Páginas vistas en total

martes, 21 de marzo de 2017

Revisiones ligeras: Oliver Exam

La casa india Oliver fabrica, junto a plumas sólidas y contundentes, un buen número de  plumas de estudiante entre las que se encuentra la Exam que hoy presento.


La Exam es una pluma ligerísima y de tamaño medio para un uso orientado a las aulas. Sus medidas no destacan ni en longitud ni en anchura. Es muy cómoda en la mano.


La pluma está fabricada en plástico transparente, provisto del pestífero olor que suele adornar otras plumas indias o americanas fabricadas allí, como las Noodler's. Afortunadamente, el aroma en cuestión desaparece con el tiempo. Es aconsejable orear esta pluma durante dos o tres semanas para que los pestilentes efluvios desaparezcan.


El plástico con el que está construida parece algo endeble aunque, de partida, no muestra defectos ni roturas.


El plástico en cuestión es muy transparente. Tiene un grosor suficiente y está bien mecanizado, sin rebabas ni raspaduras.


Las roscas son, como cabría esperar, algo imprecisas aunque cumplen su función. El capuchón también cierra a rosca.


Se trata de una pluma de pistón. El mecanismo interno es totalmente de plástico. Esto contribuye a su ligereza aunque no augura una larga duración. Ha de decirse que el funcionamiento del sistema es correcto y que aparece muy bien lubricado. La pluma es totalmente desmontable a mano.


El plumín es indio, lo que no augura nada bueno. En efecto, es de acero chapado y, cargado con agua, rasca notablemente.


El alimentador es de buen tamaño y correcto diseño. El conjunto plumín/alimentador se inserta a presión en la boquilla.


La Exam es una pluma muy barata, que no excede los 5 dólares en internet. Me recuerda a algunas americanas de origen indio con las que comparte una calidad razonable, teniendo en cuenta su precio. El plumín es su punto flaco, aunque es fácilmente sustituible por uno de mejor calidad, lo que arrojaría, a la postre, una estilográfica sencilla, ligera, de gran capacidad, cómoda de utilizar y, sobre todo, muy barata.







9 comentarios:

  1. Un gran abrazo Pedro. Entre indias y chinas parece que las últimas toman la delantera. Habrá quienes como a mí, no les gusten pero no se puede negar que sorprenden al usarlas por su eficiente desempeño del plumín, que no siendo uno de oro de gran calidad, cumple desentemente con la razón de ser de una estilográfica, escribir. Lo que está claro es que no se puede pagar por una "americana", de enigmática procedencia, lo que pretenden pedir, ya que esta claro por su "perfume" de donde vienen. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, querido amigo, y coincido con tu reflexión. Un abrazo

      Eliminar
  2. Con el precio que tiene, no se le puede pedir mucho más. Igualmente, me parece una pieza interesante. Gracias por mostrarla.
    Un saludo.

    www.miplumier.com

    ResponderEliminar
  3. Por la compra hace un mes de una Ranga de ebonita me enviaron de regalo una de estas plumas. Coincido contigo, Pedro, que su plumín es bastante malo pero la pluma, por lo demás, es eficiente, máxime si te la regalan o la adquieres por un escaso precio.
    Cuidaros mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, amigo mío, y un fuerte abrazo

      Eliminar
    2. Gracias a ti por tu blog y por tus acertados comentarios.
      Cuídate mucho
      Jordi

      Eliminar
  4. Pues con vuestro permiso disiento un poco de alguna opinión. Yo tendo dos plumas Romus indias que juraría que son la misma que esta y las dos tienen el plumín que rasca una barbaridad y se secan con demasiada facilidad por lo que practicamente se me hacen inusables. El hecho de que sea de émbolo y demonstrator no me compensa. Alguna china, incluso más barata funciona bastante mejor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, amigo Jorge. Con las plumas indias es posible experimentar cualquier resultado porque una de sus características más decepcionantes es su irregularidad. Lo de los plumines rascadores es, por desgracia, bastante común.Un cordial saludo

      Eliminar