Páginas vistas en total

jueves, 26 de mayo de 2016

Parecidos razonables (otro ensayo estético)

Supongo que los avisados lectores habrán leído, como yo, las repetidas apelaciones a las imitaciones que unas marcas hacen de otras en el mundo de la estilográfica. Desde la ya clásica protesta contra las japonesas que imitan a Montblanc, las italianas que imitaban a las norteamericanas o todo el mundo que imitaba a Parker, hasta las modernas chinas que lo reproducen todo. En realidad, el aprovechamiento comercial ajena del éxito propio es un principio económico casi tan viejo como el mundo. La Roma clásica imitaba los productos griegos porque tenían prestigio y se vendían mejor; los orfebres españoles imitaban a los americanos por su espectacularidad, los músicos sin suerte intentan reproducir los acordes y el estilo de los más famosos y los pintores se han copiado los unos a los otros desde los albores de la humanidad. El éxito ajeno suele ser un gran indicativo del camino a seguir.

En el mundo de la escritura, este principio es tan usado como en el de los demás, de modo que los fabricantes de estilográficas se han venido inspirando los unos en los otros desde que nació la industria. Acá con más éxito y acullá con menos, pero hay ejemplos para todos los gustos.



No voy a ofrecer aquí un muestrario de la historia de los parecidos razonables entre distintos modelos históricos, pero sí hacer algunas reflexiones sobre el estado actual de la cuestión y no tanto desde el punto de vista material, cuanto estético. Es decir, cómo los gustos y las modas cambian al compás de los tiempos haciendo que ciertos valores sean más o menos apreciados; cómo, en definitiva, evolucionan los principios decorativos y artísticos al compás de los tiempos.

Mi tesis es que la estética actual imperante en el mundo de la estilográfica es, eminentemente, la japonesa. No debería ser sorprendente ya que Japón es el líder mundial en esta industria, con gran diferencia sobre el resto de fabricantes. Pero la cuestión no es sólo de cantidad sino de estética, de modo que es posible reconocer que, a día de hoy, los principios artístico-culturales japoneses se están imponiendo en el mundo de la estilográfica, conformando un nuevo paradigma.


A estos efectos, me resulta especialmente revelador que los propios fabricantes japoneses están evolucionando muy rápidamente hacia expresiones estilísticas mucho más genuinamente niponas de las que usaban hace apenas veinte años, cuando sus competidores eran las plumas occidentales a las que, más o menos, seguían en lo estético. Siempre hubo modelos específicamente japoneses, sin duda, pero cuando la industria salía al mercado mundial, pretendía adaptarse al paradigma entonces dominante.

Creo que ha habido un momento singular que ha marcado el punto de inflexión en este cambio de paradigma estético y es el nacimiento de Nakaya. Antes de ella existía el maki-e, sin duda, y también el urushi, pero no más allá de un reducido número de modelos para aficionados y connoisseurs. A partir del impresionante éxito de Nakaya en los Estados Unidos gracias, sobre todo, al impulso que le dio Stutler, el entonces vigente paradigma del lujo y la belleza en la estilográfica, comenzó a cambiar.

Voy a mostrar a continuación diez estilográficas modernas cuya afinidad estética con las plumas japonesas es incontestable. En algún caso, parecen clones de Nakaya y, en otros, se basan en parecidos criterios de belleza. Que el lector juzgue por sí mismo y se entretenga en buscar otros ejemplos en los modernos catálogos. Estoy seguro de que hallará muchos más ejemplos.

Ranga



(foto: mehandiratta.wordpress)

Ya hemos tenido ocasión de disfrutar de las exquisitas formas de esta pluma india. Dejando aparte otras consideraciones funcionales, es una pluma perfectamente homologable a las nítidas líneas y la sobria belleza de una Nakaya.

Taccia


Las mejores Taccia siguen los criterios estéticos de Nakaya y otros fabricantes japoneses. Líneas claras, precisas y desnudas de adornos que distraigan la simple belleza de la forma.


Namisu


Este fabricante escocés no tiene reparo alguno en remedar las depuradas líneas del modelo Neo Standard, pero nótese que el parecido no es sólo de líneas, sino de concepto: sobriedad, limpieza y minimalismo.

Edison



Edison dispone de un variado catálogo y de diferentes materiales pero, en materia de forma y de concepción estética, la 76 se parece extraordinariamente a una Pilot de gama alta y muchas de las Pearl y Pearlette participan de la misma pureza conceptual estética de las Nakaya.


Franklin Christoph


Las bellísimas F&C tienen una indudable deuda estética con las plumas japonesas. Alguno de sus modelos podría estar perfectamente firmado por cualquiera de las Tres Grandes.


Karas Kustom



Estas plumas norteamericanas de metal participan de la misma limpieza de líneas y sobriedad decorativa que las plumas japonesas.

Romillo

Aunque la española Romillo suele entenderse más referida a modelos clásicos de los años 20, me parece igualmente patente que algunos de sus modelos se han redefinido en torno a los principios estéticos de Nakaya.


(foto: Pedro Haddock)

Clavijo



Las soberbias producciones de Clavijo han sabido aprovechar como nadie la inspiradora belleza de las plumas japonesas.


Danitrio



La norteamericana Danitrio no es una estricta seguidora de ninguna marca japonesa pero su estética es netamente nipona, sus modelos conceptuales los de ese país y en todo ello basa sus señas de identidad

Sailor. 


Hasta las marcas japonesas se hacen más japonesas. Los mejores modelos de Sailor y sus productos más elaborados, vuelven al urushi, a la ebonita pulida y al maki-e


Que cada cual saque sus conclusiones. A mi parecer, esta moderna avalancha de modelos de inspiración estética japonesa no deja lugar a dudas sobre quién es el actual dominante del mercado.


(salvo donde se indica, todas las fotos son de los respectivos fabricantes) 



10 comentarios:

  1. Namisu Nova. Y por ese precio... Ay Pedro! Esto de que sepas tanto de plumas me tiene la cuenta de paypal a salto de mata.
    Hay varias que me han gustado. Desde luego Nakaya es un referente en forma, y en acabado.
    Como no me puedo permitir una alegría lacada, tiraremos del "Ye poor man's Nakaya".
    Muy buen artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Rafael y siento ser agente activo de tentación. Pero no creo que haga mucha falta tentarte porque, como estoy seguro de que a tí y a mí, cualquier cosa excita nuestra curiosidad y nuestros deseos. Un fuerte abrazo, amigo mío.

      Eliminar
    2. Jajaja... Culpable! Culpable! Qué bien me has puesto frente al espejo. Cuando uno es fácil hay que reconocerlo.

      Eliminar
    3. Aquí un "damnificado" más... el contenido precio de esa hermosa estilográfica me hizo lanzarme la pasada semana, por lo que una Nova -en este caso en acabado "Polished Titanium"- viene de camino. Escogí un plumín titanium (M), a pesar de que en general la gente reporta que el estándar de acero rinde bien. Era la combinación más cara (85 libras con envío), pero aún así creo que la pieza está equilibrada en precio.

      Eliminar
    4. La Nova es una pluma muy atractiva y, como bien dices, Nobokakin, con una buena relación calidad/precio. Espero tus impresiones. Un abrazo

      Eliminar
  2. Fdz de Polavieja "Pola"28 de mayo de 2016, 19:34

    Señor Almirante de la mar Océana:
    ¡Qué belleza se desprende de su sabio catálogo. No sé qué admirar más si la bellas formas que señalan las fotografías o la delicadeza con que ha presentado cada marca. Me atrevo a escribir que bajo la influencia de la estética nipona, Vd. mismo ha referido una notas no más de lo que cada cual por sí propio puede si se atreve. ¡Enorme concisión y contención. Bello artículo como bella es la sugerencia.
    (Le agradezco la justicia del "soberbias" para lo que crea Gabriel Clavijo. He destripado una, la mía, la que aparece en la fotografía, y es eso un mecanismo preciso creado con amor)
    Reciba mi agradecimiento estético.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, amigo mío. Sé que compartimos gustos y mucho más. Un fuerte y siempre fraternal abrazo.

      Eliminar
  3. Leonardo Izaguirre2 de junio de 2016, 11:46

    Que belleza de plumas. Lo bueno de escribir comentarios después de leer varias de tus entradas Pedro, es que uno puede comentar de forma integral. Y puedo decir que cuando se comparan estos fantásticos diseños simplistas pero hermosos, con aquellos adefesios de tu ultima entrada, estas lucen mas bellas y aquellas mas feas, y ya eso era difícil. hahahahah. Gran entrada.

    ResponderEliminar
  4. Creo que el estilo japonés nace de su propia idiosincrasia. El japonés es copión y perfeccionista. Sus diseños no son novedosos, pero si perfeccionados. Usan las líneas principales de un croquis y lo mejoran, y ya está. Los diseños originales nacen en Europa y Estados Unidos. Hay modelos de los años 20, en forma de puro, flat top, con terminaciones cónicas, etc. Hay poco margen en el diseño de una estilográfica. Sus arquitectos son clara demostración de su idiosincrasia. Las primeras estilográficas japonesas, son fotocopias de los modelos alemanes. Lamy es innovadora en diseño. Montblanc lo fue. Parker, Sheaffer, y otras tantas marcas cuyos diseños han sido mejorados por los japoneses.Son patentes (en diseño) mejoradas, nada más. Las plumas japonesas están de moda, porque son baratas comparadas a las europeas. Sus plumines, están sobrevalorados, salvo que los elabore algún maestro japonés, pero claro, entonces el precio se dispara. La diferencia en sus plumas son los acabados. Y por decir algo más, sus sistemas de alimentación son los de todo el mundo, convertidores y cartuchos, pocas se cargan por émbolo o pistón.
    Saludos. Enrique-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, amigo Enrique. No estoy muy seguro de los datos que manejas. Según la OMPI, el segundo país por número de patentes es Japón; por detrás de USA y por delante de China. La diferencia de estos tres con el resto de los países, es abrumadora. Un paseo por cualquier papelería japonesa te permitirá observar cosas que en occidente ni imaginamos y el diseño y calidad de los productos nipones están reconocidos mundialmente. Japón fabrica plumas estilográficas desde el periodo Meiji, en 1868. La primera Montblanc es de 1910; Las tres grandes japonesas de hoy en día comenzaron sus operaciones en 1911,1918 y 1919 respectivamente y, a la postre, la mayor pujanza de diseño en materia estilográfica radica hoy, a mi modesto juicio, en el País del Sol Naciente. Mi opinión, como es sabido, no es del todo objetiva, puesto que considero que las plumas japonesas son, con mucho, las mejores del mundo. Un saludo muy cordial.

      Eliminar