Páginas vistas en total

sábado, 26 de julio de 2014

La Gran Guía (II): Los sistemas de alimentación

Los sistemas de alimentación modernos son, básicamente, cinco: el pistón, el cartucho/convertidor, el cuentagotas, el sistema de vacío y todos los basados en un saco interior de caucho, cualquiera que sea su sistema de accionamiento.
En realidad, hay catalogados decenas de sistemas de carga, aunque muchos de ellos ya no se usan o son muy escasos. Algunos son extraordinariamente complejos como el Snorkel y el Vac-Fill de Sheaffer, bellos ejercicios mecánicos pero mecanismos muy difíciles de mantener y reparar.



(foto:Rickconner) 

Como ya se ha dicho en otro lugar de este blog,  el sistema moderno mas utilizado es el cartucho/convertidor. Su sencillez, eficacia y versatilidad, lo han convertido en el sistema universal aunque no sea del gusto de los puristas ni de los amantes de los mecanismos clásicos y complejos. Pero es preciso reconocer sus indudables ventajas funcionales para, por ejemplo, viajar sin tener que preocuparse de tinteros ni recargas. Unos baratísimos cartuchos estancos guardados de cualquier manera, harán el milagro de poder disponer de tinta en cualquier parte. Y hoy hay todo tipo de tintas en cartucho.


(foto: Herbin) 

Pero volviendo a nuestra guía, lo primero que deberá saber el comprador es qué tipo de carga es el que lleva la pluma que le interesa y, acto seguido, averiguar su estado. Ambas cosas son sumamente fáciles.
El sistema de carga se averigua examinando el cuerpo de la pluma.

1.- Si es de una sola pieza, habrá que desenroscarlo de la boquilla para ver el interior. Generalmente, se tratará de un cartucho/convertidor o de un sistema aerométrico. También puede tratarse de un sistema de cuentagotas.


(foto: estilófilos blogspot)

2.- Si el cuerpo lleva algún tipo de palanca, el sistema de carga se basará en una bolsa interior que se presiona desde afuera para cargar la tinta. Esta palanca puede ser lateral -con múltiples variantes- o superior, mediante un botón. A veces, no hay palanca sino un simple agujero por el que se introduce una pieza cilíndrica que presiona la palanca interior.  (Se trata del viejo sistema matchstick o, más modernamente, el de la Marlen Vitis).



(foto: allabout.co.jp)

3.- Si no hay palanca pero el cuerpo aparece rematado por una pieza desenroscable en el extremo, el sistema será, generalmente de pistón, de saco accionado por botón, o de vacío.



(pistón de una Lamy 2000. Foto: Antique, FPN) 

Salvo en el primer caso, no debe intentar desenroscarse el cuerpo de la boquilla porque estará sellado.

Una vez identificado el sistema de carga, conviene accionarlo para comprobar que funciona correctamente. Caben dos opciones: que el vendedor nos permita cargar la pluma, generalmente con agua, o en caso contrario, comprobar el efecto de succión. Esto se consigue accionando el sistema y colocando el plumín cerca del oído. Si funciona, se podrá oír claramente el ruido de la succión en vacío o el soplido del aire al ser expulsado del depósito interior.  Los sistemas de accionamiento lento, como el pistón, sólo pueden comprobarse cargando con agua la pluma y observando si operan correctamente.
Otro método visual consiste en observar el saco interior de caucho cuando fuera posible. Si, una vez presionado, vemos que el saco vuelve a inflarse con una cierta lentitud, es que aspira aire. Si no presenta esfuerzo alguno al ser presionado y recupera instantáneamente su posición de reposo, es que no lo hace.



(foto: pentrace) 

Generalmente, los problemas que suelen presentar los diferentes sistemas son:

1.- En los cartuchos/convertidores, que el elemento en cuestión se haya deformado en la zona del emboque y no haga una conexión estanca con el tetón interior. Se soluciona cambiando el cartucho o el convertidor por uno nuevo no deformado. En los sistemas basados en cuentagotas, el principal problema radica en la falta de estanqueidad entre el cuerpo y la boquilla. Esto puede deberse al deterioro de la junta tórica que va entre ambos o a falta de grasa de silicona en la rosca de la boquilla.

2.- En los sistemas de saco interior,el problema puede ser doble: o bien el saco ha perdido sus propiedades en cuyo caso necesitar ser sustituido o bien las palancas están deterioradas o mal instaladas y no hacen el juego necesario para accionar el saco. Ambos problemas tienen muy fácil solución aunque requieren una cierta costumbre. En caso de duda, un profesional lo reparará con un coste muy bajo.

3.- Los sistemas de pistón son robustos aunque requieren mantenimiento. Si no funcionan, suele deberse a que el tornillo sin fin se ha agarrotado o, si éste funciona pero no succiona tinta, a que la junta tórica del pistón se ha deteriorado o ha perdido estanqueidad. En ambos casos, la solución es sencilla aunque, una vez más, es mejor que la lleve a cabo un experto.

¿Hay algún sistema perfecto?. No; todos tienen sus ventajas e inconvenientes. A la belleza de algunos, se une su complejidad, mal acceso y dificultad de reparación. A la sencillez y versatilidad de otros le sigue su carácter anodino. A la comodidad de otros le corresponde su falta de capacidad. Lo ideal, como casi siempre, es probarlo y usarlo todo.




2 comentarios:

  1. Curioso lo de la Marlen Vitis, no lo conocía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pluma preciosa y originalísima. Aunque tuvo muy poco éxito. Es de tamaño reducido

      Eliminar