Páginas vistas en total

miércoles, 7 de enero de 2015

Japón: la Superpotencia en papelería

Conocemos Japón por su renombre en el mundo de la estilográfica pero éstas no deja de ser apenas la bandera que corona la gigantesca montaña que constituye la industria de material de oficina, o stationery, y de su inmensa e increíble potencia. Hoy hablaremos de todo lo que no son estilográficas

Las papelerías del mundo están llenas de productos japoneses y el usuario curioso se pregunta por qué Japón se ha convertido en el líder mundial en la industria de la papelería y los objetos de escritorio. Las razones son simples: una impresionante capacidad de desarrollo e innovación y una fabulosa estructura distributiva.

Todos los años se celebra en Tokio el ISOT una inmensa feria de la papelería y objetos de escritorio que hace palidecer a la industria mundial por su indescriptible capacidad innovadora en un sector que, de otro modo, permanecería anclado en el pasado para siempre. La investigación y el desarrollo se concentran en Japón y eso ha convertido su industria en la única capaz de innovar a una velocidad pasmosa para el resto que, si aún se mantiene, es en gran medida, gracias a la tradición y a la inercia.


(foto: iexpotv)

Veamos algunos ejemplos:

Bolígrafos: Hasta 1960, todos los bolígrafos usaban una tinta basada de aceite. Esto la hace resistente al agua pero resulta muy viscosa, causa interrupciones de trazo y tiene un flujo lento y dificultoso. En los años 60 del pasado siglo Japón inventó el bolígrafo con tintas multicolores basadas en agua que, pese a su indudable mejora en el flujo, tardaba en secar y se corría fácilmente. Por eso, en los años 80 inventaron la tinta en gel que tenía las ventajas del agua, su capacidad multicolor,  y ninguno de sus inconvenientes.


(foto: Zebra)

En 2006 Pilot inventó la tinta de bolígrafo borrable y el Frixion ha provocado una revolución mundial que lo ha convertido en el nuevo estándar, vendiendo más de 700 millones de unidades en los cinco años siguientes a su salida al mercado.


(foto: Pilot)

En 2008 Tombow sacó al mercado su fabuloso AirPress Ballpoint Pen, un bolígrafo presurizado que escribe en cualquier posición y prácticamente en cualquier superficie incluso mojada. Con una tecnología asombrosa, hace palidecer a los clásicos Fischer y similares a los que bate sin misericordia con un precio irrisorio de 7 euros, siendo infinitamente superior.


(foto: thepretenseofknowledge)

Portaminas: Los tradicionales, conocidos desde los años 20 del pasado siglo, obligaban a utilizar las dos manos para sacar la mina. En los años 60, la industria japonesa inventó el portaminas accionado por un botón de manera que solo era necesaria una mano.

 (foto: Pilot)

El número y variedad actual de los portaminas estándar es sencillamente asombroso.


(foto: Platinum) 

Pentel ha puesto en el mercado el Side FX, un portaminas que se acciona con un botón lateral que ni siquiera obliga a cambiar los dedos de sitio.


(foto: Pentel)

En 2008, cuando ya no parecía que pudiera mejorarse el portaminas, Uni inventó el Kuru Toga, un modelo con movimiento interior que permite un desgaste perfectamente uniforme de la mina con lo que se consigue siempre el mismo grosor en la escritura. Sencillamente asombroso.



(foto: gopixpic)

Gomas: En 1956, Seed, una empresa japonesa de Osaka inventó la goma de plástico construida en cloruro de vinilo, un material muy superior a la goma tradicional.

Actualmente, la industria japonesa fabrica incontables modelos de gomas de borrar de todas las formas y colores, muchas de ellas coleccionables y divertidas, emulando todo tipo de objetos y juguetes.

Pero la innovación nunca se detiene. La Kakodeshi es una goma revolucionaria que ofrece 28 esquinas en lugar de solo 8. Su diseño ha sido recogido por el MOMA de Nueva York en una exposición sobre modelos industriales bellos y revolucionarios.


(foto: Web Japan)

Cinta correctora. En 1989 Seed también inventó otro producto que es se ha convertido hoy en un nuevo estándar mundial: la cinta correctora, un producto que no necesita secado, no se solidifica en la botella y cubre de manera inmediata y por igual.

(foto: Seed)

Cutter: aunque no sea un hecho muy conocido, se trata de un invento de Yoshi Okada que, a partir de 1956,  acabó con las tradicionales navajas y cortaplumas en favor de un sistema versátil, seguro y siempre afilado merced a su sistema de tramos desechables (snap-off). La empresa de Okada, Olfa, es un gigante que exporta a todo el mundo y cuyos productos son copiados hasta la saciedad.


(foto: Olfa)

Cintas decorativas: Se han puesto de moda en todas partes y son cintas adhesivas decoradas que se aplican en cualquier parte y de múltiples maneras, desde un rollo ordinario hasta bolígrafos especiales que las dispensan como si fuera una cinta correctora.


(foto: stonemarketing)

(foto: dodoshop)

Papel. Es imposible detallar la inmensa riqueza de los objetos de papel que se fabrican en Japón; desde todo tipo de soporte para escritura, cuadernos celebérrimos como Midori, y un sin fin de tarjetas, cartas, sobres y productos inclasificables que llenan las estanterías de las papelerías japonesas.


(foto: midori)

Coda: Otros usos.  Japón es una cultura fantástica donde los instrumentos de escritura tienen usos que  un occidental ni siquiera imagina. Uno de ellos es el pen-spinning o juego que consiste en mover un bolígrado o un lápiz entre los dedos.


(foto; AJW Asahi)

Esto no sólo constituye un ejercicio relajante mientras se trabaja sino una verdadera pasión nacional con concursos y campeonatos e incluso un robot que ha fabricado la Universidad de Tokio para intentar emular las increíbles habilidades de las principales figuras. Pero, aparte de los grandes campeones, se trata de una actividad muy común entre los estudiantes de manera que la mayoría de los hombre adultos son capaces de hacer, por lo menos, alguno de este tipo de movimientos.

La papelería en Japón no es solo una industria increíblemente innovadora y viva sino que sirve para todo.



2 comentarios:

  1. ¡Ufffff! Uno de mis puntos flacos... Soy una ENAMORADA de los artículos de papelería, especialmente los japoneses. Es un mundo increíble que va desde lo sobrio hasta lo más inocente y dulce "kawai" :)

    La verdad es que veo todas estas cosas y tendría una de cada ¡por lo menos! Si fuera a una de esas ferias me daría un soponcio. Entre lo que ver, tocar, probar, comprar... ¡Más que en el penshow! :D

    Y volviendo al post, desde luego es ilustrativo y muy didáctico. No tenía ni idea de muchas de las cosas que mencionas. Me ha dejado "ojiplática" lo del Kurutoga O_o

    ResponderEliminar
  2. Los departamentos de papelería de los grandes almacenes tokiotas, por ejemplo, son templos de estos productos donde uno no sabe a dónde mirar ni por dónde empezar a comprar. Además, los precios son muy asequibles, por regla general. Tienen un enorme éxito de público.

    Habrá que pensar en dar un saltito...

    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar