Páginas vistas en total

lunes, 14 de julio de 2014

El misterio del "Iridium Point Germany"

La frase "Iridium Point Germany", en adelante IPG, aparece en una inmensa cantidad de plumines de acero de toda clase de plumas, sin que los usuarios sepan muy bien a qué se refiere. ¿Los fabrica la misma casa? ¿El plumín es alemán? ¿el plumín es chino? ¿Es mejor o peor que los que no dicen nada?.


( foto: titanscraprecycling ) 

Ante todo, recordemos qué es el iridio. Se trata de un metal del grupo del platino, de gran dureza y enorme peso, el más resistente a la corrosión de  todos los metales. Fue descubierto en 1803 entre las impurezas insolubles del platino natural. Es tan duro y tan frágil que no se trabaja en estado sólido sino en polvo. Resulta tan difícil fundir el iridio que sólo se consiguió industrialmente en 1880 mezclándolo con fósforo, aunque la compañía británica Matthey sostuvo haber hecho algo parecido desde 1834. La "dureza Vickers" del platino puro es de 56 HV, mientras que la de una aleación con 50% de iridio puede alcanzar los 500 HV.


( foto Wikipedia )

La primera pluma con punta de iridio fue invención de John Isaac Hawkins en 1837. En realidad, el iridio nunca se ha utilizado sólo. Aquel primer plumín llevaba una aleación de iridio y osmio. La Parker 51, por su parte, utilizaba una de iridio-rutenio (al 3,8% de iridio). Actualmente, se utiliza una gran variedad de aleaciones de diversos metales entre los cuales, si es que está, el iridio sigue apareciendo en mínima proporción dada su escasez y alto precio.



(foto: FPN)

Por tanto, las puntas de iridio actuales  no son de iridio sino de diversos compuestos en los que raras veces aparece aquél metal. "Punta de iridio" es un genérico que no significa otra cosa, en la práctica, que "material usado para reforzar la punta".
Los actuales fabricantes de plumines suelen comprar este material de refuerzo en Alemania, que es el primer fabricante mundial aunque no el único, y graban en sus productos el famoso IPG que no significa que el plumín haya sido fabricado en Alemania sino que el material de refuerzo ha sido adquirido allí. Como es fácilmente deducible, este sistema puede hacer pasar una producto de cualquier parte por uno alemán, confusión que nadie se encarga de despejar dado el prestigio industrial asociado con esa industria. Adviértase que estos plumines no dicen "Hecho en Alemania" lo que sería ilegal, sino IPG, que significa otra cosa aunque induzca a confusión.
¿Qué representa todo esto en términos prácticos? Pues que cualquier fabricante de plumines, chino o indio puede grabar el IPG en sus productos sin infringir la Ley pero consiguiendo despistar al usuario que piensa haber adquirido un plumín alemán. Si los plumines indios o chinos son usualmente de muy baja calidad, los alemanes lo son de alta, siendo que los dos lucen el orgulloso IPG.


Grandes compañías mundiales como Platinum, Pilot., Montblanc o Pelikan fabrican sus propios plumines y se cuidan mucho de grabarlos e identificarlos adecuadamente. Otras compañías alemanas como Jowo o Bock fabrican plumines de gran calidad para un sinfín de otras marcas como Faber Castell, Conway-Stewart, Stipula, Montegrappa o Twsbi, por nombrar algunas de las más conocidas. Pero hay un universo de plumines sin nombre cuyo origen resulta imposible de rastrear más allá del IPG que no aporta ninguna información sobre el nombre del fabricante o la calidad de la pieza.
¿A qué conclusión podemos llegar? Pues que ninguna indicación IPG aporta información válida sobre el fabricante o la calidad del plumín. Si no se advierte o no es posible localizar al primero, cualquier cosa puede suceder y ésta sera, generalmente, mala. Caveat Emptor


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada