Páginas vistas en total

viernes, 2 de junio de 2017

"Full Metal Pens" (y II)


Cerramos aquí la entrada Full Metal Pens en cuya primera entrega que mi admirado Leonardo Izaguirre compartió con nosotros sus extensos conocimientos en la materia. Las referencias a la Parker 51 añade un componente más de extraordinario interés en una materia que estoy seguro fascinará a todos los lectores. Adelante, pues,


De la Parker 51 FLIGHTER y “otras voladoras”


Estimados lectores, nuevamente con ustedes para completar la ofrecida segunda entrada de “Full Metal Pens”, que como recordaran, comenzó con una ojeada a dos interesantes versiones del modelo “51”, la “Presidential” y la “Signet o Insignia”, ambas por tener en común el color dorado y, por estar realizadas enteramente en metal.

En esta oportunidad corresponde a la tercera de las “51” que tiene el elemento metálico como material único en el cuerpo y capuchón. Como en la entrada anterior, lo haremos desde un ángulo en el que se pueda mirar éste rasgo distintivo y común a otros modelos de Parker Pen Co.

El sueño de volar

El modelo “51” desde su nacimiento estuvo vinculado con la aviación. Algunas leyendas incluso asocian el nombre, con el avión “Mustang P-51”. La Parker 51, nació con el 51 aniversario de la empresa, en el año 1939, pero Parker aprovechó la coincidencia del nombre de su estilográfica con el reputado cazabombardero para efectos publicitarios y así lo utilizo desde su lanzamiento en 1941.
Publicidad de Parker 51 asociada a la imagen del caza P-51 Mustang

Años más tarde y, gracias a la invención del sistema Aerométrico, el hijo del fundador y CEO para entonces, pidió a su departamento de diseño un nuevo modelo de “51” que se asemejara a el nuevo avión adquirido por la compañía para efectos corporativos.


Beechcraft D-18S adquirido por Parker Pen Co en 1946

Kenneth G. Parker, estaba fascinado con los aviones y con el hecho de volar. La compra de este nuevo avión, en aluminio brillante, inspiró a Kenneth para pedirles a sus diseñadores una “51”, que más tarde se convertiría en la saga más extensa de la mítica casa americana. 

Parker había estado presionando para el desarrollo de una estilográfica que funcionara mejor, resistente a las fugas a grandes altitudes. En 1943, dijo que “Parker nunca debería producir otro diseño de pluma que no fuera seguro en vuelos”. Su visión llegó a plena realización en 1949. En octubre de ese año, la compañía presentó uno de los diseños de plumas más atractivos y avanzados de todos los tiempos, la Parker "51" Flighter. Una estilográfica con las atemporales líneas de la “51”, pero realizada enteramente en acero inoxidable cepillado, llamado por Parker “Lustraloy”.

Pero, ¿qué es una Flighter?

Es bastante fácil comprender al mirar la siguiente imagen. La "51" Flighter era más que una pluma diseñada para trabajar en altitud. Era una pluma inspirada en los aeroplanos, y modelada después. Tiene más que una semejanza pasajera con el avión corporativo de Parker, plata brillante decorada con acabados dorados.


Izquierda: primera versión con aro del labio y clip dorados. Derecha: versión posterior que conserva el clip dorado pero sin aro.

Estética vs aspectos técnicos

El modelo "51" Flighter en su interior lleva incorporado el conocido sistema de carga Foto-Fill (Aero-métric), introducido en 1948 en las “Demi 51”.

Este ingenioso sistema incorporaba un tubo de respiración, originalmente de plata esterlina, que se extendía casi toda la longitud del saco de “Pli Glass”, hoy conocido como PVC, con un pequeño orificio en el lado del tubo a 1/4 "del extremo posterior del alimentador. 

Como bien nos ha explicado Pedro, siempre se ha considerado mejor volar con una pluma que está completamente vacía o, si se tiene la intención de usarla en vuelo, completamente llena. 

El tubo de respiración más largo permitía un llenado más completo, de modo que habría menos aire en el saco para expandirse a medida que la presión de la cabina del avión cae durante el ascenso y el pequeño agujero lateral proporcionaba un camino para purgar el aire residual del reservorio, de modo que éste no empuje la tinta hacia el exterior. 

Sin embargo como hemos dicho, esta innovación técnica no fue realizada para el modelo Flighter, sino que se colocó ya desde los primeros modelos aerométicos, por lo que el término “Flighter” hoy día se usa para denominar las estilográficas por su apariencia externa. Es decir, por su estética. 

Así, aunque el nombre del modelo y los aspectos técnicos han estado envueltos en cierta controversia, pues algunos autores consideran una Flighter a aquella estilográfica apta para el vuelo, se ha convenido denominar de ésta manera a todas las estilográficas construidas por Parker con el mismo material y acabado, “acero inoxidable cepillado”. 

Cosa que se agradece, pues esto nos permite hacer el divertimento de mirar mucho más allá del modelo “51”.


Una hermosa selección de Parker Flighter: De izquierda a derecha: “51” tardía, “51” inicios, “61” Deluxe, “45” Deluxe y estándar, Falcon “50” y “25”


Despejando la controversia

Debido a la controversia, me he propuesto deshilachar algunas de las características obtenidas de la literatura para que sea más fácil comprender: 

1.- Marca registrada: Durante un tiempo, la "51" fue el único modelo de pluma ofrecido en versión Flighter. Pero no pasó mucho tiempo antes de que otras marcas comenzaran a aparecer, y aunque Parker ha producido más diseños de acero inoxidable cepillado que cualquier otra compañía, hay ciertamente bastantes más marcas con este acabado. Evidentemente ninguna otra marca puede llamar a sus plumas con este acabado, Flighters. Pero los coleccionistas incurren en la generalización y a mí la verdad no me parece un pecado.

2.- El acabado: ¿deberíamos llamar Flighter a toda pluma construida en acero inoxidable cepillado? No si por "Flighter" nos referimos a una pluma que fue diseñada específicamente para ser segura en vuelo, o si restringimos el nombre de Flighter (como deberíamos hacerlo) a las estilográficas con el acabado mencionado y fabricadas por Parker. 

3.- El mecanismo interno: Si tomamos la filosofía de Kenneth Parker como la de la compañía, debemos asumir que todas las plumas estilográficas de Parker diseñadas después de la Segunda Guerra Mundial que fueron hechas para ser seguras en vuelo, son las verdaderas Flighters. Pero debido a que las plumas modernas sin tubos de respiración generalmente tienen excelente capacidad de amortiguación y poca o ninguna tendencia a expulsar tinta bajo cambios de presión, las características específicas de “seguridad en vuelo”, son discutibles.

De hecho los modelos de Parker con otros sistemas de carga distinto al de la “51”, como las “61”, “45”, “75” y posteriores, se siguen llamando Flighters aunque no tengan nada en su interior que las asemeje a su hermana primogénita.

La estética de una “Flighter”

La original "51" Flighter, además de su cuerpo de acero inoxidable cepillado, contó con acabados dorados para el contraste estético. Algunas otras plumas de acero inoxidable cepillado, incluso algunas hechas por Parker, tienen acabados cromados, las cuales para efectos de los coleccionistas, son Flighter siempre que sean Parker. De tal forma que el sello distintivo de una Flighter, es su cuerpo de acero inoxidable cepillado independientemente del color de sus acabados.

Con el paso del tiempo el costo aumentó. Así las Flighter “51” perdieron algunos de los rasgos clásicos en su “look”. El más llamativo fue la desaparición del aro dorado del labio del capuchón. 


Derecha: Versión inicial (aro dorado en el labio). Izquierda de finales de los 60´s, sin aro dorado en el labio del capuchón


¿Quién duda de que vuelen?

En los años 60, ya Parker había comenzado a lanzar otras estilográficas realizadas en acero inoxidable cepillado de más bajo costo. Las versiones Flighter de los modelos más pequeños de la compañía tales como el "21" Super y “45” estaban apareciendo sin el aro y clip dorados y, en cambio se les dio acabado cromado, ciertamente menos costosos.

Al reducir los dorados se redujeron los costos pero al mismo tiempo se creaba una nueva imagen propia.

Parker finalmente creó la designación "Deluxe" para su 75 Flighter con acabados dorados. Con ésta designación, nace toda una generación de Flighter nuevas. 


Parker 75 De luxe


Un claro ejemplo de los dos acabados en el modelo “45”. Derecha: Flighter Deluxe. Izquierda: 45 Flighter 

En la década de 1970, esta tendencia ya era la norma para las Flighter "51" y “61”. Esta última, también llamada “61” Jet Flighter Deluxe, es una de las más hermosas Flighter hechas jamás, tanto por su impecable acabado, como por sus líneas aerodinámicas, hasta el punto, que parece que fuera a salir volando. ¿Alguien lo duda?


Parker “61” Flighter Deluxe

La “61” en este acabado, conto con el fracasado y controvertido sistema de llenado “capilar”. Encontrar hoy en día una de estas en buen estado es difícil aunque no imposible.


“61” Flighter Deluxe con sistema de carga capilar

Otro modelo que destaca dentro de una colección de Flighters, tanto por sus líneas como por su original plumín integrado, es la Parker “50” Falcon. 


Parker “50” Falcon Flighter

Fue, como todos sabemos, la secuela del fracasado modelo T1. A esta última, no puede llamársele Flighter por estar construida enteramente en Titanio, aunque se trata de hecho, de una célebre “Flull metal Pen”.


Parker “51” Flighter (arriba) vs T1



Parker 51 Flighter. “Su impronta”

La Parker 51 Flighter es una estilográfica que atrae principalmente debido a su elegante apariencia, pero también por la sensación del acero inoxidable. Es una pluma atemporal, siempre actual y moderna. Esta característica podría decirse que le es común a todas las Flighter. Basta con mirarlas.


Personalmente pienso que si la “51 es uno de los mejores diseños, este podría ser quizás, el mejor acabado que Parker empleó en estilográfica alguna. No hay nada anacrónico o anticuado en ellas. Es sólo, la pluma perfecta. 

Todas las plumas de acero inoxidable comienzan siendo frías al tacto, pero se calientan gradualmente mientras se utilizan, es decir se “humanizan”. Aunque el acabado es suave y brillante, no es resbaladizo. 


Flighter: De derecha a izquierda: “51” Flighter sin dorados, “61” Deluxe, “45” Deluxe y estándar, Falcon “50” y la humilde “25”. 

A pesar de su sólida apariencia, la Parker 51 Flighter pesa aprox. 24 gr y tiene un largo de 155 mm “posteada”, lo que la hace una estilográfica cómoda para casi todas las manos. Se entregó, como todas las “51”, con plumines de oro 14 K, en puntos F, M y B. Se hicieron gran cantidad de estas a lo largo de los muchos años de producción. Y aunque perduran hasta nuestros días, son más raras que las versiones en plástico (Lucite), de esta gran estilográfica.

Nunca se hizo en versión “Demi”, aunque existen algunas “recreaciones”, a escala perfecta, hechas por el maestro argentino, Ariel Kullock.

Su saga resultó ser de las más exitosas en la cadena de producción de la casa de “la flecha”, pues se realizaron Flighter en casi todos los modelos posteriores a los aquí mostrados, como por ejemplo en las Vector, Frontier y Sonnet, entre muchas otras.

Además muchas otras casas americanas, europeas y japonesas se vieron incapaces de resistirse al acero como material para la construcción de alguno de sus más celebres modelos: Targa by Sheaffer, MYU de Pilot, Wall Street de Inoxcrom, Montblanc CS y, como no, la china Hero 100, son apenas alguno de los muchos ejemplos.

En definitiva, las Flighter son de las estilográficas que más personalidad imprimen a una colección. Conjugan discreción, sobriedad y elegancia. 

A pesar de ser herederas de la era industrial y de estar fabricadas en un material en apariencia anodino, resultan ser hermosas y seductoras tanto a la vista como al tacto. 

Espero haberlos entusiasmado a probar con este hermoso acabado.

Mis eternas gracias al capitán por dejarse robar tantas líneas de su maravilloso “Pajerete”.

Leonardo Izaguirre.

Quiero hacer expresa mención de la extraordinaria generosidad de Leonardo por compartir con nosotros su conocimiento, su trabajo y, sobre todo, ese entusiasmo contagioso que, estoy seguro, moverá a los lectores a profundizar en todo aquello que expone.

6 comentarios:

  1. En definitiva: excelente artículo, dan ganas de hacerse con una fligther. Sobrias y elegantes las 51 en esta presentación. Muchas gracias Señor Leonardo por tan detallada colaboración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Miguel por leer con tanto interés este articulo que es más por entusiasmo que por sabiduría. Agradecido también por el titulo de "Señor". Mi padre solía decir que el de médico o abogado se obtenía en cualquier universidad, pero el de señor, en una universidad muy exigente, "la vida". Las Flighter son muy seductoras, valen la pena.

      Eliminar
  2. ¡Espléndido y sugestivo apunte, admirados maestros Pedro y Leonardo!
    Se complica con ello mi devoción por las Parker en general (con alguna excepción) y por la 51 en particular.
    Hasta ahora no tenía muy claro qué era eso de flighter. Pero he aquí que al hilo de los últimos párrafos del apunte, mi humilde pero magnífica escribana Sonnet de acero podría pasar por una llamémosle pseudoflighter. ¿Es así? Verdaderamente no me importa mucho, porque lo que realmente valoro es su discreción y buen desempeño, y no tanto su nomenclatura o su estética.
    Y, por el mismo precio, una consulta: estaré unos días en Budapest, mercado dominado por Lamy; ¿qué marcas o qué tiendas pueden proporcionarme alguna agradable sorpresa? La desagradable ya me la he llevado al comprobar que la cadena Alexandra ha cerrado, incluida la mítica librería-café de los bajos del Hotel París en la Avenida Andrassy.
    Sic transit ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan, agradecido por tu interés. Efectivamente, tal y como se explica Parker designa con ese nombre a todas sus "hijas" hechas con ese material (acero cepillado) independientemente de los acabados. Sonnet en particular tiene dos versiones de Flighter´s, la GT (dorados) el equivalente a las De Luxe y la CT (cromo). Cualquiera de las dos es una digna Flighter. Enhorabuena, una gran estilográfica.

      Eliminar
  3. Aún tengo la duda, cuál de estas es grande como el denominado modelo JUMBO. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo que se me alcanza, Parker nunca ha fabricado un modelo con el apelativo "Jumbo". Si es posible, te agradecería más detalles, amigo Manuel. Un cordial saludo

      Eliminar