Páginas vistas en total

miércoles, 30 de marzo de 2016

Plumas de Comunión: tradición y memoria.

Una de las tradiciones españolas más consolidadas es la de la Primera Comunión. Pese a las vicisitudes históricas, sociales y culturales por las que hemos atravesado en los últimos tiempos, esta tradición sigue viva y, con las inevitables modificaciones experimentadas, continua siendo un evento importante en el seno de muchas familias y en la vida de los pequeños comulgantes que se ven inmersos en su primera gran ceremonia social.

Junto con los trajes tradicionales y la fiesta consiguiente, una de las tradiciones asociadas con la Primera Comunión es la de los regalos y, dentro de éstos, uno de los más clásicos era la pluma estilográfica o el juego de pluma y bolígrafo. Durante los años 50 y 60, los fabricantes españoles decidieron crear una línea de productos específicamente dedicados a la conmemoración de este evento y sacaron al mercado las plumas de Primera Comunión, unos instrumentos especiales cuya identidad estaba marcada por el color blanco que simboliza la pureza del niño o niña que acuden a la ceremonia.


El plástico blanco con el que se fabricaban estas plumas, pese a lo llamativo, resultó ser muy frágil y se rompía con enorme facilidad. Por eso, la mayoría de las plumas supervivientes tienen fisuras o están rotas. No obstante, se fabricaron en gran cantidad dándose la particularidad de que no había otras estilográficas de este color en toda la producción nacional de manera que, si nos encontramos con una pluma blanca de dicho periodo, se trata, sin duda, de una pluma de Comunión.


Este tipo de plumas ha desparecido hoy del mercado, pero aún quedan ejemplares de las vetustas marcas españolas que nos recuerdan un pasado reciente y a la vez emocionante, pero ya tristemente perdido. Los patios de recreo y las pequeñas escuelas permanecen prendidas en la memoria junto con esas otras reliquias que son aquellas preciosas plumas blancas como las que hoy presento.

1.- Soffer 31

Soffer fue una marca española fundada por Ricardo Gurina Pérez en 1949. Gurina compraba piezas a diversos fabricantes que luego montaba en su taller bajo diversas marcas como Capitán (que fabricaba Damiá Onsés) o Kapitán. En 1955, Gurina adquirió la marca Soffer al italiano  Enrique San Martino Grasso y la registró como Soffer Hispania, R.G. La palabra rememora, inevitablemente, a la famosa Sheaffer.


Entre 1955 y 1960, las plumas Soffer ocuparon una buena posición en el mercado. Eran plumas de calidad y, como muchas de la época, de formas parecidas al referente Parker, pero con un buen servicio postventa. En 1960, Gurina se asoció con Manuel Vaqué, de Inoxcrom, para convertirse en distribuidor de esta marca, lo que acabó por hacer desaparecer las plumas propias cuyo stock se liquidó durante los años 60 del pasado siglo. Cuando Gurina se retiró, todas sus acciones pasaron a Inoxcrom.



 La Soffer 31 es un modelo que pertenece a la segunda etapa de la marca, cuando los modelos se denominaban con un número. Era una pluma de buena calidad que se vendía al magnífico precio de 60 Ptas,(25 céntimos de euro aproximadamente).


Se trata de una estilográfica que recuerda inmediatamente a la Parker 61 con  la que comparte, además del clip, numerosas claves de diseño. Pero la Soffer también era una pluma muy elegante, de buenas terminaciones y aceptable calidad de construcción. Estaba dotada con un plumín de acero de origen Inoxcrom con muy buen desempeño. La pluma venía invariablemente provista de un capuchón cromado o niquelado con un clip imitación Parker.


La pluma, con el cuerpo blanco típico de los regalos de Comunión, se cargaba mediante sistema aerométrico de estilo Parker. La pluma que presento está en un magnífico estado de conservación, funcionando correctamente toda su mecánica.



2.- Inoxcrom 55

Estaq pluma fue un modelo de referencia en el mercado español de los años 60 y 70, probablemente la única que hizo alguna sombra a sus grandes refrentes, especialmente las Parker 51 y 21. Comenzó a producirse en 1957, a un precio de 100 pesetas ( unos 60 céntimos de euro) y dejó de comercializarse en 1976. tras 19 años de producción, todo un récord.


Se trata de una pluma de formas muy parecidas a las Parker susodichas, con extremos aerodinámicos y soluciones estéticas casi clonadas de tales modelos. Pero la 55 era también una gran pluma por sí misma; fabricada con sumo cuidado y con algunos rasgos estéticos propios de gran interés como la boquilla y el plumín, absolutamente originales y de notable atractivo.


De la 55 se hicieron varios modelos. El que aquí se presenta corresponde a la segunda época, es decir, a la llamada 55 estándar fabricada entre 1959 y 1964.



La boquilla de la 55, uno de sus rasgos identitarios,  tiene un labio superior arqueado con una elegante protuberancia lineal en el centro que se adentra en el plumín, semicarenado. La parte inferior es recta con una breve muesca y permite apreciar el alimentador plano, transparente. Un diseño muy elegante y de gran belleza.

El capuchón, típico de esta versión, viene dotado del inolvidable clip Inoxcrom en forma de uve y la inscripción Inoxcrom 55 made in spain.


La alimentación se llevaba a cabo mediante pulsador aerométrico de estilo Parker en cuya camisa metálica se puede leer: "PARA LLENAR, PRESIONESE VARIAS VECES. INOXCROM. FAB.IND.MAVA. MADE IN SPAIN. USE TINTA DE BUENA CALIDAD". Nótese la referencia a Industrial Mava, que en 1964 despareció tras la fusión con Inoxcrom.


Muchos fabricantes hicieron plumas para Comunión pero estos dos modelos son de los más representativos. Sirvan de homenaje a la industria española y a sus entrañables iniciativas.



49 comentarios:

  1. Madre mía, en la España de los 50 el tema de la propiedad industrial y la imagen de marca eran un cachondeo, con la legislación actual Parker hubiera podido cerrar la mitad de las fábricas de este país. La mayoría de las plumas de esta época son copias descaradas de las suyas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es exactamente lo que he pensado yo, Alfonso... ¡Qué pedazo de "homenajes"!
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Es que no se limitaban a imitar las formas, algo comprensible si seguían la moda de la época. Plantaban flechas en el clip plagiando descaradamente la imagen de marca, con un par...

      Eliminar
    4. En aquellos años, las Parker eran el modelo para el mundo entero y no había, como ahora, una protección a las patentes tan depurada . Esto no solo ocurría en España sino en muchísimos otros países. Un saludo muy cordial

      Eliminar
  2. Pues yo sigo recalcitrante. Mis dos comulgantes de este año han recibido sendas Faber Castell Loom: Negra para el niño, violeta para la niña.
    Una de las parejas me dijo "Pues yo echaba en falta la pluma para Roberto. Qué es de un comulgante sin pluma?".
    La niña incluso esperaba el regalo, por cuanto a su madre meses antes le entregué una lamy safari itálica y ella se la pedía para poder escribir con variación de trazo. Su madre es auténticamente mañosa y hace cosas preciosas con la caligrafía.
    Nintendos ya les regalarían otros...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hija hace la comunión este año, no sé si regalarle una pluma, en en colegio no le dejarán usarla. Aunque lo del plumín itálico está bien pensado, escribir con variación de trazo seguro que le hace gracia.

      Eliminar
    2. ¿Sabes si la Loom tiene la opción de plumín itálico?

      Eliminar
    3. Muy buena iniciativa Rafael. Aplaudo tu decisión y tu labor divulgativa.

      Eliminar
    4. Alfonso, la Loom, la E.Motion y la Ambition usan el mismo plumín y son intercambiables aunque, en lo que se me alcanza, ninguna ofrece plumines itálicos. Como sabes, el plumín va unido a una camisa enroscaba por lo que tampoco sería fácil usar plumines de otras marcas. Un abrazo

      Eliminar
    5. Creo que el plumin de las FC Basic también es el mismo. Se puede extraer de la camisa tirando con cuidado ( y con fuerza). Yo he transplantado uno de una Basic a una TWSBI 580. Supongo que al revés también se podrá hacer.

      Eliminar
    6. Yo con los itálicos tengo una relación confusa: De vez en cuando compro alguno porque me atraen irremediablemente, pero a las 6 páginas vuelvo a mis plumines redondos y su suavidad. Como la niña promete -precisamente este fin de semana, me ha preguntado por papeles que no traspasen-, preferí regalarle un M y que los títulos de los resúmenes los haga cogiendo prestada la de su madre.

      Eliminar
    7. Supongo que un itálico es poco práctico, y menos aún para un niño, supongo que por su tipo de letra les viene mejor un F o incluso un EF

      Eliminar
  3. Jejeje. Yo desde que he tenido que regalar a los comulgantes de mi familia les ha caido una pluma. Parker Sonnet, Pelikan Pura y la última una Pilot Urban para mi hija. Por mi parte aún conservo (y uso) la Sheaffer Imperial que recibí en mi primera Comunión.
    Las tradiciones son las tradiciones y si nosotros no extendemos el virus estilófilo ¿quién lo hará?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien hecho, Joker; eso mismo hago yo hace tiempo. Te felicito por conservar la pluma de tu Primera Comunión. Un abrazo

      Eliminar
  4. Venga, va, que me he animado. ¿Qué pluma me recomendais para regalarle a mi hija por su comunión?, precio tope 50 euros, tiene que ser metálica, porque la quiero grabar con su nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ha de ser metálica, te sugiero la Urban/Metropolitan. La relación calidad/precio de esta pluma es insuperable. Un abrazo, amigo mío.

      Eliminar
    2. Apoyo la moción. Y la gama de colores es extraordinaria. Hace poco las he visto con un estuche bien majo y de regalo una caja de cartuchos.

      Eliminar
    3. Y si la grabas en el clip? Con eso se te amplía el espectro. Una prera? Esas las hay con plumines caligráficos. Una TWSBI diamond mini o una classic?

      Eliminar
    4. Lo de grabarla en el clip no es mala idea, así más donde elegir, mi relación con la Metropolitan es un poco fría, aunque este año ha sacado una gama de colores muy bonita.

      Eliminar
    5. Creo que al final la elegida será una Faber Castell Loom Piano, y por seguir la tradición, en blanco. Además, tiene un clip bien grande donde grabar el nombre de la niña :-)

      Eliminar
    6. Buena decisión, Alfonso. Y fiel a la tradición, como corresponde. También tienes modelos blancos de e-motion y Ondoro aunque el presupuesto se eleva al doble. un abrazo

      Eliminar
    7. Para una niña de ocho años creo que una Loom está más que bien, si decide usarla, que es lo que espero que haga, lo más probable es que la pierda o la rompa en pocos meses. Saludos

      Eliminar
  5. Mi pluma de primera comunión era una SuperT Olimpia, negra. La he recuperado hace poco... ¡y funciona! Araña un poco en algunas posiciones... pero qué se puede esperar de la pluma de un chaval de ocho años... a ya tantos años de distancia... Me alegra haberla recuperado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enhorabuena por esa recuperación, Nauta. La Super T es todo un clásico. Un saludo muy cordial, amigo mío.

      Eliminar
  6. ¿Por qué dices que la Soffer recuerda a la Parker 61 y no a la Parker 51 o la Super 21? Yo hecho de menos la flechita en la sección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda a la 61 por la forma ahusada y los extremos truncados aunque, en efecto, le faltan algunos detalles menores de diseño. Ponlas una al lado de la otra y verás el parecido. Un abrazo muy cordial.

      Eliminar
  7. Qué penica que en mi época esto ya no fuese tradición. Yo soy de la época en la que el regalo estrella de la comunión era la bici. Que tampoco la olí, quede claro xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Bettie, pero deberías recompensarte por ambas pérdidas, aunque sea a deshora. ;-) Un fuerte abrazo

      Eliminar
  8. Qué recuerdos... Todavía conservo mi juego de pluma y boli Inoxcrom 77 slim en su estuche de imitación de terciopelo junto con la Kodak instamatic que me regalaron en la comunión.

    Hay que ver qué lejos queda ya el año '83.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso modelo el 77. En cuanto a la cámara, lo mío es peor, aún conservo mi Fiesta (!). Un abrazo

      Eliminar
  9. Muy emotivo y bonito el reportaje. A mi, me regaló mi añorada madrina un Parker 61 que conservo desde aquella EGB de los primeros 70. Y al poco tiempo, ya de mocete, mi primera pluma también una Parker 61. Ambos los guardo como oro en paño y funcionan perfectamente (el bolígrafo sobre todo, je,je) a pesar de haber sido uno de esos estudiantes...ETERNOS, pero siempre muy cuidadoso con los utensilios de escritura.
    Me habría gustado mandar unas fotos, pero no se como hacerlo.
    Un saludo para todos y a seguir sorprendiéndonos Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Felipe. Felicidades por esas piezas que conservas, dos verdaderas joyas. Un fuerte abrazo
      (si quieres enviarme las fotografías, puedes utilizar mi correo)

      Eliminar
  10. Hola Pedro.
    En mi opinión el tema es muy acertado, ya que, una vez más, los útiles de escritura nos han acompañado (qué duda cabe) a lo largo de nuestras vidas y nos siguen acompañando.
    Tras el fallecimiento de mis padres, el año pasado vendimos la casa familiar. En un armario nos encontramos los libros de firmas de los asistentes a las primeras Comuniones (mía y de mis hermanos) y varios bolígrafos y plumas Parker e Inoxcrom, la mayoría blancas o color crema, correspondientes a regalos de tan señalada fecha. Un tesoro que, rechazado por mis hermanos, “no tuve más remedio” que quedarme yo.
    Por otro lado me voy a atrever a formularte una cuestión (ya me has resuelto varias): quiero adquirir una Pilot 912 con plumín M o B, pero en las páginas que encuentro para hacer la compra (por ejemplo Amazon o Ebay) me salen unos códigos muy largos que no me aclaro para elegir lo que quiero y me habla de Falcon, Music, etc.. Creo que esto último tiene que ver con la flexibilidad del plumín.
    En fin no me aclaro para efectuar el pedido y, dada mi ignorancia, temo complicarme la vida. Te agradezco anticipadamente tu ayuda, así como la de los demás participantes en tu bloc de los que tanto aprendo, con el fin de cumplir mi deseo de adquirir la mencionada estilográfica y no errar.

    Muchas gracias y un abrazo.
    Juan Martínez (Alicante)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan, por tus palabras. Lamento, ante todo, el triste fallecimiento de tus padres pero te doy la enhorabuena por haber encontrado esos tesoros que, sin duda ninguna, contribuirán a mantenerlos siempre en tu memoria.
      En cuanto a la 912, revisa las modalidades de plumines de Pilot que son muchas y que puedes elegir para este modelo. Ten en cuenta que el plumín "falcon" no es el mismo que el que lleva la Pilot Falcon Elabo. Aún así, es un plumín más flexible que los otros. el Music no lo es en abosoluto aunque sirve para variar el trazo en función del ángulo de escritura. Son técnicas distintas.
      Un cordial saludo, amigo mío.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, amigo.
      Pero me pregunto: ¿puedo adquirir una 912 con un plumín "M" O "B" y que sea "con una flexibilidad "normal" sin ser Falcon ni Music?
      Saludos y gracias de nuevo.
      Juan (Alicante).

      Eliminar
    3. En efecto, puedes comprarlas sin problemas. A menudo tienen la indicación "H" como H-M o H-F. Un cordial saludo

      Eliminar
  11. Bueno bueno vaya recuerdos, yo todavía conservo alguna de mi Primera Comunión, fue mi primera experiencia con una estilográfica y la cosa me gustó. Era el regalo típico de la época y es cierto que en España se copiaba a fondo pero con estilo, que muchas de esas copias aún funcionan y no eran nada malas.
    Como siempre Pedro, darte la enhorabuena por el post. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, amigo Javier. Enhorabuena por conservar esas piezas antiguas, forman parte de nuestra memoria y de nosotros mismos. un fuerte abrazo

      Eliminar
  12. A mí en su momento no me regalaron una pluma, sino un bolígrafo, un Sheaffer muy curioso que tenía el pulsador en el clip. Desconozco el modelo, pero nunca he vuelto a ver un bolígrafo con un sistema de apertura parecido. Lástima que jugara tanto con él que terminara rompiéndolo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto me ha servido para hacer memoria, he buscado un poco por internet, casi con total seguridad era un Sheaffer Imperial 444. Qué recuerdos...

      Eliminar
    2. Caramba, ha excitado Vd. mi curiosidad... La mía es una Imperial 440 aunque no lleva la usual coronita en el capuchón, que comentan en algunos foros.

      Eliminar
    3. En mi caso era un bolígrafo, mi padrino decidiría que con una pluma podría hacer un estropicio con la tinta. :P

      Eliminar
    4. Tampoco hemos de despreciar los bolígrafos, queridos amigos, aunque siempre en un segundo plano... ;-)

      Eliminar
  13. Enhorabuena por el artículo, que nostalgia... yo también recibí una.
    gracias por el artículo
    javier Giménez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javier, por tu comentario. Un saludo muy cordial

      Eliminar
  14. Gracias por tu comentario, Ispa. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar