Páginas vistas en total

lunes, 25 de agosto de 2014

Prueba: Wancher-Sailor; Kara Nuri Maki-e. 2014

Wancher-Sailor; Kara Nuri

Material: Ebonita (cuerpo y capuchón); resina (boquilla)
Clip: Sin clip
Plumín: Sailor;  Oro 21K
Punto: Medio
Carga: Cartucho específico Sailor/ Convertidor
Largo: 153,5 mm. (cerrada)
Ancho: 20 mm máximo
Precio: Alrededor de 350 euros (sólo cuerpo y capuchón)

Contexto:

La marca Wancher es propia del establecimiento japonés Engeika Finest Shop que comercializa, además de plumas estilográficas, diverso material de escritura y papelería de alta calidad.
Hace pocos años. Engeika comenzó a comercializar una serie de productos propios que encargaba a diversos artesanos y fabricantes japoneses, chinos e indios. Entre ellos, se encuentran diversas estilográficas confeccionadas en ebonita y acabadas en urushi y maki-e. La técnica es la original japonesa -o china según sostienen algunos- aunque los motivos y, sobre todo el estilo, suelen ser radicalmente diferentes de los tradicionales. Los de Wancher suelen ser más modernos y menos depurados hasta el punto de parecer, en ocasiones, poco definidos e incluso abocetados. En mi opinión, se trata de un intento de modernización y, de paso, abaratamiento de costes, que no arroja un resultado óptimo aunque el intento sea de agradecer.
Hay, sin embargo, un modelo de Wancher que destaca sobre todos los demás y es el que aquí se presenta. Se trata de un gran cuerpo de ebonita decorado con la técnica Kara Nuri o lacado con relieve. En este modelo, la laca de dos colores, rojo y negro, se extiende en varias capas sobre la ebonita, utilizando una espátula irregular. Esto hace que las citadas capas no tengan el mismo grosor. Una vez curado el usushi, se procede a pulir toda la superficie hasta igualarla; afloran así  las diferentes capas de manera asimétrica y caprichosa y se consigue una mezcla de colores verdaderamente sorprendente pues, sin que ninguno pierda su condición, aparecen formando una complicada red que se teje y distribuye por toda la superficie, creando un increíble efecto abstracto.
El diseño del modelo no es único. Este mismo motivo y gama de colores fue usado por Pilot en alguno de sus modelos Ban-Ei diseñados por Sakai Eisuke en los años 80-90 del pasado siglo. 
También DaniTrio ha comercializado plumas con esta técnica, aunque en otra gama de colores, como la Takumi y la Mae West. 


(foto: FPN)

Recientemente, Edison ha hecho lo propio con su modelo Pearl, confeccionado por el artista Ernest Shin.


(foto: Painterspal. FPN) 

El cuerpo de la Wancher admite dos boquillas, la de cualquier Sailor KOP y la de la Montblanc 149. Que me conste, no se pueden adquirir separadamente estos elementos, de manera que sólo es posible usar la Wancher dejando otro cuerpo en reposo. 

Presentación.

La Wancher se presenta en una caja de madera sin marca o señal alguna. Se nota enseguida su fabricación artesanal puesto que carece de cualquier aditamento típico de la distribución ordinaria. Es como si el usuario la hubiera encargado la pluma a un artesano particular y no a una empresa distribuidora.



También carece de cualquier tipo de documentación o aparente garantía; únicamente le acompaña un cartucho de tinta envuelto en papel.


Diseño.

Es una pluma de tamaño grande y forma tradicional con diseño en forma de cigarro, simple y de formas puras. Carece de clip. Sigue la línea de las grandes creaciones japonesas en maki-e, como las Nakaya Cigar gruesas, las Namiki Emperor o las Dani Trio Mikado.


La gama de colores, rojo y negro, es absolutamente tradicional y da como resultado un lacado de impresionante belleza y asombrosa originalidad. La técnica Kara Nuri es poco conocida y no suele asociarse con las tradicionales disciplinas figurativas del maki-e. Sin embargo, su delicadeza y abstracción la hacen verdaderamente singular.
La pluma carece de cualquier tipo de inscripción o marca.

Tamaño y Peso.

Se trata de una pluma grande, más larga que una Montblanc 149 o una Pelikan M800 y solo unos milímetros menos que una Nakaya Cigar estándar aunque notablemente más gruesa que ésta. Estar construida en ebonita le proporciona, en cambio, una notable ligereza que proporciona un uso continuo sin problemas.


Hay cierta variable en el producto final pues, como he dicho, puede usarse con la boquilla de la Montblanc o con la de la KOP de Sailor. Eso produce alguna diferencia de peso en el conjunto final.



Plumín

El plumín será, como se ha dicho, el del modelo de boquilla que prefiera utilizarse. Yo la he usado con el de la Sailor King of Pen con un plumín medio. Doy aquí por reproducido todo lo dicho acerca de la perfección  y suavidad de los plumines Sailor.



Alimentación:

En este caso, es el de la Sailor KOP y, por tanto, el cartucho/convertidor específico de la marca.

Carrera Corta.

Como toda pluma de gran tamaño, facilita un agarre muy cómodo para cualquier tipo de usuario salvo el de manos excepcionalmente pequeñas. Su ligereza es inmediatamente apreciable y se maneja como otros modelos parecidos, tal y como las Nakaya Cigar. También como éstos, no conviene usarlas posteadas para eliminar cualquier riesgo de rayar el lacado.



La combinación del bellísimo cuerpo y la perfección técnica del conjunto alimentador/plumín de la boquilla Sailor, convierten la escritura en una verdadera delicia.

Carrera Larga

Todas las virtudes que se aprecian inmediatamente en la carrera corta, se multiplican en la larga. Tras un buen rato de escritura, se confirma la suavidad y comodidad del conjunto. La letras surgen fácilmente, sin esfuerzo alguno, mientras los retorcidos dibujos del cuerpo parecen deslizarse sobre el papel como una exótica salamandra que juega entre los dedos.  Todas las cualidades del plumín Sailor se amplían con la ergonomía y calidez del cuerpo de ebonita lacada.



Conclusiones.

Resulta curioso encontrarse con una pluma que sólo se vende como un precioso envoltorio. Pero si a éste lo unimos al formidable conjunto que forman la boquilla y el alimentador de Sailor, el resultado es una pieza incomparable en cuanto a  belleza, desempeño y favorable relación calidad-precio.
Si alguien quiere tener una pieza única, con una técnica artesanal fascinante y a precio asequible, no es necesario que busque entre las marcas de prestigio. La humilde Wancher es una digna competidora por apenas una fracción de coste.



(foto tuatera)

A favor: 

Extraordinaria belleza y precisión del trabajo Kara Nuri.
Tamaño y diseño perfectos.
Exclusividad.
Magnífica relación calidad-precio.

En contra:

Casi nulo material de presentación.
Ausencia de documentación.
Falta de boquilla que obliga a tener otra pluma.

2 comentarios:

  1. Me gustó mucho esa letra, la has ido moldeando así con el tiempo o esta insiprada en alguna fuente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! la he ido puliendo con el tiempo y adaptándola a mi gusto aunque está originariamente inspirada en un modelo de Edward Johnston, uno de mis calígrafos preferidos.

      Eliminar