Páginas vistas en total

lunes, 10 de noviembre de 2014

Platinum 3776 Music: Érase una estilográfica a un plumín pegada.

Ya he tenido ocasión de hablar de las bondades de la pequeña gran pluma que es la 3776. Platinum ha creado un instrumento de una magnífica calidad a un precio asequible que hace palidecer a marcas mucho más renombradas y precios que hacen temblar. La 3776 fue, desde el principio, una pluma modesta pero en la que no se regateó ningún esfuerzo para convertirla en un referente de calidad.


Actualmente, el modelo va por su tercera versión, la Century de la que hemos hablado con anterioridad. La primera versión, -y por esta información rindo tributo a Bruno Taut que me la ha facilitado- fue lanzada en 1978 y tenía un cuerpo ribeteado que en nada se parece a la que hoy presento, la segunda, más pequeña y ligera aún. Es una pluma sobria y sencilla,  de resina negra con acentos dorados y dotada del clip tradicional de Platinum y Nakaya.


Pero lo verdaderamente singular de esta pluma es el plumín Music que la adorna. Se trata de una pieza con tres gavilanes en lugar de dos. Con ello se consigue una punta más ancha, alargada, y con un flujo muy generoso. El objeto de este diseño era, en origen, facilitar la escritura musical en cuyas notas confluyen trazos verticales estrechos y horizontales -o puntuales- mucho más anchos. De esta manera, la escritura se construye con rasgos simples, rápidos y fluidos.



Las virtudes de los plumines music fueron enseguida apreciadas por escritores ordinarios. No sólo porque el flujo de la pluma era excepcional sino porque ofrecía una variación en el trazo que antes sólo se podía conseguir con los plumines itálicos cuya solidez, capacidad y duración eran sustancialmente menores.


Así que los music se han ido convirtiendo en plumines muy apreciados y valorados por los aficionados a las estilográficas. Platinum y Pilot han optado por el diseño del triple gavilán mientras que Sailor, la otra gran firma que los ofrece, ha preferido el diseño tradicional de dos pero con una punta más ancha.



La fama de los music ha trascendido a los modelos que lo montan y, actualmente, Nakaya los ofrece para sus exquisitas creaciones aunque, eso sí, a precios algo elevados. En realidad, una Platinum ordinaria con plumín music cuesta menos, la pluma completa, que el mero plumín que en opción ofrece Nakaya para sus creaciones. Lo que ocurre es que no resulta fácil hacer el montaje uno mismo.


La escritura con el music es comodísima y proporciona al usuario una solidez y unos detalles estilísticos francamente notables. Aunque no facilite una variación en el trazo exagerada, sí que se advierte rápidamente en una cursiva normal. Cuanto más vertical sea la mano, más se aprecia la variación. Por lo demás, es muy suave y el punto se desliza por el papel de manera confortable y segura. La doble acanaladura, por su parte, facilita un flujo intenso, generoso y permanente que, unido a la anchura del trazo, resultan en una escritura perfecta.


El music es, además, un plumín muy hermoso. No sólo por su originalidad sino por un diseño general que, no siendo de gran tamaño, resulta enormemente vistoso y atractivo. La 3776 se convierte, con el music, en el mero soporte de una pequeña maravilla.


4 comentarios:

  1. uy, esos cuadernos!! he gastado muchos! :-)

    ResponderEliminar
  2. Estimado Pedro,

    Me gustaría conocer tu opinión acerca de dos puntos.

    El primero es que diferencias importantes hay entre un plumin stub y otro músical en cuanto al trazo.

    La segunda es pedirte consejo de que opción es la mejor para conseguir una pluma con algunos de estos plumines, que sea razonable en términos de calidad y precio.

    Gracias y Feliz Año Nuevo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La diferencia entre un stub normal y el music de Platinum es prácticamente inapreciable salvo en el aspecto estético de los tres gavilanes. Los music de Pilot y de Sailor son bastante diferentes sobre todo por el ángulo con que se debe atacar al escribir pues requieren uno muy alto (cerca de 90º). Los tres tienen un trazo muy parecido aunque es más fácil conseguir la variación con el Platinum.

      Cualquiera de los music que te he nombrado se pueden instalar en la mayoría de los modelos de las japonesas. últimamente se han puesto de moda y eso ha supuesto un ligero incremento de precio. El Platinum puedes conseguirlo en una 3776 por 100-150 euros en internet. El Pilot, en una 74 por unos 90 euros y el Sailor, en una Young Profit por 50 (acero) o en una 1911 a partir de 80 (oro de 14K).

      Eliminar