Páginas vistas en total

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Ajustes en una pluma (Capítulo 3): Como solucionar el problema del "baby bottom"

El llamado baby bottom o culito de bebé, es un fenómeno que se da en plumas en las que la punta de iridio del plumín ha sido excesivamente pulida. Como sabemos, existe un cierto grado de compromiso entre la suavidad de un punto y su eficica. Si la bola de iridio no se pule, es probable que el usuario tenga la sensación de que el plumín rasca, en mayor o menor medida. Por el contrario, si el iridio se pule demasiado, o de manera incorrecta, aparece el fenómeno del baby bottom, en el cual el excesivo redondeado del canal interior de la punta, impide que la tinta haga buen contacto con el papel.

En el siguiente esquema, se representa una punta de iridio apoyada en el papel, visto de frente. La línea naranja es la tinta que, como se puede apreciar, está en contacto con el papel.


En cambio, como podemos ver en el esquema que sigue, el excesivo pulido de los bordes hace que la tinta no llegue a hacer buen contacto con la superficie del papel. En consecuencia,  si la distancia entre la tinta y el papel es excesiva, el papel muy satinado, o la tinta es algo densa o con muchos tensoactivos, se producirán interrupciones del trazo que resultan muy molestas.


El fenómeno del baby bottom se ha multiplicado recientemente, con toda probabilidad a causa del gusto casi universal por los plumines suavísimos. Para eliminar este efecto, no hay más remedio que pulir de nuevo el iridio. Es cierto que se pueden llevar a cabo otros ajustes, incluido un cambio de tinta por otra más fluida, pero el problema persistirá ya que se trata de un defecto físico.

El pulido del iridio es una operación delicada y, por tanto, no la aconsejo a quien no tenga una experiencia mínima. Es mejor, en otro caso, llevar la pluma a un especialista que llevará a cabo el trabajo con seguridad y garantía.

Pero si hay alguien que se atreve, o que le apetece experimentar con alguna pluma de bajo precio, este es el sistema. Quede bien claro que no asumo ninguna responsabilidad por los riesgos derivados de este trabajo que, desde luego, existen.

Lo primero es adquirir unas lijas ultrafinas. Yo uso las Micromesh, que se distribuyen en España y que son de gran calidad. Tiene muchos usos, pero para este trabajo, es conveniente usar las más finas, de 12000, u 8000 para los casos más graves. Es preferible repetir varias veces con la primera antes que excedernos una sola con la segunda.


También necesitaremos una buena lupa.


Prepararemos, además, un vaso de agua.


Usaremos la lija de 12000. Antes de comenzar, lubricaremos la lija con una gota de agua. Esto optimizará su funcionamiento y proporcionará un pulido uniforme de la punta de iridio.


La pluma debe agarrarse como si se fuera a escribir, es decir, que el plumín debe apoyarse en el papel de lija con el mismo ángulo y dirección que usamos cuando escribimos con él.


A continuación, y siempre dentro de la gota de agua, escribimos 10 ochos. No hay que apretar, simplemente escribir como lo haríamos sobre un papel normal.

Seguidamente, escribimos 10 símbolos de infinito, es decir, ochos apiadados. Es como si dibujáramos una flor de cuatro pétalos.


A continuación, utilizamos la lupa para comprobar si se ha producido un ligero desgaste en el iridio. Debemos mirar la punta de frente, para poder apreciar mejor las líneas del iridio.

En todo caso, escribiremos en un papel para comprobar si el problema persiste, ha mejorado, o ha desparecido.

Si persiste, repetimos el proceso entero (diez ochos más y diez infinitos), con cuidado de no apretar; la impaciencia es un gran enemigo de este tipo de trabajos.

Volvemos a comprobar con la lupa y contrastamos si la escritura mejora. Si no lo hace, repetimos una vez más el ciclo.

Cuando veamos que la escritura es correcta y que el trazo ya no se interrumpe, la operación habrá concluido y nos habremos deshecho para siempre del molesto baby bottom.

Vuelvo a llamar la atención a los lectores sobre lo irreversible de este proceso. Si nos excedemos, podemos arruinar el iridio para siempre y el plumín se echará a perder. Recomiendo, además de tener cuidado, experimentar con plumines baratos de acero de los que haya repuestos. 

Espero haber sido útil y haber contribuido a resolver uno de los problemas más frecuentes en las estilográficas modernas.






11 comentarios:

  1. ¡Gran tutorial! amigo Pedro. Una inquietud: ¿El plumín waverly de pilot, al ser más suave que los demás por su inclinación (desconozco si el iridio cambia en este plumín) tiene mayor posibilidad de este problema?
    Dr. Carlos M.E.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los plumines como el Waverly de Pilot, o los viejos Triumph de Sheaffer, no suelen sufrir de este problema porque el ángulo de apoyo sobre el papel es mucho más plano que en un plumín normal. No obstante, si el pulido es exagerado, podría darse. Un cordial saludo Dr.

      Eliminar
  2. Este tema es delicado. Gracias Pedro y debo decir que me llama mucho la atención que pusieras en la imágenes una Twsbi, quizá sea coincidencia, pero hace unas semanas recibí un plumín "B" de recambio, es decir el "conjunto de escritura", que había encargado en Anderson Pen, para reemplazar el "F" con el que vino mi Vac 700 y, oh sorpresa, venia con el "babys bottom sindrome". Entrando en materia quiero decir varias cosas:
    1-La técnica que muestras y la cautela que recomiendas es correctísima, porque algunos recomiendan comenzar con algún micromesh mas grueso e ir bajando al más fino para un adecuado pulido, pero tal y como explicas es mejor ir de lo más fino y solo si después de varios ciclos no se logra mejorar, sería necesario ir a la 8000 por ejemplo. Julia Gusano prefiere que escribas tus letras sobre la lija, sobre todo aquellas letras o palabras en las que casi siempre observas la falla (interesante técnica).
    2- Como en casi todo en la vida, "de un mal diagnostico se hace un mal tratamiento". Y este es un punto muy importante, ya que la mayoría de los sitios especializados explican de que se trata y como tratar el "culo de bebe", pero pocas veces se detienen a definir qué tipo de fallas debe hacer sospechar que existe este problema. Creo, que en este punto estarán muchos de acuerdo en que no todas las fallas son causadas por problemas en la interface papel-plumín. El circuito de la capilaridad se cierra cuando la tinta al fin llega a hacer contacto con la celulosa, pero incluso a pesar de que no exista un espacio excesivo entre el iridio y el papel, pudiera no llegar tinta hasta él, por otras causas que conviene descartar antes de lijar el punto.
    3-La epidemiología en este caso es muy importante. Existen casas que tradicionalmente producen exceso de pulido en los puntos ya que el delicado balance de suavidad/función a veces se rompe a favor de lo primero. Sin ánimo de estigmatizar a ninguna de ellas, lo importante es que usted sepa que si una pluma falla y viene de una de esas casas es probable que se trate de babys bottom. No las mencionare por razones éticas y además porque seguro estoy de que lo hacen tratando de ofrecer la mayor suavidad. Lo que si diré es que es poco probable que esto ocurra viniendo de una estilográfica de alguna casa japonesa. Estas se caracterizan por producir un "retorno" (aquella sensación que trasmite la pluma a su usuario, cuando roza el papel), que a muchos no gusta y que sin detrimento de su suavidad y generosidad, le hacen saber al usuario que está escribiendo con una estilográfica y no con un bolígrafo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "baby bottom" suele ser típico de puntos gruesos o muy gruesos, como los B que mencionas, He tenido la misma experiencia. Un fuerte abrazo, amigo mío.

      Eliminar
  3. 4- La falla que hace sospechar que se trata típicamente de un caso de "culo de bebe", es lo que los sajones llaman "Skip". En medio de la escritura el trazo queda omitido y luego continúa. Es una falla intermitente que puede ocurrir varias veces en un párrafo o línea. Sin embargo otras razones pueden dar fallas similares, sobre todo si se usan plumas modernas de cartucho o convertidor (por fallas en el adecuado intercambio de aire por tinta o por embolización gaseosa del orificio del tetón. Pero esta última causa casi siempre interrumpe el flujo de tinta y pasa, al agitar la pluma. Otras fallas son casi siempre problemas de alineación o contacto de plumín y alimentador, y no deben tentar a nadie a lijar sus iridios.
    5- Por ultimo y no menos importante, yo sí creo que es muy útil chequear visualmente el trabajo de pulido del plumín, pero salvo que se disponga de una lupa muy potente (30 o más), o de una cámara microscópica, los cambios imprimidos a este serán imperceptibles al ojo humano, por eso la recomendación que Pedro os ha dado de que después de cada ciclo de "despulido" o lijado, escribir para chequear si ya se ha corregido el problema, es el "gold standart" de la monitorización de esta intervención.
    Esta es una intervención que supone un ahorro de molestias, tiempo y algún dinero si aprendemos a hacerla en casa, pero si nos cargamos el iridio nos costara mas de todo eso, por lo que conviene aprender a ser muy sensato, diagnosticar bien y practicar con las más baratas hasta que estemos listos para las grandes.
    Gracias a todos y disculpas por la intervención tan larga, pero como he dicho antes, “el conocimiento deja más, si se comparte”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu completísima aportación, querido Leonardo. Me parece muy oportuno, sobre todo, recordar que no toda interrupción del trazo tiene su origen en el "baby bottom"; en efecto, es necesario asegurarse de que el flujo es correcto pero se interrumpe, no que el trazo es pobre o se seca, lo que obedecería a razones bien distintas como las que apuntas. La regla que apuntas para distinguir entre uno y otro caso es correcta si bien yo añadiría que la mejor manifestación del "skipping" es cuando uno comienza a escribir, no tanto cuando ya la pluma está en pleno funcionamiento. Para mí, el mejor indicativo de que la pluma tiene este problema es que "tarda en arrancar" aunque, luego, escribe con buen flujo. Ello indica que no es, por tanto,un problema de flujo sino de contacto. Gracias de nuevo, querido amigo y un fuerte abrazo

      Eliminar
    2. Efectivamente el compañero Leonardo tiene razón, hace poco me ocurrió con una Pilot MR que fallaba en trazos verticales, yo creo que antes de ponerse a pulir el iridio habría que comprobar que el plumín no esté demasiado pegado al alimentador o que los gavilanes estén demasiado juntos, es decir que sea un problema de flujo, no de "skipping". Creo que es mejor primero comprobar esta falta de flujo, porque una vez que lijamos el iridio ya no hay vuelta atrás, mientras que a las malas un plumín un poco torcido sí tiene mejor arreglo.

      En mi caso lo que hice fue introducir un negativo entre el plumín y el alimentador. Viendo que no mejoraba introducí el negativo entre los gavilanes, ahí me di cuenta que no estaban bien alineados porque el negativo se torcía ligeramente hacia un lado, algo así mirando de frente el plumín: ·/·

      Con cuidado fui forzando el negativo hacia el otro lado, hasta que al final quedó así: ·|·

      Al abrir un poco el conjunto y alinear el plumín ya pude escribir correctamente sin fallar ningún trazo.

      Un saludo y una felicitación enorme por tu medio millón de visitas!

      Eliminar
    3. Gracias por compartir tu experiencia, amigo Chucky y muy bien resuelto el problema. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  4. Excelente, de acuerdo absolutamente, Pedro. Nuevamente disculpas por tan largo comentario.
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Chucky, que bueno el uso de los símbolos gráficos para ilustrar, el tema. Me parece genial. Sin embargo, cuidado con esa técnica, es muy fácil cargarse los plumines de esa forma. La alineación es un trabajo de una buena lupa y manos. Respecto al tema de las fallas, Pedro lo menciono muy bien, otras causas pueden producirlo, cito: "el papel muy satinado, o la tinta es algo densa o con muchos tensoactivos, se producirán interrupciones del trazo que resultan muy molestas", fin de la cita. El tema de la tensión superficial de los líquidos, que como sabemos depende de la formulación, es importante, sobre todo cuando se usan plumas de convertidor. Yo recomiendo ver si la tinta que se usa en ese convertidor fluye de forma libre (como la gota de aire en el nivel de los albañiles), porque una tinta que no circule de forma libre, casi con seguridad dará fallas e interrupciones, pero esta falla se parece mas a la que se produce cuando el alimentador y plumín no están en contacto adecuado (la pluma escribe bien, y al cabo de unas lineas se detiene). Algunos hasta recomiendan "colocar un poco de lavavajillas a la tinta", para reducir la tensión superficial. Yo prefiero cambiar a una tinta mas fluida y ya.
    Un ultimo comentario: En las plumas nuevas de paquete que fallan, es recomendable antes de hacer cualquier ajuste, un adecuada "toillete" de los mecanismos con solución jabonosa y enjuagar bien con agua, ya que restos de grasas del proceso industrial pueden ser la causas de dichas fallas. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente podría haber sido algún tipo de obstrucción bien sea por impurezas que quedan al fabricar el alimentador o cualquier otro tipo de substancia, pero antes de someterla al proceso que he comentado anteriormente ya había probado a tenerla una noche en agua con unas gotas de lavavajillas y al lavado abundante con agua. Al no ser suficiente empecé a sospechar que podría ser otra cosa, de ahí que intentara lo del negativo, siempre con delicadeza y probando cada poco tiempo los progresos para no pasarme y desviar en sentido contrario los gavilanes.

      Un saludo y gracias por los consejos, siempre son bienvenidos :)

      Eliminar