Páginas vistas en total

miércoles, 29 de marzo de 2017

Inoxcrom Wall Street

Inoxcrom ha sido, probablemente, la marca española de estilográficas más exitosa y con mayor proyección internacional. Desde su nacimiento en 1946 hasta su quiebra en 2009, la firma puso en el mercado millones de instrumentos de escritura de los que una parte importante fueron estilográficas. La primera de ellas, la "41" apareció en 1953 y, desde entonces, una nutrida selección de modelos fueron enriqueciendo su catálogo hasta que la competencia, fundamentalmente china, provocó grandes pérdidas que, a la postre, acabaron por postrar la otrora poderosa casa barcelonesa.



Por no extenderme demasiado en la historia que casi todos conocen, me limitaré a decir que hoy siguen en la brecha dos compañías, en parte cada una herederas de la antigua: Una, que gira bajo el nombre Inoxcrom S.A. es una cooperativa formadas por cinco antiguos empleados a los que Manuel Vaqué vendió el nombre comercial. La otra se denomina Inoxcrom Internacional y es la propietaria del equipo y la manufactura de Barcelona que compraron Sebastià Clotet y Juan Marroquín. Estos, para diferenciarse del nombre original, etiquetan sus productos con las siglas IXC.

De la producción de estilográficas de la marca, hay muchos ejemplares destacables. Casi todas las Inoxcrom, desde las primeras, fueron plumas de calidad y con una magnífica relación calidad-precio. En general, se trató casi siempre de plumas de gama media o baja. La marca ensayó alguna incursión en gamas superiores, incluyendo plumines de oro e incluso ediciones limitadas como la Sant Jordi, que no tuvieron mucha aceptación por el mercado.


Uno de los últimos grandes éxitos de Inoxcrom fue la Wall Street, una pluma que nació en 1992 como versión ligeramente modificada y más asequible de la Sirocco con la que no solo comparte una cierta línea sino también plumín, alimentador, clip y remates en los extremos.

La Wall Street es una pluma de considerable tamaño, 143 mm. líneas rotundas y agraciadas y una mecanización de alta calidad.


Las primeras Wall Street fueron metálicas, en acero inoxidable cepillado con las fornituras doradas. La pluma que aquí se presenta corresponde a esa época.


Siete años después, en 1999, Inoxcrom puso en el mercado la versión denominada Matt, con el cuerpo y el capuchón lacados en colores mate y el plumín y las fornituras en color acero. La combinación de colores fue muy afortunada y anticipó una tendencia actual muy parecida. Aquí aparece una Matt promocional en color azul.


La penúltima versión de la Wall Street apareció en el año 2000 y se denominó Titanium aunque no tenía ninguna parte de ése material. Era una pluma igualmente metálica, pero lacada en colores satinados y algo texturados, así como fornituras cromadas. La última versión fue la Wall Street Elegance, de 2004, que era una Titanium con las fornituras doradas y el plumín bicolor.


La Wall Street es una pluma consistente, al estar construida en acero. No resulta pesada, pero sí se deja notar en la mano. Su tamaño y presencia no la hacen la mejor para largas sesiones de escritura a menos que ésta se desarrolle en un entorno idóneo. Pero, en todo caso, resulta muy equilibrada y de agradable uso.


Una de sus características propias es la boquilla, en forma de diábolo y con pequeñas muescas para facilitar el agarre. Es una pieza muy cómoda y funcional.


El plumín de la Inoxcrom, de gran tamaño y anchos hombros, es igualmente llamativo. En la primera versión era bicolor mientras que en la Matt, se presentaba totalmente en acero. Perfectamente mecanizados y acabados, estos plumines españoles exhiben una apabullante presencia, pareja con su grandísima calidad. Debe recordarse que los fabricaba Inoxcrom y, por tanto, que la producción era netamente española.


El alimentador que acompaña al plumín es también de gran calidad. El conjunto resulta enormemente eficiente.


Los remates, metálicos, rodean un adorno plano de color negro mate.


En el anillo del cuerpo puede leerse; Inoxcrom-Spain.


El grabado es de muy buena calidad


En el plumín, aparece grabado Inoxcrom y 1st Quality. Bicolor en el primer modelo.


Monocolor en la Matt.



El clip, igual al de la Sirocco, es eficaz y ligero de formas, haciendo juego con la sobriedad general de la pluma pese a sus formas contundentes. La alimentación de la Wall Street se verifica por cartucho o convertidor.


La rosca de la boquilla es de acero y cuenta con una junta tórica que garantiza la estanqueidad del interior del cuerpo cuando la pluma está cerrada.


La escritura con la Wall Street es una verdadera delicia. El gran plumín clásico de Inoxcrom exhibe sus virtudes en una línea completa, segura y jugosa, que garantiza una escritura plenamente eficaz. El flujo es perfecto y no se producen interrupciones ni hay dudas a la hora de poner la pluma en marcha. Tan pronto como toca el papel, la tinta sale con prontitud y precisión.


La medida del punto es justa, quizá más amplia que la de otros medios; suele ocurrir con las Inoxcrom. El legendario rendimiento de los plumines de esta marca es acorde con su presencia y belleza. Aunque se trate de plumines de acero, su desempeño y acabado permiten colocarlos en lo más alto de su categoría.

La Wall Street fue una pluma con una soberbia relación calidad/precio. Su excelente rendimiento y la sobriedad y elegancia de sus líneas, la convirtieron en todo un éxito de ventas. Aún es fácil encontrarla en el mercado de primera mano, pues aún queda stock en las papelerías tradicionales. Merece la pena.





17 comentarios:

  1. Saludos a todos.
    La plateada la usé durante varios años, el plateado se desgaste, y el plumin me dejaba los dedos azules, la tinta se salía. Pero cumplió su cometido los tres o cuatro años en que la usaba a diario. Me ha traído buenos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una gran pluma, sin duda. Yo la uso todos los días, en las clases, y es una maravilla.
      Además, si tienes la suerte de conseguirla con el plumín de la Caravel, ya es una completa delicia.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Gracias por tu comentario, Antonio. Los problemas de desgaste que apuntas no deberían existir en el modelo metálico puesto que es de acero y, por tanto, no ha cobertura ni chapado de ningún tipo que pueda desgastarse con el uso. En el caso del lacado no es tan seguro aunque, en mi caso, tampoco se ha dado. Un cordial saludo.

      Eliminar
  2. Muy buena entrada, Capitán.

    Estamos de acuerdo en todo acerca de esta gran estilográfica, aunque desgraciadamente Inoxcrom haya decidido dejar de producirla... Según el dependiente de mi tienda de confianza, ya no están ni en el catálogo.

    Por otro lado, me gustaría recomendar la lectura de mi review (que está en un foro ajeno a esta web),para todo aquel que quiera profundizar un poco más en la pluma; y que no publicaré hasta que don Pedro de su aprobación.

    Para acabar, decir que el que esté interesado en adquirir una de ellas (de la época antigua) me contacte vía e-mail o vía mensaje privado en el otro blog.

    Un saludo y espero no molestar con este "spam".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bokeron. si alguien quiere contactar contigo, podrá examinar tu buen trabajo al respecto. Un saludo muy cordial

      Eliminar
  3. Coincido con la suavidad del plumín y el buen flujo del plumín, aunque debo decir que mi WS alguna vez ha presentado problemas de arranque. La he utilizado para tomar notas en cursillos y reuniones de trabajo, debo decir que tengo la mala costumbre de no tapar la pluma durante las sesiones, salvo pausa muy larga, y a la que dejaba de escribir un par de minutos para atender alguna explicación, le costaba horrores volver a arrancar. Curiosamente este problema es más grave en unas ciudades que en otras, supongo que tendrá que ver con la presión atmosférica y humedad del lugar. En cualquier caso, una pluma muy digna, lástima que IXC e Inoxcrom ahora se dediquen a distribuir producción China

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón por las redundancias, escribo desde un móvil y pierdo de vista la pantalla.

      Eliminar
    2. Gracias por tu comentario, Alfonso. Es curioso que la pluma responda mejor en unos lugares que en otros. En realidad, la influencia de la humedad ambiental es comprensible aunque debería ser inapreciable dada la física del sistema estilográfico. En cambio, sí me parece más importante la diferencia de tintas y, sobre todo, la temperatura ambiente. Con mucho calor, una tinta densa tiende a secarse más que en tiempo frío y húmedo. Pero si la escritura es en un lugar cerrado, tampoco veo claro que haya una gran influencia de estos fenómenos en el desempeño de una pluma. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  4. Que buenos recuerdos me ha traido esta entrada. Utilizé esa pluma durante muchos años, es cierto que al final el lacado se pierdió y acabó perdiendo tinta por el plumin, pero el desempeño de esa pluma era estupendo y la recuerdo con mucho cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer slaudarte Victor. Gracias y un saludo muy cordial







      Eliminar
  5. Que bueno Pedro ver, de vez en cuando, una entrada dedicada a esta casa española, ciertamente muy digna y que en su versión de acero es preciosa. Ademas, muy bien acabada y con empaque impecable casi de lujo. Ya aquellos tiempos pasaron para Inoxcrom, pero quedan piezas muy distinguidas como testimonio de sus días de gloria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, querido Leonardo. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. Coincido en lo del excelente desempeño de esta estilográfica. El plumín va de fábula. El modelo de acero es una maravilla en todos los sentidos. Sobre los acabados de los modelos cromados diré que tengo una Wall Street Titanium con cromado en verde mate que presenta muy notables signos de pérdida de color en las zonas de agarre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por aportar tu experiencia, amigo Sachse. Coincide con otros lectores en lo tocante a la pérdida del lacado. No es mi caso, pero yo no la he usado apenas. Un saludo muy cordial

      Eliminar
  7. Lo normal es que todas las plumas metálicas acaben despintándose con el paso del tiempo. Este modelo en acero de la Wall Street es sencillamente magnífico y elegante. Si se puede conseguir un ejemplar NOS o en buen estado es buena inversión, no tanto como una Corinthian, Sirocco (para cuando una entrada) o la legendaria Caravel... pero está ahí. Creo que estas cuatro Inoxcrom que he citado son imprescindibles para los coleccionistas hispanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, querido amigo. Espero poder pronto analizar la Sirocco. Un saludo muy cordial

      Eliminar
  8. Estimado Pedro.
    Esta pluma resume el buen hacer de Don Manuel Vaqué. ¿Verdad?
    Buen precio para una calidad de escritura óptima.
    A veces desdeñamos a nuestra querida Inoxcrom por las extranjeras.
    Como dice nuestro querido Miguel H, es una pluma que no se achanta ante las extranjeras.

    ResponderEliminar