo, con Apache Sunset y plumín flexible, cosa fina.

      Un saludo!

      Eliminar
  4. Estos experimentos son divertiisimos. Yo experimente con una plumilla brause rose, q es muy similar a esta.... El problema de este experimebto es que en un pat de meses la plumilla se exida completamente si dejas tinta en la pluma. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener cuidado, desde luego, aunque no debería oxidarse más que un plumín de acero ordinario. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Hay una versión "Titanio" del Zebra G. ¿Ese también se oxida? Porque el normal se oxida con mirarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia, no conozco la versión en titanio, pero intentare averiguarlo. Un saludo cordial

      Eliminar
  6. Si, existen en titanio, sale la cajita de 10 plumillas unos 20 euros, y en titanio no deberian oxidarse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, deberían ser resistentes. El precio no me parece excesivo, por otro lado. Un saludo

      Eliminar
  7. Tengo esa misma Jinhao y hace tiempo también le hice brico. Le puse un plumín flex de FPR. Encaja perfecto y la estética es buena, pero a pesar de que funciona bien por lo menos a mí, si la dejo dos días se seca y cuesta arrancarla. Tengo otra Jinhao con un plumín fino goulet y esta sí que escribe bien. Pero al final son inventos. Últimamente solo uso la Ohto Tasche, que no se seca ni aunque quieras, no gotea nunca, escribe suave... No sé, adecuada para la vida moderna.

    Saludos, Pedro. Hacía tiempo que no entraba al blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer tenerte por aquí de nuevo, querido Ivan. Te echábamos de menos. Gracias por compartir tu experiencia. un fuerte abrazo, amigo mío.

      Eliminar