Páginas vistas en total

domingo, 4 de septiembre de 2016

Kuretake Cocoiro Zig Pen: La cáscara y la nuez.

Kuretake es un conocido fabricante japonés de instrumentos de escritura y material artístico que nació nada menos que en 1902 en Nara. Desde entonces, ha puesto en el mercado una ingente cantidad de productos a cual más interesante. Actualmente, cuenta con una gran oficina de distribución en Worcester, Reino Unido, pero es en Japón donde, a través de sus tiendas DUO, muestra un impresionante músculo comercial.

(foto: Kuretake)

Kuretake creó el llamado Zig Memory System, una gama entera de productos dedicados al mundo artístico y en la cual se incluyen el dibujo, el diseño y la caligrafía, entre otras actividades. El número de productos que integran este sistema es sencillamente impresionante y va desde pinceles hasta fieltros, pasando por todo tipo de marcadores, instrumentos calibrados y rotuladores para caligrafía. Cuenta con una inmensa cantidad de colores, formas y tamaños. Su mejor destino es el de los llamados scrapbooks o libros de recortes que se han convertido en la gran moda en cuanto a diarios y álbumes de fotografías o recuerdos.

(foto: Kuretake)

Uno de las productos que más me atraen del Zig Memory System es la gama Cocoiro, una combinación de carcasas (o fundas) y recambios que permite numerosas combinaciones con una buena dosis de versatilidad funcional. Se trata, en esencia, de instrumentos de escritura que se introducen en una funda ergonómica para facilitar su uso. Los primeros se denominan recargas pero, en realidad, podrían ser usados por sí mismos, aunque es mucho mejor hacerlo una vez introducidos en las carcasas  ya que éstas son mucho más anchas, cómodas y adaptadas a la mano.


Las carcasas son muy ergnómicas y cómodas de usar. Los colores, realmente hermosos, tienen un acabado mate muy logrado, con apenas una nota de blanco en el clip  y el logotipo negro de la marca en el cuerpo.


Hay tres tipos de recargas: bolígrafo, pincel y rotulador extrafino. Los más interesantes me parecen los dos últimos y, especialmente, el que he denominado rotulador pero es, en realidad, una punta fina semiflexible.


La punta de esta pieza es muy fina y versátil ya que permite un apoyo muy variado sobre el papel. Esto hace que el trazo sea algo irregular y que para exprimir sus posibilidades, haya que girar el instrumento para encontrar el trazo y el flujo más adecuado al gusto del usuario.



Cada recarga viene acompañada de un capuchón transparente. Las carcasas también se comprara vacías, pero hay juegos completos de ambos productos para quien desee tener un instrumento funcional desde el primer momento.


La recarga se coloca a rosca en la carcasa, lo que asegura la firmeza del conjunto. La parte de atrás del cartucho sobresale algo más de un centímetro para que el usuario compruebe el color de la tinta que está usando porque la idea es utilizar a la vez varios de estos instrumentos, combinando colores de tinta y de carcasas.



En mi opinión, esta solución práctica no es lo más afortunado del diseño, porque rompe las logradísimas líneas de la carcasa hasta el punto de parecer que les falta algo. En cualuier caso, no puede dudarse de que es una solución más que original y, sobre todo, enormemente práctica para un diseñador que usa múltiples instrumentos.


El capuchón de la cargas se cierra a presión con un clic audible muy seguro. El cierre es hermético y asegura que la punta no se seque.

En cuanto a la punta, diremos que se trata, como se anticipó, de un rotulador en forma de pincel  extrafino y,  por ello mismo, algo flexible o, más propiamente dicho, elástico. Esto permite una cierta variación en el trazo; no como la de un pincel, desde luego, pero sí apreciable al escribir y más al dibujar. La idea no es nueva y la ha puesto en práctica, entre otros, Tombow con su modelo Fudenosuke, pero los Cocoiro son mucho más atractivos de diseño.


La escritura con este instrumento es algo indefinida. No es posible predecir con exactitud cómo será la siguiente línea porque la elasticidad de la punta hace que sufra pequeñas variaciones cada vez que se acaba un trazo y se comienza otro. Dibujando, la cuestión no es tan llamativa, pero escribiendo, la sensación general es la de que el trazo resulta algo irregular. Si uno gira el instrumento, esta sensación se amplifica. Me da la sensación, aunque no lo he utilizado suficiente para asegurarlo, de que es previsible un relativamente rápido desgaste de la punta.


Los Cocoiro son instrumentos muy bien diseñados y con una estética enormemente atractiva. Tanto la cáscara (las carcasas) como la nuez (sus recambios), están muy bien logrados. Su resultado, para la escritura ordinaria, no es comparable al de una estilográfica. Creo que su campo más favorable es, precisamente, el de los pequeños dibujos, marcas y adornos que se suelen realizar en los scrapbooks. Con todo, una de sus grandes ventajas es su modularidad y la variedad de recargas que pueden encontrarse.



Aun así, su favorable precio de aproximadamente 5 euros el conjunto (2 euros la carcasa y otros tantos cada recambio, más transporte) convierte a este novedoso instrumento en un capricho perfectamente asumible y muy interesante de usar.


14 comentarios:

  1. Aunque sólo guarde relación por la marca diré que hace tiempo que le tengo echado el ojo a los pinceles de esta marca que funcionan con tinta estilográfica, pero sigo indeciso pues ignoro si están pensados para la caligrafía nikon a la antigua usanza. Al menos ahora tengo una referencia de la marca de la cual antes carecía. Una vez más una información gratificante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Evgraf. Un saludo muy cordial

      Eliminar
    2. Disculpa mi ignorancia Evgraf Ismailovich ¿qué es la "caligrafía nikon a la antigua usanza"?
      Saludos

      Eliminar
  2. "Wuao", que cosas tan interesantes nos traes Pedro. Gracias. No tenia ni idea de estos instrumentos de escritura, que por demás me parecen hiper-versátiles, y menos de la marca. Muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mu versátiles, en efecto. La mezcla de carcasas, colores y puntas, multiplica las posibilidades. un abrazo y gracias por tu comentario, amigo mío.

      Eliminar
  3. No hay duda de que el diseño esta pensado en la mesa de trabajo de un dibujante o diseñador. Imagínese esta superficie plagada de varios de estos por allí, y en un vaso repleto de los Cocoiros y empezar a destapar cada uno, para saber de que color se trata. La practicidad del pensamiento japones, no hace concesiones estéticas sobre la necesidad funcional. Pero sin duda choca con la mente llena de "finura" de los estilófilos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Leonardo. Orientados como están al diseño gráfico, la importancia de la identificación y la facilidad de uso son valores esenciales. Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola Pedro gracias por presentarlos, recuerdo haberlos visto por la bahía pero no había entendido el asunto del recambio, ahora si me he encargado un par para probar. ¿Qué tal esa cerveza?
    Saludos
    Martín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Encanto a la cerveza Archa, com casi todas las orientales, muy ligera y refrescante. Una delicia para el calor que hay por aquellos pagos. Un cordial saludo

      Eliminar
  5. Hola Pedro,

    Soy nuevo por aquí y hace poco que te sigo. Muy interesante el análisis, gracias! Hace tiempo que uso un par de modelos Cocoiro, son muy cómodos y desde luego versátiles para escribir en muchas circunstancias: tanto para tomar notas rápidas en una reunión como para escribir más tranquilo, muy prácticos en ambos casos.

    Sólo les pongo una pega, que no es del diseño ni del funcionamiento en si. En mi caso uso varias carcasas con la recarga de tipo pincel, las utilizo regularmente, todas con el mismo tipo de recambio, pero ocurre que algunas puntas son más suaves que otras, o se "ablandan" más con el uso y la escritura cambia bastante, permiten hacer más el juego del pincel y se consigue una escritura que a mi personalmente me gusta mucho, pero con otras recargas, el pincel es más duro y se comportan más como un rotulador de punta fina.

    Por lo demás, un producto perfecto para usar a diario, y con tantos colores en las carcasas, hay para todos los gustos.

    Saludos
    -Ricardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir tu experiencia Ricardo. ¿Estás seguro de que se trata del mismo instrumento? el rotulador de punta fina que es el que yo he reseñado, no es un pincel aunque tiene la forma. Quizá sea ése el problema. Un saludo muy cordial

      Eliminar
    2. Hola Pedro, si, los tres que uso son el modelo Extra Fine Brush, rojo, azul y negro, pero bueno, seguramente el que te comento venía defectuoso o a lo mejor sin querer lo forcé demasiado al principio haciendo pruebas de caligrafía de pincel, a saber!

      En cualquier caso, el producto es estupendo.

      Gracias
      -Ricardo

      Eliminar
  6. Yo tengo uno de esos pero en vez del recambio en punta fina lo tengo con el de pincel aunque es mas difil de manejar hay que tener pulso de medico, tambien hay 3 repuestos disponibles; el de rollerball, pincel y punta fina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, esos son los tres modelos a elegir. Un saludo y gracias por tu comentario, amigo Sakura.

      Eliminar