Páginas vistas en total

jueves, 15 de junio de 2017

Consejos para el mantenimiento de plumas de ebonita

Todos los lectores conocen ya la ebonita. Se trata de una de las primeras formas de plástico. Es un pollimero duro, rígido y brillante que se creó por Goodyear como sustituto de la madera de ébano y de la cual tomó el nombre comercial. En realidad, el nombre vulgar que aún se usa en el mundo anglófono es el de "goma dura" o hard rubber. Ha tenido múltiples usos aunque actualmente se encuentra, sobre todo, en pluma estilográficas, bolas para jugar al bowling, peines, embocaduras de instrumentos de viento y pipas.


La ebonita contiene un 30 ó un 40% de sulfuro, de ahí su característico olor, especialmente cuando se frota. Tiene, además, gran poder de atracción eléctrico.

Los que siguen son algunos consejos básicos sobre cómo tratar la ebonita dado que es muy frecuente encontrarla en plumas estilográficas, antiguas y modernas, generando algunas dudas sobre sus propiedades y cómo debe cuidarse.



Luz 

La luz es el principal enemigo de la ebonita no tanto porque afecte a la integridad del material como a su color. Los rayos ultravioleta hacen que los colores de la ebonita desparezcan. El negro se convierte en un gris lechoso y los demás pierden fuerza y consistencia hasta casi desvanecerse. Para evitarlo, el mejor consejo es mantener las plumas en sus estuches o en un cajón no iluminado.


La luz interior también puede ser dañina porque los sistemas de iluminación incandescente producen un espectro IR de luz UV. Sin embargo, los modernos LED no emiten rayos ultravioleta ni infrarrojos por lo que son seguros. Ojo, pues, a esas preciosas vitrinas con luz interior incandescente donde se exponen piezas de ebonita. Terminarán por arruinarse.


Agua

El agua es otro de los enemigos de la ebonita. No porque deforme la pieza, a menos que se use agua muy caliente, sino porque la descolora. Además, el agua puede contener otros elementos muy dañinos, como el amoniaco, que dejarán manchas en la pluma con solo tocarla.


El exterior de la pluma no debería tocar el agua. El interior, por el contrario, es menos importante porque no se verá. La boquilla puede limpiarse con un trapo húmedo y secarse rápidamente después.Para limpiar el conjunto plumin/alimentador, es aconsejable usar una pera que permita hacer correr el agua desde el interior hacia el plumín sin mojar la boquilla.

Una idea clave es no sumergir en agua  la pluma entera, o ninguna de sus piezas, durante largo tiempo.


Tinta.

En principio, la tinta no debería mancha la ebonita aunque si se trata de variedades muy porosas, puede llegar a hacerlo rápidamente. No es fácil determinar si nuestra pluma pertenece o no a esta variedad por lo que, en todo caso, aconsejo utilizar tintas ligeras, poco saturadas y muy fluidas. No solo la limpieza será más fácil sino que se podrá observar mejor si la pluma tiene tendencia a teñirse.


También es aconsejable utilizar tintas de la gama de color de la ebonita. Si ésta es verde, no usar tinta azul y si es roja, no usar tinta negra.


Calor



El calor no es un problema especial para la ebonita que es capaz de aguantarlo bien. El problema es que un exceso del mismo puede ocasionar deformidades en zonas más débiles. Con un uso normal, no son de temer daños, pero prohibido el uso de hornos, microondas, pistolas de aire o secadores. El material puede deformarse con rapidez.


Pulimento




La ebonita es un material que admite muy buen pulido. Puede hacerse con cualquier cosa, incluidas máquinas, pero hay que hacerlo con cuidado y a poca velocidad para no provocar un calor excesivo. También hay que tener cuidado con los grabados, las partes de metal y los resaltes. Ha de actuarse con delicadeza y sin prisa.


Puliendo la ebonita profundamente, se puede restaurar su color original.


Alimentadores



El alimentador de ebonita puede limpiarse con agua dado que la decoloración no constituye un problema para una pieza permanentemente empapada en tinta. Pero hay que tener cuidado con no usar agua caliente, porque puede deformar los aletines o los canales de conducción de la tinta y el aire.


Brillo.


La ebonita bien pulida tiene un gran brillo natural. Pero si se quiere mejorar, puede aplicarse aceite de silicona (no es lo mismo que la grasa), un compuesto muy ligero que da mucho brillo y que no contiene elementos dañinos para el material. En todo caso, conviene revisar la composición del aceite para asegurarse de que no contiene aceites minerales ni disolventes de ningún tipo.


Espero que estas someras indicaciones resulten útiles a los lectores, especialmente a los fieles amantes de este viejo, cálido y reconfortante material que es la ebonita.

(todas las fotografías son de uso público)



7 comentarios:

  1. Uf, y pensar que en los primeros tiempos de tener la King of Pen de ebonita negra la submergí en agua en diversas ocasiones para limpiarla... Por suerte, rápidamente dí con los consejos pertinentes, que ahora amplias y complementas aquí de maravilla. Gracias por esta información valuosa.

    Un saludo,

    Roger

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por el amable comentario, amigo Roger y disfruta de esa maravilla. Un saludo muy cordial

      Eliminar
  2. Yo tengo una duda, a mi Platinum le está saliendo óxido en el dorado del clip, así como a una Wall Street, ¿algún consejo para eliminarle eso?
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes intentar con lana de acero extraiga (00). Con eso se elimina bastante bien. Luego, utiliza algún barniz ligero transparente para sellar los cromados. Un saludo muy cordial.

      Eliminar
  3. Hola, tengo una pluma de más de 100 años con adornos the concha nácar o madre perla de gotero, muy bonita. Pero al final del barril tiene unas grietas por lo que está inutiizable. He buscado poco, pero encontré que la ebonita se puede pegar con epoxi, tú sabes es esto es correcto? Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me meto donde no me llaman, pero yo creo que si la pluma tiene valor para tí, y tienes interés en restaurarla, mejor busca algún profesional reconocido para realizar el trabajo. Por experiencia propia te digo que los experimentos de bricolaje casero no suelen terminar bien.

      Eliminar
    2. La ebonita es un material difícil de pegar. No se consigue nada con los pegamentos acrílicos ni con los de contacto. Parece ser que con epoxy se consiguen algunos resultados aunque no he leído ningún experimento definitivo. Hay reparadores profesionales en USA que dicen contar con fórmulas hechas a medida para pegar ebonita. Además, hay que abrir la grieta para rellenarla bien luego, No sé si esto es cierto o es un reclamo para ganar clientes.En todo caso, y visto el valor sentimental de la pieza, estoy de acuerdo con Alfonso en que lo más sensato es buscar la ayuda de un experto. Con lo que te diga, podrás tomar una mejor decisión. un saludo muy cordial

      Eliminar