Páginas vistas en total

viernes, 5 de septiembre de 2014

Black is (not) Black ¿De qué color es la tinta?

La pregunta parece una tautología. La tinta es del color que se muestra en el papel cuando se escribe con ella. Pero para las mentes curiosas, para los aficionados que se divierten con su colección de estilográficas, resulta francamente interesante averiguar el verdadero contenido cromático de las tintas que usa.

Comenzaremos por decir que la inmensa mayoría de las tintas actuales que se usan con estilográfica están compuestas por tintes de anilina. Las tintas pigmentadas o ferrogálicas son diferentes. Los tintes de anilina son un antiguo invento  del inglés William Henry Perkin en 1.856

El problema de las anilinas es que ofrecen una gama muy básica de colores por lo que es preciso mezclarlas para obtener otras variedades. Como no existe el negro puro,  por ejemplo, será preciso obtenerlo mezclando otros colores como el azul y el amarillo. Dado que ambos son complementarios y absorben un amplio espectro de colores, el resultado es negro aunque no tan intenso como cuando se usa, en lugar del azul, un púrpura muy oscuro como ocurre en el caso de la Aurora Black.


El sistema se aplica a todos los colores. El marrón, por ejemplo, suele obtenerse mezclando en diferentes proporciones rojo, cian (azul saturado) y amarillo. Los matices los darán los colores básicos utilizados o la proporción en que se apliquen. Los azules, en su caso, suelen atemperarse también con cian y amarillo para obtener una gradación muy extensa. Los verdes, finalmente, suelen obtenerse mezclando amarillo y azul o cian.

Conocer cuál es la mezcla que conforman nuestros colores favoritos puede constituir una simple diversión pero también ser útil cuando jugamos a mezclar las tintas. Saber cuales son los componentes de cada una nos permitirá controlar el resultado de nuestros experimentos.

Para llevar a cabo el análisis y obtener pequeñas cromatografías de andar por casa pero bastante efectivas, no necesitamos más que papel de filtro para café (también sirve un rollo de papel de cocina, pañuelos de papel o similar). Se extiende una hoja sobre una superficie no absorbente y se deposita una gota de tinta sobre ella con un cuentagotas. Se deja secar. A continuación, se limpia el cuentagotas y se llena con agua procediendo seguidamente a dejar caer cinco gotas en el centro de la de tinta lo que provocará que ésta se extienda separando sus componentes. Cuando la mancha se seque, obtendremos un círculo en el que podrán apreciarse los diferentes colores que forman la mezcla. Otro método consiste en hacer tiras de papel, aplicar una muestra de tinta en un extremo y colocarlos sobre una bandejita con agua que, por capilaridad, subirá hacia la tinta y la irá extendiendo revelando sus componentes. Veremos ejemplos de ambos sistemas.



Vamos a comenzar por el título de esta entrada: ¿es negro el negro? Comprobaremos que no. Vamos a examinar dos ejemplos muy conocidos. el primero, corresponde a la Herbin Perle Noire, un negro cuya famosa intensidad se debe a que el naranja o el amarillo típicos de este color, aun manteniéndose en pequeña poroporción, ha sido sustituido por un violeta oscuro que le da una gran profundidad. A su derecha, podemos ver el Waterman Noire que, como revela la cromatografía, está compuesta por cian y naranja.



Ahora examinaremos la cromatografía de una tinta muy conocida: la Waterman Havana. Como se puede apreciar en los extremos de la mancha, contiene cian y amarillo sobre una base rojiza.



La Private Reserve Copper Burst, en la misma gama de color, presenta un espectro muy parecido  pues está compuesta por una base rosa a la que se han añadido amarillo y cian.



La mancha que sigue corresponde a la Pilot Iroshizuku Tsuki-Yo, un azul-negro que, como se aprecia fácilmente, tiene cian mezclado con verde e índigo y un ligero toque de amarillo para darle calor.



Seguidamente, vemos una Rohrer & Klingner Alt Goldgrün, una tinta muy compleja que revela una mezcla muy interesante. Sobre una base rosada, se extienden notas amarillo verdosas, verde hierba y un azul brillante.



La Diamine Salamander es un verde oscuro complejo. Pueden apreciarse el azul oscuro, el violeta y el amarillo.


Por último, una Diamine Twilight que muestra índigo, cian, malva y una ligera sombra amarilla. Otro color complejo en la gama oscura.



Veamos ahora dos de las tintas mencionadas pero cromatografiadas en tiras. La de la izquierda es la Diamine Salamander. Se aprecian más claramente aún el violeta y el amarillo. A la derecha, el Alt Goldgrün con los colores aún más descompuestos, revelando el rosado y los verdes.



Las cromatografías caseras son muy entretenidas e instructivas aunque conviene hacer varios intentos para obtener los mejores resultados pues no siempre el papel usado es el idóneo. La información obtenida es muy útil y casi siempre sorprendente.







No hay comentarios:

Publicar un comentario