Páginas vistas en total

sábado, 22 de noviembre de 2014

Tombow Object: El silencioso corredor de fondo.

Tombow es una compañía japonesa fundada en 1913 y sede en Tokio. Tiene a sus espaldas, por tanto, tanta experiencia como las grandes y más conocidas aunque nunca ha conseguido, como ellas, tanto renombre internacional. Se trata de una compañía pequeña, con apenas 300 empleados y cuenta con otra fábrica en Tailandia desde las que abastece al mundo entero.

Los productos Tombow tienen una calidad y un diseño dignos de admiración y que han sido premiados en numerosas ocasiones por su imaginativa y revolucionaria concepción.  Su catálogo es muy amplio e incluye lápices, bolígrafos, rollers, marcadores y numeroso objetos de escritorio. Pero también fabrica algunas plumas de exquisito diseño y sorprendente longevidad en el mercado.

Actualmente ofrece solo tres estilográficas: la veterana Havana, la Zoom 101 y la que aquí se presenta, la Object, una pluma que lleva en las estanterías más de treinta años sin apenas variación.


La Object es una pluma de tipo medio. No pretende ser barata y no compite con las plumas de estudiante. En realidad, tanto su concepción como su naturaleza la sitúan en un plano intermedio, en la franja de los 30-40 euros, en la que compite con plumas como la Lamy Alstar, la Platinum Plaisir o la Pilot Metropolitan (Urban) que la baten en precio aunque ninguna en calidad.

La Object de hoy es exactamente igual que la de sus primeros momentos salvo en la gama de colores que se ha ido extendiendo y variando en función de los gustos del mercado y en algunos de los materiales utilizados. Actualmente, se ofrece en siete bellos colores muy vívidos y llamativos porque la pluma no pretende ser discreta. Pero el principal valorq ue tiene es su sólida construcción y su bellísimo diseño.


La estilográfica está construida en aluminio, lo que garantiza una duración y una ligereza extraordinarias. El diseño de la pluma es muy original. Partiendo de una forma tradicional de puro u oblonga, destaca por sus extremos elegantemente adelgazados tanto en el extremo del capuchón como en el del cuerpo que le hacen parecer más pequeña y ligera de lo que es en realidad.  Añade así, unas sutiles líneas curvas que enriquecen su figura y le añaden un notable rasgo de originalidad. Es un diseño muy armonioso y equilibrado.

Se presenta en una bella caja metálica negra, forrada de gomaespuma, que tiene un diseño sorprendentemente moderno y minimalista que anticipa, en cierta medida, lo que luego han hecho otras marcas como Twsbi o Lamy.


El acabado exterior de la pluma es extraordinario. El aluminio cepillado mate es el mismo que el usuario encuentra, por ejemplo, en los ordenadores o tabletas de Apple; cálido, elegante, sutil y al mismo tiempo con una cierta textura que lo hace muy agradable el tacto. El tratamiento anodizado aporta, además, gran resistencia a arañazos y manchas, de manera que la pluma parece siempre recién estrenada. El capuchón cierra a presión, pero de forma estanca y segura.


El clip es negro. Sencillo y discreto, sirve perfectamente a su destino sin reproches. La pluma no es de gran tamaño, 138 mm, y la sensación al tomarla es de pluma con fundamento, no excesivamente ligera aunque en absoluto pesada. Su contundencia deriva de un detalle sorprendente: su boquilla está construida enteramente en latón. Los modelos modernos son de resina pero los originales, como el que se presenta, eran metálicos lacados en negro. La duración y resistencia de este conjuntos es impresionante.


El plumín es de acero, sin agujero de ventilación y talla M. Únicamente lleva grabado esta letra y el nombre Tombow. Es un plumín muy rígido pero que escribe intachablemente, proporcionando una línea segura, húmeda y constante. Le acompaña un alimentador de plástico que cumple su función adecuadamente.


La alimentación de la pluma es también un punto a su favor puesto que usa cartuchos universales que se insertan en la boquilla de manera firme y segura, protegido el conjunto por el hueco que forma la rosca a su alrededor.



Frente a sus competidoras, la Object es una pluma de diseño mucho más original, menos visto e inmune al paso del tiempo. En calidad no pierde frente a ninguna de sus competidoras si bien su precio la coloca en cierta desventaja frente a ellas. No obstante, por una pequeña diferencia, el aficionado puede disfrutar de una pluma magnífica y poco vista que, a lo largo de los años, tenaz como un corredor de fondo, conserva la belleza y la eficacia con la que sorprendió al mercado hace tres décadas.

3 comentarios:

  1. Hola,
    ¿el punto M dirías que es un punto M de aquí o un M de Oriente?
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un M muy generoso para ser japonés. Más medio que fino y muy jugoso.
      Gracias a ti por tu compañía

      Eliminar
  2. Acaba de caer en mis manos una Havana, que aún me tiene ensimismado (por lo que llevo leído, este modelo ha logrado varios premios de diseño).

    Es curioso que en el capuchón no tenga escrito el modelo (sólo pone "SUPER PEN") y me han gustado mucho tanto su acabado como la forma ligeramente curvada del plumín (un F en mi caso).

    En las primeras pruebas rápidas de escritura me ha parecido un F algo más fino que otros europeos, pero necesito probarlo bien con más tintas.

    Felicitaciones por el blog y agradeceré cualquier apreciación sobre la Havana (también llamada Zoom 505).

    Hasta pronto,

    ResponderEliminar