Páginas vistas en total

lunes, 28 de abril de 2014

Historia en 12 plumines o ¿Por qué los japoneses son tan complicados?

Durante los primeros años del Siglo XX, los japoneses acometieron la tarea de diseñar un instrumento de escritura que permitiera al usuario sustituir los tradicionales pinceles con los que se escriben los kanjis por un instrumento más moderno y funcional. Ese instrumento era la estilográfica.


Los pinceles son fáciles de adaptar al usuario porque sólo se trata de cortar y perfilar. De esta manera, los usuarios pueden conseguir la forma y grosor que deseen sin necesidad de ayuda. Además, los pinceles son , en general, baratos, de manera que pueden sustituirse con facilidad.
La estilográfica presentaba la enorme de dificultad de su adaptación a la inmensa variedad de manos que iba a utilizarlas y, para que fuesen una alternativa viable a los pinceles, debían ofrecer, si no la misma, parecida o muy amplia capacidad de adaptación.
Pilot fue la primera empresa japonesa que se puso manos a la obra. Decidió acometer el problema de manera muy original. Ya que no podía transformar un plumín metálico con la facilidad de uno pincel, optó por identificar qué usos eran los más frecuentes entre sus clientes y, en consecuencia, ofrecerles un plumín distinto, o especializado, para cada misión. De esta manera, cubriría la mayoría de las necesidades de aquéllos y conseguiría que arrinconasen el pincelen beneficio de la pluma que, por otro lado, ofrecería las ya evidentes ventajas de portabilidad, seguridad, autonomía y comodidad de uso.
Pilot, y pronto los demás fabricantes japoneses, pusieron en el mercado a partir de 1920 una enorme variedad de plumines.


Muchos de aquellos plumines aún siguen en uso y han dado lugar a frecuentes confusiones entre los usuarios occidentales que aman las plumas niponas, como yo, pero que en ocasiones se preguntan por qué es tan complicada la nomenclatura japonesa y por qué existen tantas variedades frente a los tradicionales, Fino, Medio y Grueso de la mayoría de los fabricantes occidentales.
Nadie mejor que la propia Pilot para darlos la explicación y así consta bien referida en un artículo publicado en The Pilot Times para la instrucción de sus agentes comerciales en el extranjero, artículo descubierto por Ron Dutcher de Kamakura Pens, a quien se debe la información que sigue.




Cuando empezaron a distribuirse estos plumines, no se marcaban pues se suponía que el vendedor sabía identificarlos.  Debido a la confusión provocada entre los clientes, Pilot comenzó a marcarlos, siendo el origen de las actuales variedades.
A continuación veremos el modelo y el origen de los más representativos. La marca de cada uno se señala en el encabezado.

1.- Plumín de bibiliotecario o Bookkeeper (BK)

Se trata de un modelo especialmente diseñado para contables y, por tanto, es un plumín robusto, extrafino, extralargo y extrarígido. El iridio estaba tallado de forma completamente cuadrada para poder dibujar líneas rectas muy finas, como las de casilleros y divisiones. Los gavilanes, por la misma razón, eran muy frágiles de manera que Pilot dejó de fabricarlos a mediados de los años 20 del siglo pasado.

2.- El Plumín de Correos o Posting (PO)

Se trataba de crear un plumín adecuado para aprovechar las popularísimas y tradicionales postales japonesas que, por entonces, suponían una alternativa muy barata a las cartas ordinarias y que todo el mundo usaba, tanto para correo oficial o de negocios, como para comunicación privada. En los años 20, estas postales estaban fabricadas con un papel suave, muy poco denso, perfecto para un pincel pero inadecuado para una estilográfica. El Plumín de Correos es largo, con punto fino o extrafino y ligeramente flexible. Además, el iridio se talla de manera que resulte muy suave y la punta se curva hacia abajo ligeramente para producir una línea más concentrada y oscura sobre el papel. Aún se fabrica y resulta ideal para tomar notas rápidas sobre papel suave.



3.- El Plumín Fino (F)

Es casi el plumín estándar en las estilográficas japonesas por la sencilla razón de que es el ideal para escribir los complicados kanjis japoneses para los que los puntos medios o gruesos resultan del todo inadecuados al emborronar los detalles.

4.- El Plumín Taquigráfico o Stenographer (STENO)

Las plumas taquigráficas tenían un cuerpo largo con gran capacidad de tinta para poder ser usadas durante horas y solían ser delgadas para ser más fácilmente manejadas por mujeres. Los plumines se diseñaron para que pudiera escribirse muy rápidamente con ellos y así, eran largos, de punto medio-fino y poca flexibilidad. El iridio estaba tallado de forma ligeramente cuadrada y suave aunque con un cierto feedback, nunca demasiado que estorbara a la velocidad de escritura.
Pilot dejó de fabricar estos plumines en los años 50 aunque los actuales plumines Fino-Medio son lo más parecido a los antiguos Steno.



(Fotografía de Bruto Taut. Crónicas Estilográficas)

5.- El plumín Script.

A partir de los años 50, los plumines Steno fuero sustituidos por los Script, que tenían una cantidad mayor de iridio tallado en forma más redondeada. Se diseñaron para escribir mucho tiempo y muy rápido.




6.- El plumín medio o Medium (M)

Los japoneses no lo utilizan habitualmente para escribir sino para firmar. Suele ser de suavidad media y moderadamente flexibles.

7.- El plumín Falcon (FA)

Con un pincel es fácil variar el grosor del trazo. Con una estilográfica, no. Para hacerlo con un pincel, sólo hay que cambiar la cantidad de pelo que toca el papel. Con una estilográfica, hay que hacerlo presionando.
el problema de los gavilanes muy flexibles es que han de ser largos y, a partir de cierto punto de extensión, la tinta deja de fluir. El plumín Falcon soluciona en parte este problema al contar con gavilanes más cortos pero muy flexibles gracias a unos cortes laterales que permiten una buena apertura sin interrupción del flujo.
Es un plumín que comenzó a venderse en los años 20 del siglo pasado y aún se ofrece por su magnífico desempeño.




(La segunda foto se corresponde al plumín que monta el modelo Elabo o Falcon, también flexible aunque con diferente diseño)

El plumín Falcon ha tenido mucho éxito en occidente por su suavidad y por el recurrente mito de la flexibilidad como bálsamo para una mala caligrafía. Sin embargo, no tiene tanto predicamento en Japón donde la escritura formal tradicional sigue haciéndose con pincel.

8.- El Plumín para Copias o Manifold

Se trata de un plumín diseñado para hacer copias carbón y, por tanto, es muy duro y rígido para poder ejercer una presión suficiente y que la copia sea legible. La punta de iridio es muy grande y redondeada y los gavilanes son cortos, sin flexibilidad alguna. Con este plumín se puede ejercer una gran fuerza sin daño alguno para el mismo. Pilot aún lo fabrica.

9.- El Plumín Ola o Waverly (WA)

La curva hacia arriba del plumín pretendía, en origen,  favorecer la escritura a los zurdos y, en todo caso, añadir un  punto de suavidad al instrumento. Actualmente, se trata de un modelo muy original que proporciona una extraordinaria fluidez a la escritura. Es un plumín relativamente grande y con una buena cantidad de iridio. Sheaffer fabricó muchos modelos con esta misma forma.




10.- El Plumín Basto o Coarse (C)

En realidad, es lo más parecido a un punto grueso occidental. Cuando Pilot lo sacó al mercado en los años 20, el nombre hacía referencia a los pinceles más gruesos y bastos que usaban los calígrafos tradicionales para dibujar los kanjis más grandes. Actualmente, el Coarse es un punto más grueso que el Broad japonés estándar.

11.- El Plumín para Música o Music (MS)

Este es un modelo que ha tenido mucho éxito en el mundo occidental utilizándose para realizar una escritura parecida a la itálica. En principio, se destinaba a escribir notas musicales. Ofrece un trazo muy grueso en vertical y muy fino en horizontal. Pilot, al igual que Platinum, han diseñado su plumín musical con tres gavilanes mientras que Sailor, únicamente con dos. El iridio está tallado inferiormente casi en forma cuadrada y no es en absoluto flexible.



12.- El Plumín Talón o Stub (SU). 

Un punto típico para escribir itálica, no muy popular en Japón. No equivale exactamente a un stub occidental puesto que tiene iridio aunque está tallado en forma recta.
Hay plumas de Pilot más parecidas al estándar occidental pero suele denominarse como Grueso (B) o Doble Grueso (BB). Esto ocurre, por ejemplo, con la 78G B que es, en realidad, un stub.




Hubo muchos más plumines especiales; todos ellos fueron y son  el producto de una política industrial y comercial muy activa que dio como resultado una de las firmas más dinámicas e ingeniosas en el desarrollo del mundo de la estilográfica.

(Todas las fotografías son propiedad de sus autores. Aquí se usan a efectos puramente ilustrativos)

3 comentarios:

  1. Gracias por el artículo, muy completo e ilustrativo.
    Martín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que haya resultado útil, Martin!

      Eliminar