Páginas vistas en total

lunes, 31 de agosto de 2015

La Estilográfica de la Paz


Esta publicidad de la pluma «Ideal» de Waterman presentaba, en 1.919, a una mujer con vestimenta clásica que sostiene, en la mano derecha, una pluma estilográfica gigante y, en la izquierda, un documento que dice «Tratado de paz». Adviértase que aún se denomina portaplumas a la estilográfica, herencia de la aún reciente memoria colectiva del palillero y los plumines.

El Tratado de Versalles que había dado fin a la Gran Guerra y que se había negociado ese año en la Conferencia de Paz de París, se firmó con una pluma Waterman de oro macizo, y este cartel fue uno de los primeros intentos de asociar un producto comercial a un  acontecimiento histórico destacado.

Lewis Edson Waterman (1837-1901), inventor de la pluma estilográfica de alimentación capilar, fundó la Waterman Pen Company en Nueva York en 1884. La filial francesa de la Waterman Pen Company tuvo particular éxito en el mercado y, con el tiempo, dado su peso relativo en la facturación total de la compañía, se convirtió en una empresa francesa con sede en París.

El autor de este cartel es Eugène Ogé (1861-1936), un artista francés que tuvo mucho éxito como cartelista y dibujante publicitario, especialmente con marcas de cerveza, mentas, plumas y otros productos. Se le conoce también por su participación en La Lanterne, una revista anticlerical para la que dibujó, en 1902, un famoso cartel que representa a la iglesia como el enemigo del pueblo.

El espíritu de reconciliación y de esperanza que simboliza el amanecer dorado del fondo del dibujo duró bien poco. Apenas quince años más tarde, a la vuelta de la esquina, comenzaba la Segunda Guerra Mundial.

6 comentarios:

  1. Que bonito el cartel!! Es tan bonito como los de Mucha, pero tiene un aire.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son del mismo estilo, en efecto. Gracias por tu comentario Zai y un abrazo

      Eliminar
  2. La pluma como "arma de paz". Y más poderosa que la espada.

    ResponderEliminar
  3. El cartel muy chulo, sí. Son auténticas obras de arte. Se hacían mediante litografía original y ahora son muy demandados por los coleccionistas.Yo tengo dos, con diferentes alegorías de Marianne. Lo más cercano en España y más nos puede sonar son los carteles para los festejos taurinos.

    El artículo genial, como siempre, Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la valiosa información, Iván. Un fuerte abrazo

      Eliminar