Páginas vistas en total

domingo, 23 de noviembre de 2014

Kaweco Al Sport. Un clásico mejorado.

Kaweco es una vieja marca alemana que ha conseguido aguantar en las estanterías más de ciento veinte años pues se fundó en 1.883 La firma ha pasado por varias crisis y ha protagonizado notables avances en el mundo de la estilográfica siendo pionera, entre otras cosas, en el trabajo del plástico inyectado y en la difusión del pistón como mecanismo de carga de la pluma durante los años 30 del siglo pasado. De esos años data la primera Sport, una pluma pequeña de bolsillo que jugaba con el gran tamaño del capuchón para prolongar un cuerpo reducido y convertirlo en un instrumento perfectamente funcional.

A partir de 1990, año en que la empresa fue adquirida por H&M Gutberlet, han reverdecido sus laureles y las Kaweco han recuperado fama internacional; hoy la marca está presente en todo el mundo con productos de gran calidad y buena presentación, siempre sutilmente basados en los modelos antiguos actualizados.


La gama Sport es uno de los caballos de batalla de Kaweco. Se trata de una pluma muy pequeña y compacta cuando está cerrada, apenas 101 mm. Cuando se coloca el capuchón en el cuerpo, el tamaño sube hasta los 130 que, si bien siguen correspondiendo a una pluma pequeña, la hacen perfectamente funcional. La gama de las Sport se ha expandido últimamente y presenta cuatro versiones: la Classic, la Skyline, la Carbon, la Ice y la que aquí se presenta: la AL.


La versión en Aluminio es, a mi juicio, la más lograda de todas las versiones. Se trata de una pluma realizada íntegramente en aquél metal y se ofrece en varios colores y terminaciones siendo la de aluminio crudo mi favorita.  El metal carece de brillos excesivos y con el uso adquiere fácilmente una pátina muy atractiva que la convierte en un objeto de apariencia casi vintage, susceptible de mostrar pequeñas huellas de roces y desgastes que, lejos de hacerla parecer un objeto gastado, revalorizan su extraña belleza. El capuchón ostenta un discreto grabado que reza: Kaweco AL Sport Germany y luce el logo de la marca en el extremo superior. Se cierra a rosca, sistema común en todas las Sport y no muy frecuente en plumas de esta categoría.


En su mecánica, la Al Sport es igual que sus hermanas. Se trata de una pluma que carga por cartucho estándar y, pese a su tamaño, admite un convertidor especial que no funciona con un pistón incorporado sino que es un depósito de silicona que se presiona para llenarlo de tinta como si fuera un cuentagotas.

El plumín es de acero, de pequeño tamaño y bellamente grabado con el logo de la marca y un elegante adorno en  los gavilanes. El alimentador es de plástico. Se presenta en una amplia variedad de medidas incluida la B.


El desempeño de la pluma es magnífico, demostrando ser una escritora eficaz e infatigable pese a su tamaño. El plumín escribe sin problemas, no presenta interrupciones de trazo o escasez de flujo. Como pluma de viaje o de bolsillo, muestra enormes virtudes sin añadir peso ni incomodidad alguna al usuario.


La AL Sport no es una pluma barata pues cuesta alrededor de 70 euros mientras que la versión básica de la Sport, la Classic, no supera los 20. Pero la belleza de este modelo y las cualidades de duración y resistencia que añade el aluminio al hermoso y práctico diseño de la Sport, justifican del todo el incremento de precio.  La marca cuenta con un buen número de accesorios y complementos incluyendo un clip de quita y pon y un estuche de cuero como el que se muestra.

La AL Sport es una pluma muy original y extremadamente práctica. Con el uso, gana en prestancia al convertirse en un objeto que muestra serenamente las huellas del tiempo. De todas las Sport, es la más bella.







2 comentarios:

  1. El artículo habla de la belleza del modelo en aluminio crudo mate. Pero las fotografías muestran el modelo brillante. Lo ideal sería mostrar imágenes del modelo que comenta, tanto nuevo, como usado (para mostrarnos como envejece).

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Xavi. En efecto, en el texto se ha deslizado la palabra "mate" cuando, en realidad, el modelo es el "aluminium raw" o "aluminio crudo" que es lo correcto. Hay otro modelo "silver" que es plateado, sin brillo.
    La belleza a la que me refiero deriva de un material que, fiel a su naturaleza, va mostrando las huellas del uso.
    Cuando transcurra algún tiempo, mostraré el modelo para apreciar la diferencia.

    ResponderEliminar