Páginas vistas en total

domingo, 5 de marzo de 2017

Kaigelu 316: Cuestión de peso

Kaigelu es una marca china que tiene por logotipo un canguro, aunque su relación con Australia es meramente simbólica. La empresa en cuestión se llama SHANGHAI KAIGELU STATIONERY CO. y es totalmente china.

De entre las plumas de esta marca, destaca la 316, una pieza muy vistosa que se anuncia como de celuloide y que tiene un precio relativamente alto para lo normal en aquél país. Por unos 30 euros se puede conseguir con un llamativo estuche y, sin él, por apenas 18. 

Se ha escrito mucho sobre esta pluma. Digamos, para comenzar, que sus formas replican sin disimulo las de la Parker Duofold. No es una copia descarada, desde luego, pero tampoco se le escapa a nadie que la mayor parte de sus características físicas están tomadas de aquella estilográfica. Concretamente, provienen de la Centennial Mk II, antes que de la Mk I que aquí se fotografía junto a ella.


El resultado, en conjunto, es mucho mejor del esperado. La 316 es, en efecto, una pluma que llama la atención. Ante todo, por el hermoso material con el que está construida. La discusión de si es celuloide o no ha consumido ríos de tinta cibernética. Yo creo que no lo es, aunque se trata, sin duda, de una resina acrílica de alta calidad. Ello hace que el dibujo, la profundidad del color y las irisaciones bajo la luz, aporten a esta pluma una indudable belleza.



Las líneas de la pluma son muy parecidas a la Parker antedicha. Es una pluma de buen tamaño, 136 mm.


El modelo que presento es el denominado Amber aunque también se llama Ojo de Tigre o Tortuga. Es una hermosa combinación de naranja, gris y negro.


El capuchón está rematado con una burbuja de plástico transparente que permite ver el logotipo de la marca. El proceso de pegado al capuchón no es demasiado fino y se aprecian algunos restos y pequeñas mellas.


El capuchón cierra a rosca, aunque no es demasiado precisa porque sus cúspides son romas y poco definidas.


La pluma se alimenta por cartucho/convertidor, debiéndose tener en cuenta que este último va roscado sobre el tetón de la boquilla y no meramente insertado.


No todo son alegrías. La resina solo se ha utilizado para fabricar el cuerpo y el capuchón pero los culotes de ambas piezas son de bronce, así como la boquilla. Ello, unido a las piezas metálicas interiores, hacen de esta pluma una pieza bastante pesada. Al ser de gran tamaño, el conjunto se vuelve directamente ingobernable si pretende usarse con el capuchón colocado. La cosa mejora si se usa solo el cuerpo, pero sigue siendo algo cansada a poco que la escritura se prolongue. Es una de los claras objeciones a esta estilográfica.


La pluma, además, no está bien equilibrada puesto que las piezas metálicas están colocadas en sus extremos. Si se usa sin el capuchón puesto, la situación mejora porque el peso del culote del cuerpo se compensa con el de la boquilla, aunque sea a costa de un peso considerable de 31 gr, el triple que el de una Lamy Vista.


Las fornituras están doradas y, aunque los acabados chinos van mejorando con el tiempo, siguen siendo de una calidad mediocre. No es escandaloso, pero a poco que se examinen los dorados con cuidado, se verán imperfecciones, irregularidades y poca uniformidad. El caso es especialmente visible en el clip.


También se ha escrito mucho sobre el plumín de esta estilográfica y, generalmente, mal. Hay experiencias para todos los colores pero baste decir que la mayoría de los usuarios, lo han cambiado (con dificultades) por algún genérico de JoWo o Bock. Aquí me aparto de la mayoría porque el plumín de este ejemplar me ha sorprendido absolutamente por su gran desempeño.


El plumín, de grosor medio, está bien grabado pero mediocremente  decorado ya que los dorados no se ajustan a su límites en los dibujos. La pieza es de buen tamaño y, si no se entra en detalles, resulta atractivo. Una mirada más detallada descubre, además, que el pulido del acero no es todo lo fino que uno podría desear.

Lo mejor, con todo, es su desempeño, que sorprende por su generoso flujo, consistente línea y perfecta alimentación. Hube de alinear una milésima los gavilanes, pero una vez ajustado, el desempeño de esta humilde pieza  es sobresaliente. Con mucho, lo mejor de la pluma.


¿Merece la pena ser adquirida?. Por 18 euros escasos, definitivamente sí. Claro que compite con otras plumas muy eficientes como la Pilot Urban o cualquier Lamy, por citar solo un par de ellas. Pero, a cambio, ofrece una imagen mucho más vistosa y contundente, aunque sea a costa de cargar con un peso que la hace prácticamente inviable para un uso prolongado. Su nivel de acabado es aceptable aunque no se pueden esperar grandes maravillas. Yo no pagaría los 30 euros que cuesta con el estuche, pero dejándola en los 18, es una compra razonable en vista de su atractiva resina y su gran rendimiento funcional.





14 comentarios:

  1. De acuerdo con usted maestro. Él plumín me ha sorprendido positivamente, no tanto como el descuido de no entregar un producto balanceado en peso. Por lo demás, el que quiera variedad y diversidad que pruebe pero hay coleccionistas de todos los tipos. Al que se quiera gastar 18-20€ en otro color o variante de Metropolitan, no le irá mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Leonardo. En efecto, si no fuera por el peso, sería una muy buena opción. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Hola,
    cuando se habla de celuloide, ¿es celuloide real? Me asombraría que así fuese, ya que el celuloide arde al mínimo contacto con una llama, y un escritor fumador...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es celuloide, sino resina aunque es de buena calidad y muy atractivo. Un saludo muy cordial.

      Eliminar
  3. Yo me hice fabricar un culote en acrílico negro y ahora sí que es usable. Unos 8-10g menos. El original se quita metiendolo en agua caliente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la información, Rafa. Es una buena opción. Un saludo

      Eliminar
  4. He estado a punto de comprarla infinidad de veces, y nunca me he decidido porque pensaba que una pluma de celuloide por 20 euros tenía que ser un bodrio infumable. Es probable que no sea celuloide, pero al menos queda claro que su calidad de escritura es más que aceptable. De nuevo recomiendo para revisión otra china de calidad decente, la Duke 911.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfonso, y no me olvido de tu propuesta. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. ¿Dónde se consigue ese culotte acrílico?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira aquí
      https://www.relojes-especiales.com/foros/estilograficas/kaigelu-316-dieta-354030/

      Eliminar
  6. Yo tuve esta misma pluma durante un tiempo, y la verdad es que escribia bastante bien. Pero reconozco que me canse de la sensacion de falsedad que transmitia y cuando pude hacerme con una Parker Duofold Centennial no tuve reparos en deshacerme de ella. Lo mismo me ha pasado con todoas las plumas chinas que he tenido, que al final me hacen sentir mal por llevar algo que se aproxima demasiado a una copia descarada de originales no demasiado caros y por tanto asequibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definamos «no demasiado caro», la Duofold Centennial anda por los 300 euros, a mí eso me parece un precio bastante respetable.

      Eliminar
    2. Gracias por los mensajes, Trevor y Alfonso. En efecto, el problema de las Parker Duofold modernas es, a mi juicio, su elevadísimo precio. Si no hubiera esas diferencias, no existirían réplicas ni clones cuya ventaja es, evidentemente, su carácter muy asequible. Un fuerte abrazo

      Eliminar
    3. Y definamos también el grado de proximidad. Tú no entras en ese tema, pero hay quien dice que la Jinhao 159 sigue a la Montblanc 149... Quizás se inspire en ella, pero la diferencia es abismal, no puede pasar la una -metálica- por la otra -de resina-... Aunque bien es cierto que la china, por un precio reducidísimo, rinde muy dignamente (su plumín es bastante suave). Ahora, cuando ya entramos en copias evidentes... Pienso, por ejemplo, en las Jinhao 599 frente a las Lamy Safari... Diría que, casos así, son, en mi opinión, pasar el límite.

      Eliminar