Páginas vistas en total

domingo, 15 de marzo de 2015

Pilot Sterling Collection. Deslumbrante perfección.

La Sterling es una espléndida colección de Pilot que tiene tres características fundamentales: su fabricación en plata maciza, su plumín inlaid y su decoración con motivos tradicionales repujados.

La colección Sterling tiene ya unos cuantos años en el catálogo de Pilot. Se ponen en el mercado cada cierto tiempo con la edición de uno de los motivos y, cuando se agota, se produce una nueva. Actualmente, se comercializan cinco modelos: Dragón, Halcón, Monte Fuji, Tortuga e Ibis. Pero ha habido otros modelos ya agotados como Cerezo, Geisha, Carpa, Pino, Mariposa, Shogun o la que aquí se presenta: Garza, uno de los primeros de la colección.


La colección actual, en realidad, ha tenido modelos anteriores de línea muy parecida. En los años 60 del pasado siglo, Pilot introdujo las Custom Silver Series. El clip era diferente pero, en casi todo lo demás excepto en los motivos, las plumas son muy parecidas a las modernas. Especialmente destacan los plumines que, en mi opinión, son intercambiables.


Durante la década de los 2000, la colección comenzó a girar bajo la marca Namiki en lugar de Pilot para asimilarlas a una categoría superior. Esto ha hecho que las viejas Pilot se hayan revalorizado y muestren, con el mero nombre, su mayor veteranía.


La decoración de la pluma es uno de los grandes valores de este modelo. Se trata de un grabado repujado en plata, es decir, en bajorrelieve. Esto hace que el tacto será enormemente seguro y agradable pues no resbala en la mano y, además, provoca el deseo de acariciar los dibujos mientras la pluma está en descanso. A veces parece un singular objeto de relajación, de esos cuyo distraído manoseo facilita la concentración y la calma. La forma de torpedo contribuye a ello sin que el clip suponga el mínimo estorbo.





El segundo elemento esencial de la pluma es el bellísimo plumín inlaid de Namiki. Se trata de una pieza de gran tamaño y elegante diseño que cubre una buena parte de la boquilla. El alimentador está completamente carenado, al estilo de las clásicas Elite u otras marcas japonesas como Sailor o Ryo, de forma que el plumín, naciendo muy arriba, se apoya en el extremo de la boquilla con sus lados encajados en sendos rebajes laterales.  El diseño resulta extraordinariamente ligero y aerodinámico, resaltando la belleza del oro sobre el negro de la boquilla y la plata del cuerpo. el plumín no tiene forma de medio cañón sino que la parte superior es casi plana, así como las vertientes laterales que configuran el arranque de los gavilanes. Se trata de un plumín muy original de incontestable belleza que también se ha fabricado en versión rodiada.


El desempeño de esta estilográfica es, sencillamente, soberbio. Ofrece una puesta en marcha instantánea, sin el mínimo titubeo, proporcionando a continuación una línea ultra precisa, invariable, húmeda y regular. Es ligeramente flexible aunque no es preciso forzarlo en absoluto pues el trazo es muy jugoso y es difícil que se seque incluso dejando la pluma abierta un buen periodo de tiempo. Por otro lado, la medida del plumín es sorprendentemente europea pues el medio de este modelo equivale a cualquier homólogo del Viejo Continente.


El desmontaje y sustitución del plumín es una tarea más complicada de lo normal. La pieza está adherida a la boquilla con una resina epoxídica que garantiza la unión pero dificultad su extracción. Si fuera preciso ajustar el plumín, es aconsejable recurrir a un profesional y,  de hecho, Pilot suele cambiar completamente la boquilla cuando el plumín tiene algún defecto o ha sufrido serios daños.


La carga de la pluma se verifica por cartucho o convertidor. De origen viene con el Con-50 de Pilot, un mecanismo de gran calidad y razonable capacidad aunque no llega a la del impresionante Con-70.


El capuchón cierra a presión, de manera muy sólida y estanca.  La pluma, en conjunto, resulta muy ligera, desmintiendo la impresión de que pudiera resultar pesada y aparatosa. Sin el capuchón, es un instrumento grácil y ligero como cualquiera de resina, y su tamaño, consistente pero no grande, se muestra increíblemente ágil y cómodo para un uso intensivo.


La colección Sterling de Pilot-Namiki es sorprendentemente asequible pues ronda los 350 euros, un precio decididamente bajo para sus fantásticas cualidades funcionales e increíble belleza.

4 comentarios:

  1. Me encanta por lo especial.

    El grabado es muy sencillo de líneas y precioso a la par. Como dice tiene que ser agradable notarlo en las yemas de los dedos.
    Es bastante arriesgada la combinación de plumín dorado con cuerpo en plata, pero a mí me gusta.
    La boquilla en resina también me convence. no me gustan las secciones metálicas.
    Una pluma diferente y acertada. Y desconocida para mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra de que te guste, un saludo muy cordial

      Eliminar
  2. Vamos allá de nuevo.
    Pilot/Namiki Starling Colection. Maravillosa colección. Diseño precioso y técnica inmejorable. El plumín que, cierto es, destaca el dorado sobre la plata (pero no "chirría") más que escribir, se desliza por el papel y el cuerpo se hace sentir, pero no molesta. De lo mejor existente hoy en el mercado por calidad -precio. Si tienes oportunidad de hacerte con una no lo dudes... pero, discrepo Pedro, 500 €. En todo caso, sin comparación con otras cuyo nombre no citamos pero que todos conocemos... Mucius Scaevola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Mucius, es un placer tenerte al fin por aquí!. Gracias por tu comentario

      Eliminar